19 de abril +Santoral
San León IX, Papa y Confesor Luchó contra la simonía (venta de bienes eclesiásticos) y la incontinencia eclesiástica (inmoralidad de los clérigos).
  Devociones marianas en el mundo

abr2019

El Señor de la Justicia, Basílica de Nuestra Señora del Rosario (Santo Domingo), Lima
Artículo de portada
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
El recinto en que Jesús acababa de penetrar se llamaba Getsemaní, nombre que significa lagar del aceite, porque era el lugar en donde se aprensaban las aceitunas que se cosechaban con abundancia en aquel Monte de los Olivos...

Leer artículo

Palabras del Director   V

 

Estimados amigos:

Seleccionamos para esta Semana Santa, con ligeras adaptaciones, trechos de la excelente obra «Jesucristo, su Vida, su Pasión, su Triunfo», del padre Agustín Berthe CSSR. En el libro séptimo —Pasión y Muerte de Jesús— el autor narra el divino ofrecimiento de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos, aceptando el sacrificio supremo de ser crucificado y muerto para redimir al género humano. Destaca luego la vil farsa montada en el proceso contra Jesús, resultado de una diabólica conspiración para condenar de antemano al Inocente por excelencia.

El padre Berthe expone con gran elocuencia los conciliábulos hechos en el juicio del Sanedrín dirigido por Anás y Caifás. Estos viejos y astutos sumos sacerdotes de los judíos quisieron inicialmente dar cierta apariencia de legalidad al juicio, a fin de no levantar sospechas en el pueblo y no dar pretexto al gobernador romano para anular la sentencia condenatoria. Sin embargo, no consiguieron disimular sus iniquidades: practicaron gravísimas ilegalidades, violaron todas las leyes, ni siquiera respetaron las formalidades normales de un proceso legal.

Como en aquella época el Sanedrín no tenía el poder de emitir sentencias capitales, Jesucristo fue por eso enviado luego al gobernador romano, que en nombre del Emperador ejercía el poder de condenar a muerte a los habitantes de Judea, finalizando el juicio en el palacio de Pilatos.

El padre Berthe nació el 15 de agosto de 1830 en Merville, diócesis de Cambrai (Francia), y falleció el 22 de noviembre de 1907 en Roma. Ordenado sacerdote en 1854, se convirtió en un dedicado misionero y gran predicador. Fue profesor de retórica, rector de varias casas de su congregación en Francia y consultor general de los Padres Redentoristas en Roma. Escribió numerosos artículos y libros con grandes tirajes que han sido traducidos a muchos idiomas.

En Jesús y María,

El Director

Estimados amigos:

Seleccionamos para esta Semana Santa, con ligeras adaptaciones, trechos de la excelente obra «Jesucristo, su Vida, su Pasión, su Triunfo», del padre Agustín Berthe CSSR. En el libro séptimo —Pasión y Muerte de Jesús— el autor narra el divino ofrecimiento de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos, aceptando el sacrificio supremo de ser crucificado y muerto para redimir al género humano. Destaca luego la vil farsa montada en el proceso contra Jesús, resultado de una diabólica conspiración para condenar de antemano al Inocente por excelencia.

El padre Berthe expone con gran elocuencia los conciliábulos hechos en el juicio del Sanedrín dirigido por Anás y Caifás. Estos viejos y astutos sumos sacerdotes de los judíos quisieron inicialmente dar cierta apariencia de legalidad al juicio, a fin de no levantar sospechas en el pueblo y no dar pretexto al gobernador romano para anular la sentencia condenatoria. Sin embargo, no consiguieron disimular sus iniquidades: practicaron gravísimas ilegalidades, violaron todas las leyes, ni siquiera respetaron las formalidades normales de un proceso legal.

Como en aquella época el Sanedrín no tenía el poder de emitir sentencias capitales, Jesucristo fue por eso enviado luego al gobernador romano, que en nombre del Emperador ejercía el poder de condenar a muerte a los habitantes de Judea, finalizando el juicio en el palacio de Pilatos.

El padre Berthe nació el 15 de agosto de 1830 en Merville, diócesis de Cambrai (Francia), y falleció el 22 de noviembre de 1907 en Roma. Ordenado sacerdote en 1854, se convirtió en un dedicado misionero y gran predicador. Fue profesor de retórica, rector de varias casas de su congregación en Francia y consultor general de los Padres Redentoristas en Roma. Escribió numerosos artículos y libros con grandes tirajes que han sido traducidos a muchos idiomas.

En Jesús y María,

El Director

Cristo en el Hogar
La edad preescolar
De ordinario entre los 3 y los 5 años de edad no se ha despertado aún, al menos de un modo completo, el sentido moral. A mitad del camino entre la inconsciencia de la más tierna edad y el contacto racional con la vida, la principal ocupación es el juego...

Leer artículo

Verdades Olvidadas
Para qué fuimos creados
El cuerpo me dice qué soy, pero no quién soy. El quién es propio del alma. El cuerpo me dice que estoy hecho de carbono, oxígeno, nitrógeno, calcio, hierro, etc. Pero la personalidad, la simpatía, la cordialidad, la amabilidad, la sinceridad, el orgullo, la soberbia, la mentira, el odio, la venganza, son defectos y virtudes espirituales...

Leer artículo

Tema del mes
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
El recinto en que Jesús acababa de penetrar se llamaba Getsemaní, nombre que significa lagar del aceite, porque era el lugar en donde se aprensaban las aceitunas que se cosechaban con abundancia en aquel Monte de los Olivos...

Leer artículo

La Palabra del Sacerdote
¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a los escándalos en la Iglesia?
Los medios de prensa vienen noticiando, con frecuencia cada vez mayor, casos escandalosos de abusos sexuales por parte de clérigos, lo que lleva a algunos a dudar de la fe católica y alejarse de la Iglesia, o al menos de la práctica religiosa...

Leer artículo

Ambientes Costumbres Civilizaciones
Ambientes y formación moral
Por motivos que no son apenas convencionales, ciertos colores, ciertas líneas, ciertas formas de objetos materiales, ciertos perfumes y ciertos sonidos tienen afinidad con estados de espíritu del hombre...

Leer artículo







Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino