Lectura Espiritual Noveno artículo del Credo - V Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos

De aquí se infiere que sólo tres clases de hombres son excluidos de la comunión con la Iglesia: en primer lugar, los infieles; en segundo, los herejes y cismáticos; por último, los excomulgados.

Los paganos, realmente, porque nunca estuvieron en el seno de la Iglesia; no la reconocieron, ni se hicieron participantes de ningún Sacramento, en la comunidad del pueblo cristiano. Los herejes y cismáticos, porque apostataron de la Iglesia, tampoco pertenecen a Ella, como los desertores no hacen parte del ejército que abandonaron. Sin embargo, es verdad, que continúan bajo la jurisdicción de la Iglesia, que los puede juzgar, castigar y excomulgar. Finalmente, los excomulgados, que son excluidos judicialmente de la Iglesia y ya no pertenecen a su comunidad, mientras no se reconciliasen.

En cuanto a los demás, no cabe duda de que continúan aún en el gremio de la Iglesia, a pesar de ser malos y perversos. Sean los fieles asiduamente orientados en este punto («Catecismo Romano», Ed. Vozes, Petrópolis, 1962, p. 145).


El emperador alemán Enrique IV, después de ser excomulgado, llega a Canossa en enero de 1077, y pide clemencia al Papa San Gregorio VII


De los que están fuera de la Iglesia

No pertenecen a la comunión de los santos en la otra vida los condenados, y en ésta, los que están fuera de la verdadera Iglesia.

Están fuera de la verdadera Iglesia los infieles, los judíos, los herejes, los apóstatas, los cismáticos y los excomulgados.

Infieles son los que no tienen el Bautismo ni creen en Jesucristo, o porque creen y adoran falsas divinidades, como los idólatras, o porque, aun admitiendo al único verdadero Dios, no creen en Cristo Mesías, ni como venido ya en la persona de Jesucristo ni como que ha de venir: tales son los mahometanos y otros semejantes.

Judíos son los que profesan la ley de Moisés, no han recibido el Bautismo y no creen en Jesucristo.

Herejes son los bautizados que rehúsan con pertinacia creer alguna verdad revelada por Dios y enseñada como de fe por la Iglesia Católica; por ejemplo, los arrianos, los nestorianos y las varias sectas de los protestantes.

Apóstatas son los que abjuran, esto es, niegan con acto externo la fe católica que antes profesaban.

Cismáticos son los cristianos que, sin negar explícitamente ningún dogma, se separan voluntariamente de la Iglesia de Jesucristo, esto es, de sus legítimos Pastores.

Excomulgados son aquellos que por faltas gravísimas son castigados por el Papa o por el Obispo con la pena de excomunión, en cuya virtud son, como indignos, separados del cuerpo de la Iglesia, que espera y desea su conversión.

La excomunión se debe temer grandemente, porque es la pena más grave y más terrible que puede imponer la Iglesia a sus hijos rebeldes y obstinados.

Los excomulgados quedan privados de las oraciones públicas, de los sacramentos, de las indulgencias y, después de sentencia condenatoria o declaratoria, también de sepultura eclesiástica.

Podemos ayudar en alguna manera a los excomulgados y a todos los que están fuera de la Iglesia con saludables avisos, con oraciones y buenas obras, suplicando al Señor que por su misericordia les otorgue la gracia de convertirse a la fe y entrar en la comunión de los santos (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 33-34).     



María Auxiliadora San Simón Stock
San Simón Stock
María Auxiliadora



Tesoros de la Fe N°29 mayo 2004


María Auxiliadora
Fátima en una visión de conjunto María Auxiliadora Noveno artículo del Credo - V Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos San Simón Stock ¿Por qué a la hora de la comunión no recibimos también la Sangre de Cristo? ¿Podemos comulgar sin antes habernos confesado? ¿Cuántas veces puedo comulgar en un mismo día?



 Artículos relacionados
Décimo y undécimo artículos del Credo El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por Él con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia. La resurrección de los muertos sucederá por la virtud de Dios omnipotente, a quien nada es imposible. Ello acaecerá al fin del mundo, y entonces seguirá el juicio universal...

Leer artículo

Noveno artículo del Credo - I Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos Dios, por una gracia particular, nos ha llamado a la Iglesia de Jesucristo, para que con la luz de la fe y la observancia de la divina ley le demos el debido culto y lleguemos a la vida eterna...

Leer artículo

Tercer artículo del Credo Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen El tercer artículo del Credo nos enseña que el Hijo de Dios tomó cuerpo y alma, como tenemos nosotros, en las purísimas entrañas de María Virgen, por obra del Espíritu Santo, y que nació de esta Virgen...

Leer artículo

Cuarto artículo del Credo Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado La palabra Padeció expresa todas las penas que Jesucristo sufrió en su pasión. Jesucristo murió en cuanto hombre, porque en cuanto Dios no podía padecer ni morir. El suplicio de la cruz era el más cruel y afrentoso de todos los suplicios...

Leer artículo

Primer artículo del Credo - I Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra La palabra ‘creo’ no tiene el significado de ‘pensar’, ‘juzgar’, ‘opinar’. Significa una adhesión absolutamente segura, por la cual la inteligencia acepta, con firmeza y constancia, los misterios que Dios le manifiesta...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino