Tema del mes Suicidios en la juventud: ¿Por qué?

La decadencia moral generalizada y la consecuente crisis de la familia, están en el núcleo de la tormenta actual de la adolescencia1

El juego de la “ballena azul”: desafíos cada vez más osados, hasta el último: ¡el suicidio!

El siniestro juego “ballena azul” no tiene nada de inocente. Puede llevar a un joven a suicidarse, si acaso la víctima acepta los desafíos propuestos por un desconocido que controla el juego.

En el mes de mayo pasado, la policía brasileña encontró a cuatro adolescentes al borde de una carretera. Llorando de desesperación, estaban intentando cumplir la última etapa de la “ballena azul”: ¡tirarse a la vía para ser atropellados por un ómnibus a gran velocidad! 2

En otros casos, no hubo tiempo de salvar a la víctima.

En los primeros días de junio, en la ciudad de Arequipa, un joven ingeniero de 23 años de edad se arroja de un cuarto piso, dejando precisas instrucciones en unos audios, como en la serie de Netflix 13 reasons why.3

La onda del macabro juego así como la serie de televisión, tarde o temprano pasarán de moda, pero dejarán una estela de muerte. La pena de tres años de prisión para el creador de la “ballena azul” no está en proporción con las muertes causadas; y, aunque padres de familia han calificado a la polémica serie de “apología del suicidio”, faltan medidas más drásticas.

Estos hechos aparentemente aislados, nos llevan a tratar de un asunto de la mayor importancia. ¿Por qué un número cada vez mayor de adolescentes se suicidan?

Calculando la dimensión del problema

Según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 800 mil personas se suicidan en el mundo cada año, lo cual equivale a decir que cada 40 segundos una persona se quita la vida en algún lugar del planeta. A esto se suma que el suicidio se ha convertido en la segunda causa principal de muerte en los jóvenes entre los 15 y 29 años de edad.4

Con respecto a nuestro país, el médico psiquiatra Freddy Vásquez Gómez, del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), sostiene “que el crecimiento de la conducta suicida en el Perú es un problema de salud pública”. Eso debido a que “en la última década, la tasa de suicidio se mantuvo entre 3 y 4 por cada 100 mil habitantes, en tanto, la ideación e intento de suicidio aumentó.

Al enumerar las principales causas del suicidio, el especialista del INSM explicó que “el 41% lo hizo por maltrato familiar, parejas o hijos agredidos por sus padres, el 30% por problemas sentimentales y el 28% por bullying físico, psicológico y a través de las redes sociales como facebook, twitter, etc.”.5

De acuerdo con el último Estudio Epidemiológico de Salud Mental de Lima Metropolitana y Callao 2012, “el 25,9% de la población adolescente alguna vez en su vida ha sentido deseos de morir, un 11,2% en el último año y un 3,6% en el último mes. Los adolescentes que alguna vez en su vida han pensado en quitarse la vida representan el 11,0%; quienes lo han considerado en el último año, el 6,1% y, en el último mes, el 2,1%. El porcentaje de la población adolescente que ha tenido alguna vez en su vida planes suicidas fue de 4,9%, en el último año 2,7% y en el último mes 1,0%. En cuanto a intento suicida, el cual denota una afectación más severa, la población adolescente ha intentado suicidarse alguna vez en su vida en un 3,6%, en el último año en un 1,9% y en el último mes en un 0,7%”.

El estudio resalta finalmente que “las cifras de prevalencia de vida de deseos de morir y de intento suicida son significativamente más elevadas en el grupo de adolescentes de 15 a 17 años.6

Insistiendo, ¿por qué entonces tantos jóvenes acaban con su propia vida?

Es importante notar que los artículos periodísticos que tratan sobre este tema, intentan dar algunas respuestas, valiéndose de declaraciones de sociólogos y psicólogos. Según muchos de estos especialistas, el problema está normalmente asociado a factores como la depresión, el abuso de las drogas o del alcohol, además de las llamadas cuestiones interpersonales, violencia sexual, abusos, violencia doméstica y bullying.

De hecho, podemos encontrar tales causas por detrás de algunos suicidios. Pero, ¿qué lleva en el fondo a un joven a consumir drogas? ¿Qué es lo que le produce depresión? ¿Cuál es la raíz de la violencia doméstica?

Falta de la noción del sufrimiento en la vida

En lo más profundo del problema está, sin duda, la decadencia moral generalizada del mundo contemporáneo. Esa decadencia afecta directamente la constitución de la familia. Si la familia se deshace, es inevitable la propensión del joven a las drogas y a la violencia; además, su menor capacidad para soportar las dificultades cotidianas, puede llevarlo a padecer depresión.

Hay otro factor, que casi nunca se menciona: el mundo contemporáneo ofrece sin cesar múltiples diversiones y placeres. Siendo la juventud el grupo que más debería “beneficiarse” de ellos, la lógica concluye que, cuanto más joven, mayor el deseo de aprovechar la vida y, por lo tanto, más alejada la hipótesis de suicidio.

Sin embargo, no es eso lo que ocurre en la práctica. Y aquí queda desenmascarada una gran ilusión de nuestros días: cuanto más se goza la vida hay más felicidad. Si fuese así, debería haber menos suicidios, sobre todo entre los jóvenes.

Volviendo al juego de la “ballena azul”. Supuestamente, jóvenes conectados a Internet tienen frente a sí posibilidades ilimitadas de entretenimiento. Diversiones fáciles y constantes, siempre más deseadas. En el banquete frenético de diversiones aparece otra: un juego de desafíos cada vez más osados. El último termina con el suicidio.

Así, la saturación de los placeres lleva a la frustración, la cual, a su vez, provoca la búsqueda intensa de novedades y entretenimiento. Diversiones, fiestas y juegos en exceso… ¡decepción, desesperación, suicidio!

Santa Teresita a los 8 años de edad

Y de nada vale decir que los suicidios comprenden a personas de las clases bajas o con menos oportunidades en la vida. El reciente caso ocurrido en Arequipa demuestra que jóvenes aparentemente exitosos en los estudios, pertenecen también a las estadísticas de suicidio. Y no nos olvidemos del gran número de adictos a las drogas entre la juventud que pertenecen a las clases más altas.

Se revela aquí una de las mayores causas del suicidio juvenil: la hipertrofia de los placeres —incentivada por los medios de comunicación y la pedagogía moderna fundamentada en la ideología de género—, que además de rechazar y negar la idea del sufrimiento y, por consiguiente, de pecado, crea un circuito de ilusiones en la mente de los jóvenes. Un pecado lleva a otro pecado, y como consecuencia surge el fantasma de los problemas de consciencia, sufrimiento interior… ¡suicidio!

La admirable lección de santa Teresita

¿Qué hacer ante esta constatación? Tal vez una rápida lección de santidad arroje un poco de luz sobre tales sombras.

En la famosa Historia de un Alma —autobiografía de santa Teresita del Niño Jesús— se lee el siguiente trecho sobre su juventud: “Todo era alegría y felicidad en torno a mí. Me veía festejada, mimada, admirada. En una palabra, [...] mi vida solo se vio sembrada de flores. Y confieso que aquella vida tenía sus encantos para mí”.

La “pequeña santa” de Lisieux reconoce los atractivos y los placeres de la juventud. Pero enseguida viene la reflexión serena y coherente; algo que no abunda en la juventud moderna: “A los diez años, el corazón se deja fácilmente deslumbrar. Por eso considero como una gracia muy grande el no haberme quedado en Alençon. Los amigos que teníamos allí eran demasiado mundanos [...]. No pensaban lo suficiente en la muerte y, sin embargo la muerte ha venido a visitar a un gran número de personas a las que yo conocí, ¡jóvenes, ricas y felices!”.7

Aquí tienen una lección para ser enseñada a los jóvenes de hoy. Los momentos de felicidad son transitorios y muchas veces ilusorios. La vida no está constituida solo de placeres. Y estos deben ser moderados y regulados según la moral. Es necesario tener presente las dificultades y los sufrimientos de todos los días. Saber enfrentarlos se convierte en un eficaz remedio contra la frustración, la desesperación, y, por fin, el suicidio.

 

Notas.-

1. El presente artículo es una traducción y adaptación del análisis de Paulo Henrique Américo de Araújo publicado en la revista “Catolicismo”, julio de 2017, p. 16-18.

2. http://www.jornaldebrasilia.com.br/cidades/pmdf-impede-suicidio-de-quatro-adolescentes-que-participavam-do-baleia-azul/.

3. http://larepublica.pe/sociedad/882870-arequipa-joven-se-suicida-por-decepcion-amorosa-y-deja-indicaciones-para-escuchar-audios.

4. http://www.who.int/mental_health/suicide-prevention/infographic/es/.

5. http://www.insm.gob.pe/oficinas/comunicaciones/notasdeprensa/2017/005.html.

6. Instituto Nacional de Salud Mental, Estudio Epidemiológico de Salud Mental en Lima Metropolitana y Callao Replicación 2012, Informe General in Anales de Salud Mental, v. XXIX, año 2013, Suplemento 1, Lima, p. 205.

7. Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un Alma, Madres Carmelitas Descalzas de San José, Cusco 2011, p. 57-58.

Confesiones y reprimendas, narradas por la hermana Lucía San Mateo
San Mateo
Confesiones y reprimendas, narradas por la hermana Lucía



Tesoros de la Fe N°189 setiembre 2017


Suicidios en la juventud ¿Por qué se incrementan en nuestra época?
Capítulo 9: El gran milagro Capítulo 10: Un signo de contradicción Septiembre de 2017 – Año XVI Confesiones y reprimendas, narradas por la hermana Lucía Suicidios en la juventud: ¿Por qué? San Mateo ¿Por qué a veces la Virgen aparece descalza? Venecia y Florencia



 Artículos relacionados
¿Qué es el amor sino exageración? Nuestro Señor quiere establecer en nosotros un amor apasionado por Él. Toda virtud, todo pensamiento que no termina en una pasión, que no acaba por convertirse en una pasión, jamás producirá algo grande...

Leer artículo

La perfecta alegría Iban una vez San Francisco y el hermano León caminando en tiempo de invierno. ¿En qué está la perfecta alegría? preguntó el fraile, a lo que el santo vino a responder con un curioso pero ilustrativo ejemplo...

Leer artículo

Capítulo 8: Como en Palestina, hace 2000 años... Las apariciones de Fátima habían dejado de ser un evento local, un caso extraño que envolvía a tres niños incultos de la serranía, para convertirse en un evento nacional con repercusiones más allá de las fronteras, entre los soldados portugueses apostados en Francia...

Leer artículo

La importancia de un buen libro Uno de los medios que la experiencia me ha enseñado ser más poderoso para el bien es la imprenta, así como es el arma más poderosa para el mal cuando se abusa de ella. Por medio de la imprenta se dan a luz tantos libros buenos y hojas sueltas, que es para alabar a Dios...

Leer artículo

Necesidad de resistir a las pequeñas tentaciones Aunque es cierto que hemos de combatir las grandes tentaciones con un valor invencible, y que la victoria que reportemos sobre ellas será para nosotros de mucha utilidad, con todo no es aventurado afirmar que sacamos más provecho de combatir bien contra las tentaciones leves; porque así como las grandes exceden en calidad, las pequeñas exceden desmesuradamente en número, de tal forma que el triunfo sobre ellas puede compararse con la victoria sobre las mayores...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino