Plinio Corrêa de Oliveira Madre: amor, afecto, bondad y misericordia

Plinio Corrêa de Oliveira




La palabra familia indica una pluralidad de personas. Pero existe otra palabra, de especial significado, que indica a una sola persona: madre. Madre es la quintaesencia de la familia, porque es la quintaesencia del amor, la quintaesencia del afecto; y en esas condiciones, la quintaesencia de la bondad y de la misericordia.

Así, el alma del niño en contacto con su madre comienza a comprender cómo es la bondad que no se cansa, cómo es la gracia, el favor, el amor que no se agota. Y también aquella forma de afecto que inclina a una madre a jamás encontrar tedioso estar con su hijo.


Cargar a su hijo en brazos, jugar con él, soltarlo en el suelo, verlo correr de un lado a otro, ser importunada incontables veces por él durante el día con pequeñas preguntas, con pequeños juegos. Para una buena madre, en esto consiste la alegría de la vida.

Si alguien, al comienzo de su existencia, percibe lo que es la alegría de tener una buena madre, comprende que la vida en la Tierra puede ser muy difícil; pero, mientras conserve la recordación de su madre, guardará el recuerdo paradisíaco de su infancia.

Reteniendo esa recordación, la persona mantiene la esperanza del Paraíso Celestial, en donde una buena Madre nos va a recibir. Y así comprenderemos todo cuanto representa para nosotros Nuestra Señora Auxiliadora.     



* Extractos de una conferencia pronunciada para socios y cooperadores de TFP, el 24 de mayo de 1995. Sin revisión del autor.

No endurezcamos nuestros corazones a la voz de Fátima Santa Mariana de Jesús - La “Azucena de Quito”
Santa Mariana de Jesús - La “Azucena de Quito”
No endurezcamos nuestros corazones a la voz de Fátima



Tesoros de la Fe N°5 mayo 2002


No endurezcamos nuestros corazones a la voz de Fátima
No endurezcamos nuestros corazones a la voz de Fátima Madre: amor, afecto, bondad y misericordia Santa Mariana de Jesús Jesucristo, al tratar de “mujer” a su Madre, ¿la estaba humillando?



 Artículos relacionados
El amor conyugal; divorcio y sentimentalismo El sentimentalismo es esencialmente frívolo. No perdona trivialidades. De manera que un modo ridículo de roncar durante el sueño, el mal aliento, cualquier otra miseria humana, en fin, puede matar inapelablemente un sentimiento romántico...

Leer artículo

La Huida a Egipto A pesar de la penuria, la dignidad de María Santísima es la de una princesa. Llama la atención su porte erecto: sus espaldas no tienen la menor inflexión. Son dignas de nota la postura altiva de la cabeza y la resolución con que Ella enfrenta el viaje, sus incomodidades y riesgos...

Leer artículo

La santa intransigencia En la vida de la Iglesia, la piedad es el asunto clave. Piedad bien entendida, que no sea la repetición rutinaria y estéril de fórmulas y actos de culto, sino la verdadera piedad, que es un don bajado del Cielo, capaz de, por la correspondencia del hombre, regenerar y llevar a Dios las almas, las familias, los pueblos y las civilizaciones...

Leer artículo

Pasado espléndido, futuro aún más bello La Iglesia Católica constituye un inmenso firmamento espiritual, todo un riquísimo y diferenciado universo de almas, en que las variedades más profundas se combinan para componer una unidad pujante y majestuosa...

Leer artículo

El valor de la amistad El hombre está hecho de tal manera que, cuando está alegre y comunica su alegría, multiplica esa alegría; cuando está triste y comunica su tristeza, divide esa tristeza. El sentido de la amistad es el encuentro de las almas en el fondo más espiritual y religioso de sí mismas...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino