¿Por qué llora Nuestra Señora? Prohíben rezar por los difuntos

Cementerio Nacional de Houston

 

En el Cementerio Nacional de Houston, una de las grandes ciudades de los Estados Unidos, las lápidas mortuorias son —como en general en los cementerios modernos— todas iguales, gélidas, desprovistas de imágenes o evocaciones piadosas, sin arte ni buen gusto, casi se diría ateas.

La única consolación para los que allí van a recordar la memoria de sus seres queridos es poder rezar por ellos. Pues bien, hasta esto les está siendo prohibido.

“El Cementerio Nacional de Houston informó a los veteranos de guerra y voluntarios que los ayudan, que no podrán emplear más las palabras ‘Dios’, ‘Dios te bendiga’, o ‘Jesús’ en ningún funeral o tarjeta de pésame. Tales palabras son consideradas ‘ofensivas’”.

Tres organizaciones —los Veteranos de Guerras Extranjeras, la Legión Americana y las Damas del Memorial Nacional de Houston— denunciaron a la directora del cementerio, Arleen Ocasio, y a otros funcionarios del gobierno por crear “hostilidad religiosa” en el camposanto.

“Voluntarios de la localidad y grupos de veteranos que trabajan en el cementerio están enjuiciando a la administración del mismo ante un tribunal federal para obtener el permiso de usar la palabra ‘Dios’”. El juicio es contra el cementerio y el Departamento de Asuntos de los Veteranos de Guerra por “amplia y continua discriminación contra el derecho privado de expresión religiosa”.

Para Marilyn Koepp, voluntaria de las Damas del Nacional Memorial de Houston, “es absolutamente chocante que esta mujer [Arleen Ocasio] venga a imponernos que no podamos decir ‘Dios te bendiga’”.

Ya Cheryl Whitfield, fundadora de esta misma asociación de Damas, afirmó: “Yo podía haberme quedado callada y dejado que las cosas pasen, pero cuando se trata de defender nuestra creencia en Dios y dar consuelo a las familias, no quiero arrepentirme por no haber dicho nada”.

El expediente judicial describe la forma en que la Sra. Ocasio administra el cementerio: “Las puertas de la capilla permanecen cerradas durante las horas de atención del cementerio; la cruz y la Biblia fueron removidas y las campanas, que tocaban al menos dos veces al día, no funcionan más. La directora solamente abre las puertas de la capilla cuando se realizan reuniones o sesiones de entrenamiento en el edificio. Además, ya no se le llama ‘capilla’, sino ‘lugar de encuentro’”.

Otra persona que sufrió discriminación, según el proceso, es Nobleton Jones, veterano de la guerra de Vietnam. Después de recitar durante décadas la frase “rogamos a Dios que les conceda, a él y a su familia, gracia, misericordia y paz”, le fue ordenado que la suprimiese. “Esto me hace sentir disminuido, inclusive después que pasé mis días en el ejército, luchando para que la gente tuviera la libertad de usar esas palabras”, declaró.

*     *     *

Hoy en día, va siendo concedida libertad para todo cuanto antiguamente se prohibía o se ocultaba en las tinieblas. Es la marihuana, es el libertinaje, es el nudismo, son los pecados contra la naturaleza. En esa “liberación” general llegará dentro de poco el turno de la pedofilia, del incesto y cuanto más se quiera. Ya se prepara hasta la redención del demonio.

En tal clima, no nos engañemos, la práctica de la virtud pasará a ser prohibida y el bien, perseguido. La prédica de la libertad total es apenas una pantalla para engañar a los ingenuos. Lo que se vislumbra en el horizonte es la intolerancia hacia la verdadera religión y hasta con el propio Creador. La persecución en el cementerio de Houston es apenas un ejemplo.“¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿Qué relación hay entre la luz y las tinieblas?” (2 Cor 6, 14).

Una frase de la citada Sra. Cheryl Whitfield resume nuestra obligación: “Tenemos que defender aquello en lo cual creemos”.  

 


Cf. Foxnews y Pundit Press, del 29 de junio del 2011.

 

Abandonar la tradición es cortar sus propias raíces Las “nietas de Dios”
Las “nietas de Dios”
Abandonar la tradición es cortar sus propias raíces



Tesoros de la Fe N°119 noviembre 2011


¿Las almas de los muertos pueden comunicarse con los vivos?
Nº 119 - Noviembre 2011 - Año X Abandonar la tradición es cortar sus propias raíces Prohíben rezar por los difuntos Las “nietas de Dios” Tolerancia e intolerancia III - El laicismo de los Estados robó a la sociedad moderna el “sentir de la Iglesia” Exceso de vida digital y “cerebro de canchita” Consideraciones sobre el Padrenuestro – III San Martín de Tours Visiones y avisos celestiales Avisos celestiales Neuschwanstein El sentido del combate y de la dignidad hidalga



 Artículos relacionados
Las sandalias de Jesús analizadas por un profesor de genética NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO usaba sandalias, según la costumbre de los judíos en Palestina. El Evangelio de San Lucas reproduce las siguientes palabras de San Juan Bautista:'Juan les respondió dirigiéndose a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo...

Leer artículo

Filial súplica al Papa ignoto ¿Qué debe un fiel católico esperar del nuevo Papa? Esta es la materia de una «Filial súplica al Papa ignoto», suscrita por asociaciones de seglares católicos de 20 países, consagradas a la defensa de los ideales de la civilización cristiana, la Tradición, la Familia y la Propiedad...

Leer artículo

La “yihad” islámica en una escuelita italiana El 14 de mayo pasado, en la ciudad de Terni, 100 km al norte de Roma, un niño musulmán de doce años de edad golpeó una y otra vez a una compañera de clase en el pecho, por llevar un crucifijo al cuello...

Leer artículo

Capítulo 10: Un signo de contradicción El profeta Simeón, sosteniendo al Niño Jesús en sus brazos durante su presentación en el Templo, profetizó que Él sería un signo de contradicción: de salvación para algunos que lo aceptarían y de perdición para otros que lo rechazarían...

Leer artículo

Coca-Cola: Sabor de un enigma Si se le compara con bebidas de sabor definido, como el vino y la cerveza, esta gaseosa, que misteriosamente atrae a las masas, causa la sensación de falta de rumbos, como la vida de muchos de sus apreciadores...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino