Verdades Olvidadas Oración al Espíritu Santo

Oh divino amor, oh lazo sagrado que unes al Padre y al Hijo, Espíritu Todopoderoso, consolador de los afligidos, penetra en los profundos abismos de mi corazón. Derrama tu refulgente luz sobre estos lugares incultos y tenebrosos, y envía tu dulce rocío a esta tierra desierta para reparar su larga aridez.

Envía los rayos celestiales de tu amor hasta el fondo más misterioso del hombre interior, a fin de que penetrando en él, enciendan el vivísimo fuego que consume todas las debilidades y toda languidez.

Ven, pues, ven, dulce consolador de las almas desoladas, refugio en los peligros y protector en las tribulaciones.

Ven, tú que lavas las almas de sus manchas y curas sus heridas.

Ven, fuerza del débil y apoyo del que cae.

Ven, doctor de los humildes y vencedor de los orgullosos.

Ven, padre de los huérfanos, esperanza del pobre y vida del que comenzaba a languidecer.

Ven, estrella de los navegantes y puerto de los náufragos.

Ven, fuerza de los vivos y última esperanza de los que van a morir.

Ven, oh Espíritu Santo, ven y ten misericordia de mí.

Dispón de tal suerte mi alma y condesciende con mi debilidad con tanta dulzura, que mi pequeñez encuentre gracia delante de tu grandeza infinita; mi impotencia delante de tu fuerza y mis ofensas delante de la multitud de tus misericordias; por Nuestro Señor Jesucristo, mi Salvador, que con el Padre vive y reina en tu unidad por todos los siglos de los siglos. Amén. 

San Agustín de Hipona, Meditaciones, IX, apud Oficios de la Iglesia, p. 216.

Palabras del Director Nº 162 - Junio 2015 - Año XIV Diez modos de honrar a nuestros padres
Diez modos de honrar a nuestros padres
Palabras del Director Nº 162 - Junio 2015 - Año XIV



Tesoros de la Fe N°162 junio 2015


Paray-le-Monial Aquí se apareció el Sagrado Corazón de Jesús
Nº 162 - Junio 2015 - Año XIV Oración al Espíritu Santo Diez modos de honrar a nuestros padres El Reinado Social del Corazón de Jesús La Virgen de los Pobres Nuestra Señora de Banneux Vida pública de Jesús San Ladislao El capítulo 12 del libro del Apocalipsis La Gran Cartuja



 Artículos relacionados
¡Oh tú Iglesia Católica! TÚ ADIESTRAS Y AMAESTRAS puerilmente a los niños, enérgicamente a los jóvenes, suavemente a los ancianos, según la edad, no sólo del cuerpo, sino del alma de cada uno...

Leer artículo

La deformación moral es muchas veces causa del error ¿Por qué la verdad genera odio? ¿Por qué el hombre que proclama la verdad en tu nombre viene a ser para ellos un enemigo, amando como aman la felicidad que no es más que el gozo de la verdad?...

Leer artículo

Dos amores, dos ciudades Dos amores fundaron dos ciudades; es, a saber: la terrena, el amor propio hasta llegar a menospreciar a Dios, y la celestial, el amor a Dios hasta llegar al desprecio de sí propio...

Leer artículo

Conversión de personas insignes ¿No es cierto que son muchos los que retornan a Ti desde un abismo de ceguera mucho más profundo que el de Victorino? ¿No es cierto que se acercan a Ti y son iluminados (Sal 34, 6) al dar acogida a tu luz, y que cuantos le brindan esta acogida reciben de Ti el poder de hacerse hijos tuyos?...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino