Lectura Espiritual Consideraciones sobre el Padrenuestro – V


La cuarta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días jueves: El pan nuestro de cada día dánosle hoy.*



No puedo persuadirme de que en esta petición pidamos solo algo temporal para sustento de la vida corporal, sino también algo espiritual para sustento del alma. Porque de estas siete peticiones, las tres primeras son para Dios, la santificación de su Nombre, su Reino y su Voluntad; y de las cuatro que pedimos para nosotros, solo en ésta, que es la primera, pedimos que nos dé algo; porque en las otras rogamos que nos libre de pecados, de tentaciones y de todo mal. Pues lo único que pedimos a nuestro Padre que nos dé, no ha de ser algo temporal, para el cuerpo; pues por el hecho de ser sus hijos y poseer un alma, no está bien pedirle cosas tan bajas y comunes, porque Él las da a las criaturas inferiores y al hombre sin que las pidan, y especialmente habiéndonos advertido Su Majestad que le pidamos primero las cosas de su Reino (que es lo que toca a nuestras almas), que de lo demás Él cuidará.

Y por eso declaró por San Mateo “El pan nuestro sobresustancial dánosle hoy”. Suplicamos, pues, en esta petición el pan de la doctrina evangélica, las virtudes, y el Santísimo Sacramento, y finalmente todo lo que mantiene y conforta a nuestras almas para sustento de la vida espiritual.

Pues a este soberano Padre, Rey y Esposo, considerémosle Pastor con las cualidades de los otros pastores, y con tantas ventajas cuantas Él mismo se pone en el Evangelio cuando dice: “Yo soy el buen Pastor, que da la vida por sus ovejas”.

Así, vemos con cuánta eminencia están en Cristo las cualidades de los pastores excelentes, de que hace memoria la divina Escritura, Jacob y David. De David dice, que siendo muchacho luchaba con los osos y leones, y los desquijaraba, por defender de ellos un cordero. De Jacob dice que nunca fueron estériles sus ovejas y cabras que guardó, que nunca comió carnero ni cordero de su rebaño, ni dejó de pagar alguno que el lobo le comía, o el ladrón le hurtaba; que de día le fatigaba el calor y de noche el hielo, y que ni dormía de noche ni descansaba de día, por dar a su amo Labán buena cuenta de sus ganados. […]

Este amor es el que quiere el Señor que aquí consideremos cuando comulgamos, y aquí deben de confluir todos nuestros pensamientos […]; y tal agradecimiento nos pide, cuando al comulgar, nos manda que recordemos que murió por nosotros, y bien se ve la gana con que se nos da, pues llama a este manjar pan de cada día, y quiere que se lo pidamos cada día; pero ha de advertir la limpieza, y virtudes que han de tener los que así le comen. 

* Biblioteca de Autores Españoles - Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra Editor, Madrid, 1861, t. I, pp. 538-545, con ligeras adaptaciones.


Contemplación, algo mucho más fácil y natural de lo que se imagina San Ruperto de Salzburgo
San Ruperto de Salzburgo
Contemplación, algo mucho más fácil y natural de lo que se imagina



Tesoros de la Fe N°123 marzo 2012


Contemplación. Algo mucho más fácil y natural de lo que se imagina
Nº 123 - Marzo 2012 - Año XI El que quiera venir en pos de mí que se niegue a sí mismo Costa Concordia, Titanic del siglo XXI: ¿presagio del fin de una época? Nuestra Señora del Rosario de Pompeya Contemplación Consideraciones sobre el Padrenuestro – V San Ruperto de Salzburgo Negar la existencia de Dios es inexcusable San José, Patrono de la Iglesia



 Artículos relacionados
Consideraciones sobre el Padrenuestro – I La importancia del Padrenuestro es indiscutible, se trata de la oración por excelencia, que el mismo Jesucristo Nuestro Señor nos enseñó, por ello debemos tenerla constantemente en nuestros labios y en nuestros corazones...

Leer artículo

Consideraciones sobre la oración (IV) El Padrenuestro u Oración Dominical goza del particular privilegio de ser compuesta por palabras salidas de los labios del Divino Salvador. Recitándolas, podemos decir con toda realidad: vivimos y oramos mediante el Hijo de Dios...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – II Y el hombre considere en especial esta bondad y diga: “¡Qué bueno es este Padre para mí! que quiso crearme y gozase de la dignidad de ser hijo suyo, dejando de crear a otros hombres que fueran mejores que yo”, considerando así cuánto merece ser amado y servido este Padre, que solo por su bondad creó para mí todas las cosas y a mí para que lo sirviese y gozase de Él...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – VI La quinta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días viernes: Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Nuestro Redentor nos libró del poder de Satanás, a quien estábamos sujetos y nos preparó el reino de hijos de Dios, y en Él tenemos...

Leer artículo

Consideraciones sobre la oración (III) Del mismo modo como aprendemos a andar, a leer y a escribir —andando, leyendo y escribiendo—, así también aprendemos a orar bien, ejercitándonos en la práctica de la oración. Si ésta nos parece penosa e insípida, es porque no acudimos a ella con asiduidad...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino