SOS Familia Los estados deben conservar el padrón familiar

En la sección «S.O.S. Familia» del mes de febrero pasado, publicamos algunos pasajes escogidos del libro «El espíritu de familia en el hogar, en la sociedad y en el Estado», de Mons. Henri Delassus (1836-1921), sobre el designio del divino Creador para la institución familiar, en la génesis de la civilización. A continuación, el escritor católico anti-modernista nos hace ver que los Estados, en la medida que reflejan en mayor grado a la familia bien constituida, florecen; y en la medida que se apartan de ese principio, resbalan hacia el caos.

*     *     *

La familia no es solamente el elemento fundamental de cualquier Estado, sino también su elemento constitutivo, pues la sociedad regularmente organizada no se compone de individuos, sino de familias. Hoy, sólo los individuos cuentan, y el Estado sólo reconoce a ciudadanos aislados, lo que es contrario al orden natural. “El Estado —lo dijo muy bien Savigny— una vez formado, tiene por elementos constitutivos las familias, no los individuos”.1 Antiguamente lo era así. Lo demuestran claramente los empadronamientos, en que se contaban no las personas, sino los fuegos, es decir, los hogares; cada hogar era considerado el centro de una familia, y cada familia era dentro del Estado una unidad política, jurídica y también económica.

Buisson afirmó: “El deber de la Revolución es emancipar al individuo, la persona humana, célula elemental orgánica de la sociedad”. Ese es, en efecto, el objetivo que la Revolución pretende alcanzar, pero que conduce nada menos que a la desintegración de la sociedad. El individuo es apenas un elemento de la célula orgánica de la sociedad, o sea, de la familia. Separar sus elementos, en aras del individualismo, es quitarle la vida, y volverla impotente para cumplir su papel en el organismo social, como le sucedería a los seres vivos con la separación de los elementos de la célula vegetal o animal.

Esto era tan evidente en la antigua Roma, que el Estado sólo reconocía a las gentes, y para obtener una situación legal era necesario ser miembro de una de esas corporaciones. “El hijo de familia emancipado —dice Flach— el esclavo liberto, los extranjeros llegados a Roma en búsqueda de asilo, debían someterse a un jefe de familia”.2

Así era en Francia en la alta Edad Media: “No había lugar para el hombre aislado —dice el mismo autor— y si una familia decae o se disuelve, los elementos que la componen deben agregarse a otra. No encontrar semejante asilo significa la muerte”. En los mejores ápices de la historia de los pueblos, la familia fue siempre un factor de unidad social. La democracia 3 actual, para desgracia nuestra, quiere substituirla por el individuo.

Las familias son los pilares del Estado

Reencontramos aquí las grandes leyes que Dios estableció al tiempo de la creación del hombre, en la sociedad primitiva, para que continuasen rigiendo las sociedades humanas, cualquiera que fuese el desarrollo que éstas alcanzasen.

Dice De Bonald: “Existen leyes para las hormigas y para las abejas. ¿Cómo es posible creer que ellas no existan para la sociedad de los hombres, y que ésta tenga que ser abandonada a los caprichos de algunos?” 4 Así pensó Rousseau. Se puso a imaginar para los Estados leyes diferentes de las que les dio el Creador; y los “demócratas”, sus discípulos, esforzándose por aplicar sus lecciones y construir los Estados sobre la igualdad en oposición a la jerarquía, sobre la libertad en oposición a la autoridad, y sobre la independencia recíproca en oposición a la unión, sólo consiguen destruirlo, y destruirlo por la base.

Si los pueblos son constituidos apenas de familias vivas, y si las leyes impuestas por Dios a la familia deben ser las leyes de cualquier sociedad, es necesario que los Estados reproduzcan en sí, de algún modo, el modelo primitivo. Los historiadores están de acuerdo en este punto. “Los griegos y los romanos —dice el P. Fleury— tan famosos por la sabiduría de este mundo, aprendían la política gobernando sus familias. La familia es una imagen del Estado en grado pequeño. La política consiste siempre en conducir a los hombres que viven en sociedad”.5

Jean Bodin afirma en su obra ya citada: “La familia es el recto gobierno de varios individuos bajo la obediencia de un solo jefe. La república es el recto gobierno de varias familias, y de lo que les es común, por un poder soberano. Es imposible que la república prospere si las familias, que son sus pilares, fuesen mal constituidas”.6

León XIII enseña la misma verdad: “La familia es la cuna de la sociedad civil, y es en el reducto del hogar que se prepara, en gran parte, el destino de los Estados”.7 En otro documento afirma: “La sociedad doméstica contiene y fortifica los principios y, por así decirlo, los mejores elementos de la vida social. Por lo tanto, de ello depende en gran medida la tranquilidad y prosperidad de las naciones”.8

Es pues, con razón, que De Bonald dice: “Cuando las leyes de la sociedad de los hombres son olvidadas por la sociedad política, las encontramos en la sociedad doméstica”.9

Antes de la Revolución Francesa el padre de familia era un rey en miniatura; y su mujer, la reina de la casa

Rey: padre de los padres
Padre: rey de los hijos

Viollet definió así el carácter de la antigua monarquía francesa: “La autoridad del rey era más o menos igual a la del padre de familia; pues el poder patriarcal y el poder real tienen un origen muy semejante”. E insistiendo en la misma idea, concluye: “Es patente que el rey ejerce el papel de un jefe de familia patriarcal”.10

Como el padre de familia, el rey también era en el reino la fuente de justicia. Summum justitiae caput... Ésta es la más importante misión del rey. Él es el justiciero pacificador, el apaciguador de las discordias, el guardián de las libertades y de la paz pública, que pasó a llamarse la paz del rey... Oía a los descontentos como un señor oye a sus vasallos, o un padre a sus hijos.

Es, pues, muy cierta la observación de Funck-Brentano: “Nada más difícil para un espíritu moderno que imaginar lo que en la antigua Francia significaba la persona del rey y cuáles eran los sentimientos que le devotaban sus súbditos”.11 Se decía habitualmente que el rey era el padre de sus súbditos; estas palabras correspondían a un sentimiento real y concreto, tanto por parte del soberano como de la nación. La Bruyère, siempre tan preciso en aquello que escribe, afirma: “Llamar al rey padre del pueblo es menos un elogio que una definición”.12

Y Tocqueville observa: “La nación tenía por el rey, al mismo tiempo, el afecto que se tiene por un padre y el respeto que sólo se le debe a Dios”.13

Hablando sobre la función de la realeza francesa, Frantz Funck-Brentano dice: “Aunque de modo instintivo y subconsciente, el rey seguía siendo en el alma popular como el padre junto al cual se va a buscar apoyo y albergue. Era hacia él que, a través de los siglos, se volvían todas las miradas en caso de aflicción o necesidad”.14

En efecto, las sociedades que guardan el espíritu familiar, porque permanecen sumisas a las leyes de la naturaleza, prosperan, por así decirlo, necesariamente: “Nunca en la Historia – dice Funck-Brentano– esta ley general fue desmentida: mientras una nación se rige por los principios constitutivos de la familia, florece; a partir del día en que se aparta de las tradiciones que la criaron, la ruina está próxima. Aquello que sirve para fundar las naciones sirve también para sustentarlas”.15     


Notas.-

1. Cf. Friedrich Karl von Savigny, Histoire du Droit Romain, Ed. Firmin Didot, París, 1855, 8 vols.
2. Cf. Jacques Flach, Les origines de l’ancienne France, Ed. L. Larose et Forcel, 1917, 4 vols.
3. Las críticas que en este texto se hacen a la “democracia” y a los “demócratas” deben ser entendidos, evidentemente, en el sentido de la democracia revolucionaria, basada en los principios igualitarios y liberales de la Revolución Francesa, como lo son, en general las democracias modernas. No de la democracia en cuanto forma de gobierno en tesis, que Santo Tomás de Aquino califica como una de las formas legítimas de gobierno, ni de la democracia orgánica. A los lectores legítimamente deseosos de profundizar en las diferencias entre democracia orgánica y democracia revolucionaria, les aconsejamos la lectura de la magnífica obra de Plinio Corrêa de Oliveira, Nobleza y Élites Tradicionales Análogas, en las Alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza Romana, particularmente el capítulo III.
4. Cf. Louis-Ambrois de Bonald, Oeuvres Complètes, París, 1859; ver también Teoría del poder político y religioso, Ed. Tecnos, Madrid, 1988, 179 págs.
5. Cf. Claude Fleury  S.J., Oeuvres, Ed. Auguste Desrez, París, 1837, 630 págs.
6. Cf. Jean Bodin, Les sex livres de la République, lib. I, cap. II.
7. Cf. Encíclica Sapientiae Christianae.
8. Cf. Encíclica Quod multum.
9. Cf. Bonald, ibídem.
10. Cf. Paul Viollet, Histoire des Institutions Politiques et Administratives de la France, 3 vols., París, 1890-1903.
11. Cf. Théophile Funck-Brentano, La Civili sation et ses Lois, Ed. Plon, París, 1876, 429 págs.
12. Cf. La Bruyère, Caractères, ed. div., París.
13. Cf. Alexis de Tocqueville, L’Ancien Régime et la Révolution, Ed. Gallimard, París, 1964-1971, 2 vols.
14. Cf. Frantz Funck-Brentano, El Antiguo Régimen, Ed. Destino S.L., Barcelona, 1953, p. 160.
15. Cf. T. Funck-Brentano, ibídem.



La «Leyenda Áurea» San Luis María Grignion de Montfort
San Luis María Grignion de Montfort
La «Leyenda Áurea»



Tesoros de la Fe N°40 abril 2005


Las Cofradías, un fenómeno nuevo y antiguo en el Perú
Las Cofradías, un fenómeno nuevo y antiguo en el Perú La «Leyenda Áurea» Los estados deben conservar el padrón familiar San Luis María Grignion de Montfort ¿Los católicos somos idólatras y dueños de la verdad?



 Artículos relacionados
Tradiciones Familiares La solución para evitar la introducción de leyes contrarias a la institución de la familia consiste en imbuir a los propios hijos de las tradiciones familiares, pues, mientras éstas perduraren, aquellos actos legislativos siempre encontrarán una sana resistencia...

Leer artículo

La institución familiar en la Historia de la Civilización Siendo la institución de la familia uno de los principales blancos de los promotores de la corrupción en nuestros días, existe una urgente necesidad de fortalecer esta institución con conceptos sólidos, para que ella pueda defenderse con más facilidad contra el “mar de lodo” moral que amenaza sumergirla...

Leer artículo

La santidad de la madre El papel de la madre para formar a sus hijos en la virtud y en la fidelidad a los principios perennes de la doctrina católica es insustituible. Superior a la influencia ejercida por la suma de todos los preceptores que alguien pueda tener en su adolescencia, el benéfico influjo representado por las virtudes de una buena madre marca indeleblemente a una persona...

Leer artículo

Restauración de la familia Para salvar a las naciones corroídas por el materialismo, es necesario que las instituciones –particularmente la familia– sean impregnadas más por la práctica de las virtudes morales y sociales, que por obras concretas...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino