Lectura Espiritual Consideraciones sobre el Padrenuestro – IV


La tercera petición del Padrenuestro que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días miércoles —hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo— deseando que en todo se cumpla la voluntad de Dios; y aun pedimos más, que se cumpla en la tierra como en el cielo, con amor y caridad.*




Viene muy bien esta petición tras las dos peticiones anteriores ya publicadas, pues es cosa tan justa, que se cumpla en todo perfectísimamente la voluntad del Padre Eterno.

Para más despertarnos y conformarnos con esta voluntad, imaginemos a este Padre y Rey de los reyes con título de Esposo amantísimo de nuestras almas. Y a quien considerare este nombre con atención, y entendiere el regalo y favor que dentro de él esconde, sin duda se levantarán en su corazón increíbles deseos de cumplir la voluntad de aquel Señor, que siendo Rey de Majestad (resplandor del Padre, abismo de sus riquezas, y piélago de toda hermosura, fortísimo, poderosísimo, sapientísimo y amabilísimo) quiere ser de nosotros amado, y amarnos con tan regalado amor. [...]

Considere las joyas y adornos con que este Esposo suele embellecer a sus esposas, y procure disponer su alma para merecerlas, que no la dejará pobre, desnuda ni desataviada, pídale las que más agradan a su Majestad. Póngase a sus pies con humildad, que alguna vez tendrá por bien este Señor de levantarla con soberana clemencia. [...]

Quien esto considerare, ¿con qué dolor verá ofenderle, y con qué alegría servirle? ¿Quién podrá sin lástima ver tal Esposo en la columna, atado, en la cruz enclavado, y puesto en el sepulcro, sin rasgarse las entrañas de dolor? Y por otra parte, ¿quién podrá verle triunfante resucitado y glorioso, sin alegría incomparable?

Este día será bueno considerarlo en el huerto, postrado delante de su Eterno Padre, sudando sangre y ofreciéndose a Él con perfectísima resignación, diciéndole: No se haga mi voluntad, sino la tuya.

Los actos de este día han de ser de gran mortificación, contradiciendo su propia voluntad, y renovando los [...] buenos propósitos, la fidelidad y las palabras tantas veces prometidas, ante el Soberano de tal autoridad. 


* Biblioteca de Autores Españoles - Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra, Madrid, 1861, t. I, pp. 539-540, con ligeras adaptaciones.


El Retrato de María Santa Paula Romana
Santa Paula Romana
El Retrato de María



Tesoros de la Fe N°121 enero 2012


Santa Paula Romana, digna discípula de San Jerónimo
Nº 121 - Enero 2012 - Año XI María recompensa el rezo en público del Santo Rosario Belle Époque Esplendores y contradicciones El Retrato de María Consideraciones sobre el Padrenuestro – IV Santa Paula Romana Nuevos conceptos, viejas palabras: enamoramiento, noviazgo y matrimonio Sociedad orgánica y urbanismo



 Artículos relacionados
Consideraciones sobre la oración (III) Del mismo modo como aprendemos a andar, a leer y a escribir —andando, leyendo y escribiendo—, así también aprendemos a orar bien, ejercitándonos en la práctica de la oración. Si ésta nos parece penosa e insípida, es porque no acudimos a ella con asiduidad...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – I La importancia del Padrenuestro es indiscutible, se trata de la oración por excelencia, que el mismo Jesucristo Nuestro Señor nos enseñó, por ello debemos tenerla constantemente en nuestros labios y en nuestros corazones...

Leer artículo

Consideraciones sobre la oración (IV) El Padrenuestro u Oración Dominical goza del particular privilegio de ser compuesta por palabras salidas de los labios del Divino Salvador. Recitándolas, podemos decir con toda realidad: vivimos y oramos mediante el Hijo de Dios...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – V La cuarta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días jueves: El pan nuestro de cada día dánosle hoy...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino