Lectura Espiritual La Sagrada Escritura y la Tradición

La Tradición es la palabra de Dios no escrita, sino comunicada de viva voz por Jesucristo y por los Apóstoles


4.- De la Sagrada Escritura

Las verdades que Dios ha revelado se contienen en la Sagrada Escritura y en la Tradición.

La Sagrada Escritura es la colección de los libros que los Profetas y Hagiógrafos, los Apóstoles y los Evangelistas escribieron por inspiración del Espíritu Santo y la Iglesia ha recibido como inspirados.

La Sagrada Escritura se divide en dos partes: Antiguo y Nuevo Testamento.

El Antiguo Testamento contiene los libros inspirados escritos antes de la venida de Jesucristo. El Nuevo Testamento contiene los libros inspirados escritos después de la venida de Jesucristo.

La Sagrada Escritura se llama comúnmente Sagrada Biblia. La expresión Biblia quiere decir la colección de los libros Santos, el libro por excelencia, el libro de los libros, el libro inspirado por Dios.

La Sagrada Escritura se llama el libro por excelencia, por la excelencia de la materia de que trata y por su Autor.

En la Sagrada Escritura no puede haber error alguno, porque siendo toda inspirada, el autor de todas sus partes es el mismo Dios. Lo cual no impide que, en las copias y traducciones de la Sagrada Escritura puede haber errores, o de los copistas o de los traductores; mas en las ediciones revisadas y aprobadas por la Iglesia católica no puede haber errores en lo que atañe a la fe o a la moral.

La lectura de la Biblia no es necesaria a todos los cristianos, porque ya están enseñados por la Iglesia, pero es muy útil y se recomienda a todos.

Puede leerse cualquier traducción vulgar de la Biblia, con tal que esté reconocida como fiel por la Iglesia católica y vaya acompañada de explicaciones aprobadas por la misma.

Sólo pueden leerse las traducciones de la Biblia aprobadas por la Iglesia porque ella es la guarda legítima de la Biblia.

El sentir auténtico de las Sagradas Escrituras sólo podemos conocerlo por la Iglesia, porque sólo la Iglesia no puede errar en su interpretación.

El cristiano a quien le ofrece una Biblia algún protestante o emisario de los protestantes debe rechazarla con horror, como prohibida por la Iglesia, y si la hubiese recibido sin darse cuenta, debería inmediatamente arrojarla a las llamas o entregarla a su párroco.

La Iglesia prohíbe las Biblias protestantes porque, o están alteradas y contienen errores, o porque, faltándoles la aprobación y notas declarativas de los sentidos oscuros, pueden dañar a la fe. Por esto la Iglesia prohíbe hasta las traducciones de la Sagrada Escritura aprobadas antes por ella, pero reimpresas después sin las explicaciones aprobadas por la misma.

5.- De la Tradición

Tradición es la palabra de Dios no escrita, sino comunicada de viva voz por Jesucristo y por los Apóstoles, transmitida sin alteración de siglo en siglo por medio de la Iglesia hasta nosotros.

Las enseñanzas de la Tradición se contienen principalmente en los decretos de los Concilios, en los escritos de los Santos Padres, en los documentos de la Santa Sede y en las palabras y usos de la sagrada Liturgia.

A la Tradición hemos de tener el mismo respeto que a la palabra de Dios contenida en la Sagrada Escritura.     



* Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, p. 117-119.


La Visita a los Monumentos - Jueves Santo San Esteban Harding
San Esteban Harding
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo



Tesoros de la Fe N°52 abril 2006


La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo
La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo El encuentro de Jesús con su Santa Madre La Visita a los Monumentos La Sagrada Escritura y la Tradición San Esteban Harding Matrimonio y control de la natalidad Amor y Temor en la Piedad Cristiana



 Artículos relacionados
De los Novísimos y de otros medios principales para evitar el pecado La muerte es la cosa postrera que sucede al hombre en este mundo; el Juicio de Dios es el último de los juicios que hemos de sufrir; el Infierno es el mal extremo que tendrán los malos, y la Gloria, el sumo bien que poseerán los buenos...

Leer artículo

De los dones del Espíritu Santo Los dones del Espíritu Santo son singulares y extraordinarias gracias con que Dios enriquece a las almas que le sirven con perfección, disponiéndolas para seguir con docilidad las divinas inspiraciones y practicar las virtudes...

Leer artículo

Las Virtudes Cardinales Prudencia es la virtud que ordena todas las acciones al debido fin. Justicia es la virtud por la que damos a cada uno lo suyo. Fortaleza es la virtud que nos hace animosos para no temer ningún peligro por el servicio de Dios. Templanza es la virtud por la que refrenamos los deseos desordenados de los placeres sensibles...

Leer artículo

Conservar la paz en las dificultades Después de transcribir algunas consideraciones de San Francisco de Sales sobre el temor de Dios relacionado con la esperanza, continuamos con algunos pensamientos consoladores para los momentos de prueba. Si cometemos alguna imperfección o pecado, nos espantamos, confundimos e impacientamos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino