8 de diciembre +Santoral
Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María Fiesta instituida por el Bienaventurado Pío IX luego de la promulgación de ese dogma, que coronaba tradiciones muy antiguas a respecto del tema.
  Devociones marianas en el mundo

oct2022

Testigos presenciales del Milagro del Sol (Adaptación fotográfica; original tomada el 13 de octubre de 1917, en la Cova da Iría)
Artículo de portada
El Milagro del Sol
Los cielos de Portugal sirvieron de “púlpito” para que la Divina Providencia predicara al mundo entero...

Leer artículo

Palabras del Director   V

 

Estimados amigos:

“En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro para que todos lo vean y crean”, con estas palabras la Santísima Virgen dio respuesta —en la aparición del 13 de julio de 1917— al pedido de Lucía y de sus primos Francisco y Jacinta, agobiados por los ya insistentes cuestionamientos de creyentes y no creyentes con relación a las apariciones marianas.

Al mes siguiente, el 19 de agosto, esta vez en Valinhos, Nuestra Señora les dijo nuevamente a los pastorcitos: “El último mes haré el milagro para que todos crean”. Y el 13 de setiembre, la Virgen de Fátima lo reafirmó por tercera vez: “En octubre haré el milagro para que todos crean”.

Todos estos prenuncios, sumados a la prisión de los niños —que fueron raptados el 13 de agosto por el administrador político de Ourem, quien pretendió arrancarles el Secreto de Fátima a la fuerza—, crearon una mayor expectativa entre la población, como es natural. Así, el 13 de octubre de 1917, a pesar de todos los obstáculos interpuestos por el gobierno comunista de la época, un gran multitud calculada entre 50 y 70 mil espectadores se congregó en la hondonada de la Cova da Iría para asistir al Milagro del Sol.

Sobre este magno acontecimiento versa el Tema del Mes, que podrán leer enseguida.

Octubre es mes de milagros. Y en el Perú es mes morado, pues, tradicionalmente se venera al Señor de los Milagros. En homenaje suyo transcribimos (p. 15) extractos de un valioso documento que se conserva en el Archivo de Indias, fechado el 27 de octubre de 1718 y dirigido por las autoridades limeñas de la época a Su Majestad Católica, el rey Felipe V, en el que se relata la historia del Santo Cristo de las Maravillas.

Esperando que los artículos seleccionados para esta ocasión sean de su mayor agrado, me despido hasta el próximo mes.

En Jesús y María,

 El Director

Estimados amigos:

“En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro para que todos lo vean y crean”, con estas palabras la Santísima Virgen dio respuesta —en la aparición del 13 de julio de 1917— al pedido de Lucía y de sus primos Francisco y Jacinta, agobiados por los ya insistentes cuestionamientos de creyentes y no creyentes con relación a las apariciones marianas.

Al mes siguiente, el 19 de agosto, esta vez en Valinhos, Nuestra Señora les dijo nuevamente a los pastorcitos: “El último mes haré el milagro para que todos crean”. Y el 13 de setiembre, la Virgen de Fátima lo reafirmó por tercera vez: “En octubre haré el milagro para que todos crean”.

Todos estos prenuncios, sumados a la prisión de los niños —que fueron raptados el 13 de agosto por el administrador político de Ourem, quien pretendió arrancarles el Secreto de Fátima a la fuerza—, crearon una mayor expectativa entre la población, como es natural. Así, el 13 de octubre de 1917, a pesar de todos los obstáculos interpuestos por el gobierno comunista de la época, un gran multitud calculada entre 50 y 70 mil espectadores se congregó en la hondonada de la Cova da Iría para asistir al Milagro del Sol.

Sobre este magno acontecimiento versa el Tema del Mes, que podrán leer enseguida.

Octubre es mes de milagros. Y en el Perú es mes morado, pues, tradicionalmente se venera al Señor de los Milagros. En homenaje suyo transcribimos (p. 15) extractos de un valioso documento que se conserva en el Archivo de Indias, fechado el 27 de octubre de 1718 y dirigido por las autoridades limeñas de la época a Su Majestad Católica, el rey Felipe V, en el que se relata la historia del Santo Cristo de las Maravillas.

Esperando que los artículos seleccionados para esta ocasión sean de su mayor agrado, me despido hasta el próximo mes.

En Jesús y María,

 El Director

Verdades Olvidadas
No temas amar demasiado a la Santísima Virgen
Si pudieras ponerle una vela a Nuestra Señora de las Victorias …, ¡tengo tanta confianza en ella …! No temas amar demasiado a la Santísima Virgen...

Leer artículo

Especiales
A la reina Isabel II del Reino Unido
El pueblo británico, la Commonwealth y gran parte del mundo también, llora a consecuencia del fallecimiento de la soberana inglesa...

Leer artículo

Tema del mes
El Milagro del Sol
Los cielos de Portugal sirvieron de “púlpito” para que la Divina Providencia predicara al mundo entero...

Leer artículo

Página Mariana
El triunfo de Nuestra Señora del Rosario de Lepanto
Una multitud se apiña frente a la iglesia de Santo Domingo en la ciudad de Granada (España)...

Leer artículo

Lectura Espiritual
El horror al pecado es un gran estímulo para el bien
Lejos estuvo de María todo pecado, y ni una sola mancha la afeó, porque Dios la libró aún de la original...

Leer artículo

Lectura Espiritual
Señor de los Milagros
Por los años de 1651 descubrió la piedad una sagrada efigie de un crucifijo en una pared antigua...

Leer artículo

Vidas de Santos
San Juan Leonardi
Nacido en 1541 en Diecimo, en la provincia de Lucca (Italia), Juan Leonardi era el menor de los siete hijos de una familia de modestos agricultores...

Leer artículo

La Palabra del Sacerdote
¿Por qué hay estaciones del Vía Crucis que no figuran en las Escrituras?
Según la tradición de los religiosos de la Orden Franciscana, custodios de los Santos Lugares desde 1342, la Santísima Virgen habría sido la primera en realizar el piadoso ejercicio de recorrer el camino que siguió Nuestro Señor Jesucristo...

Leer artículo

Ambientes Costumbres Civilizaciones
El noble francés
El noble francés rivaliza en arrojo con los más valientes hidalgos europeos...

Leer artículo







Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino