Página Mariana La Virgen del Consuelo

Nuestra Señora del Consuelo


«¡Oh Madre del Consuelo! cuántos años te dejamos en el olvido y sin embargo, cuántos años mirándonos con tu amor consolador» (Fr. Jorge Capristán Vargas, O. de M.)


A dos cuadras de la Plaza de Armas de Arequipa, entre las calles Consuelo y La Merced, se yergue entre muros de sillar, el histórico convento e iglesia de los padres mercedarios. Regazo desde antaño de diversas imágenes marianas que en el tiempo alcanzaron gran celebridad.

En la nave izquierda del templo, en una hornacina ubicada en la parte superior del altar de San Pedro Nolasco, descubrimos a una imagen tallada en madera conocida como la Virgen del Consuelo. Se trata de una réplica de la Virgen de la Consolación, venerada en el pueblo de Utrera, próximo a Sevilla, y que llegara a esta ciudad poco después del establecimiento de los religiosos. Su fiesta se celebra, el 21 de noviembre, día de la Presentación de Nuestra Señora.

La primavera espiritual de un pueblo devoto

La imagen se ganó rápidamente el afecto y la devoción del pueblo arequipeño. Por los prodigios que obró desde un comienzo, era ardientemente solicitada en las calamidades públicas y privadas. Diversos relatos que han llegado hasta nosotros, nos refieren sus milagrosas intervenciones en las amargas sequías, los frecuentes terremotos, las devastadoras pestes, los torrenciales aguaceros y los infortunios repentinos, brindando a sus hijos el urgente y maternal consuelo que tanto imploraban.

Interiores del Convento de Nuestra Señora de la Merced en Arequipa

Como lo demuestra el siguiente hecho, ocurrido en 1702, cuando ante la “falta de agua para los sembrados, la ciudad, representada por su Cabildo y Regidores, acudió a implorar el auxilio de la Virgen del Consuelo y ordenaron se sacase en procesión. Según los cronistas de la época, la ansiada lluvia sobrevino durante la misma, y fue menester guardar la imagen en la catedral, porque la fuerza del aguacero impidió devolverla a su templo”.1

También el P. Víctor Barriga en sus Fragmentos Históricos narra un hecho singular, ocurrido con una criatura que “por ciertas niñerías a que la puericia inclina, subió a la bóveda y por una claraboya cayó adentro precipitada, teniéndola todos por muerta; y ocurriendo a tu sagrado amparo y descubriendo tu imagen, hiciste que a tu presencia huyese la potestad de la muerte”.2

Entrañable devoción de una gran familia

Digno del mayor realce es la estrecha relación que durante un siglo se estableció a raíz de un milagro entre la Virgen del Consuelo y la familia Goyeneche, una de las más distinguidas y tradicionales estirpes de Arequipa. En ese período esta devoción alcanzó su máxima expresión.

La Reina del Consuelo, al pie de su altar, luce un esplendoroso manto finamente bordado

De este modo, los Goyeneche se constituyeron en los mayordomos de la imagen, aportando todo su prestigio e influencia, así como parte de su patrimonio. El ilustre prelado D. José Sebastián de Goyeneche y Barreda 3 (1784-1872), profesó hacia la Virgen del Consuelo desde su infancia un tierno afecto. Le ofrendaba sus éxitos en los estudios y ante ella realizó uno de sus actos académicos. Siempre llevaba con él una imagen y algunas novenas suyas. Designó a su Palacio Episcopal con el nombre de “Palacio de Nuestra Señora de la Presentación”.

Su hermano, el general realista, D. José Manuel de Goyeneche y Barreda, primer Conde de Guaqui, no fue la excepción. En una carta a sus hermanos, dando cuenta de la muerte de Mariano Goyeneche en Burdeos, escribió: “Inundado de lágrimas al reconocer el lecho de Mariano, sin encontrarlo, me postré a los pies del Crucifijo de nuestra tía Josefa, que Mariano tenía y, abrazando a la Consoladora, le entregué mi corazón, mi suerte, mi vida y pedí por vosotros dos vástagos de mi corazón, único consuelo que me queda”.4

Entre las damas de la familia, la señorita Mariana Josefa de Goyeneche y Gamio fue la gran benefactora de esta devoción y la mayor propagadora de su novena.

Fruto de aquella piedad, el afamado Hospital Goyeneche de la Ciudad Blanca, apadrinado por el Papa San Pío X y considerado como el mejor de América del Sur cuando su inauguración en 1912, fue originalmente designado como “Hospital de Nuestra Señora del Consuelo”.

Un momento para la reflexión

Convento e Iglesia de Nuestra Señora de la Merced en Arequipa, donde se venera a la Virgen del Consuelo

“Con el transcurrir del tiempo, este culto centenario a tan milagrosa imagen, ha decaído notablemente quedando olvidada y relegada a su hornacina”,5 lo constata hoy con toda veracidad un religioso mercedario. ¿Qué le puede haber pasado a un hijo, cuando así olvida y relega a la mejor de todas las madres? ¿Cuántas veces nosotros mismos tratamos así a la Santísima Virgen? ¿Cuántas veces anteponemos nuestras pequeñeces a sus designios?

Si el culto a María Santísima ha quedado olvidado y relegado en un rincón de nuestras almas, es el momento de hacer una seria reflexión. Es el momento de pedir perdón, de acercarnos nuevamente a Ella, que nos espera con los brazos abiertos, como en su célebre aparición de la Medalla Milagrosa, que recordamos también en este mes. Quitemos la pátina que cubre nuestras medallas, retiremos la costra que esconde nuestra estancada piedad... y retomemos el camino del cual nunca debimos apartarnos.     


Notas.-

1. P. Rubén Vargas Ugarte  S. J., Historia del Culto de María en Iberoamérica y de sus imágenes y santuarios más celebrados, 3ª edición, Madrid, 1956, t. II, p. 167.
2. P. Víctor Barriga, Fragmentos Históricos in Alborada Mercedaria, Arequipa, 1918, nº 12, pp. 436-460.
3. Obispo de Arequipa durante los aciagos días de la Independencia, fue en 1859 promovido a Arzobispo de Lima.
4. P. Vargas Ugarte, op. cit., p. 167.
5. José Antonio Benito Rodríguez, Nuestra Señora del Consuelo, Provincia Mercedaria del Perú, Lima, 1998, p. 9.



¿Si Dios es bueno, por qué permite los males? Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
¿Si Dios es bueno, por qué permite los males?



Tesoros de la Fe N°23 noviembre 2003


La Virgen del Consuelo
La Virgen del Consuelo Séptimo artículo del Credo Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos San Andrés Avelino ¿Si Dios es bueno, por qué permite los males?



 Artículos relacionados
María del Buen Suceso y el Púlpito de San Blas Según el historiador jesuita, P. Rubén Vargas Ugarte, el más preciado tesoro que guarda la iglesia cusqueña de San Blas, es una imagen de María Santísima que se descubrió en la pared lateral del templo el día 2 de julio de 1670. Como la noticia se divulgó por la ciudad, acudió mucha gente a contemplarla. Entre la muchedumbre se encontraba un mudo, conocido del vecindario, el cual exclamó al verla: «Ésta es la Virgen del Buen Suceso, Madre y Patrona de la Parroquia de San Blas»...

Leer artículo

La Linda de la Catedral Destaca el Cusco entre las ciudades de América Latina por la riqueza y variedad de su patrimonio histórico y cultural. Tras el descubrimiento y la conquista del vasto imperio de los incas por un puñado de españoles en el siglo XVI, la disputa por la posesión de su capital —la joya de la corona— encendió la mecha de la discordia entre los dos principales socios de la colosal empresa, Francisco Pizarro y Diego de Almagro...

Leer artículo

La Virgen de las Mercedes, Reina de Paita En un artículo anterior hemos tratado más extensamente sobre los orígenes y la devoción a Nuestra Señora de la Merced en el Perú. Ahora abordaremos una preciosa historia que, aunque ha escapado a ilustres plumas, es altamente ilustrativa de la profunda huella mariana que marca a nuestro pueblo...

Leer artículo

Las Letanías Peruanas La palabra «letanía» viene del griego y significa «súplica». Pero desde los inicios de la Iglesia fue utilizada para designar no cualquier súplica, sino aquellas que eran rezadas o cantadas en conjunto por los fieles durante las romerías a los templos...

Leer artículo

La Virgen del Viernes Santo Es una imagen de tamaño casi natural y que nos representa muy vivamente a María Santísima en el misterio de sus Dolores, levemente inclinada hacia un lado, conmovida por tanto sufrimiento, con un pañuelo de seda en sus manos para apagar tantas lágrimas...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino