Lectura Espiritual Consideraciones sobre el Padrenuestro – VI

La quinta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días viernes: Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.*


Nuestro Redentor nos libró del poder de Satanás, a quien estábamos sujetos y nos preparó el reino de hijos de Dios, y en Él tenemos redención, es decir, el perdón de nuestros pecados.

Todos los males de que podemos ser librados están contenidos en las tres peticiones siguientes. La primera es esta: Perdónanos, Señor, por lo que te debemos, porque Tú eres Dios, Señor universal; y por lo que te debemos por los beneficios, y por nuestras ofensas; y esto, Señor, sea como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, que son nuestros deudores.


Debemos imaginar que siempre que decimos esta oración, la decimos en compañía de Cristo nuestro Señor, el cual está a nuestro lado siempre que oramos, y en su nombre pedimos “Padrenuestro”. Siendo esto así, bien cumplido será el perdón, pues tan cumplido le hizo el mismo Hijo de Dios por los hombres.

Pero también se pueden entender en rigor, como las palabras suenan, pidiendo que nos perdone, como nosotros perdonamos. Porque todo hombre que reza, se presume que tiene perdonados de corazón a sus ofensores. Y en la misma manera de pedir, significamos y nos mortificamos a nosotros mismos, como hemos de pedir y como hemos de llegar. Y que si no hemos perdonado nosotros, damos sentencia contra nosotros, que no merecemos perdón.

Dijo el Sabio: “¿Cómo es posible que el hombre no perdone a su hermano y pida perdón a Dios?” El que desea vengarse, incurrirá en la venganza de Dios y guardará sus pecados sin remisión. La materia de esta petición es generalísima y abraza infinitas cosas, porque las deudas son sin cuenta, la redención copiosísima y el precio del perdón infinito, que es la muerte y Pasión de Cristo.

Debemos traer a la memoria los pecados propios y los de todo el mundo. Así como la gravedad de un pecado mortal, que por ser ofensa contra Dios, no puede ser por otro redimido, ni pagado; la restauración de tantas ofensas, hechas contra tan grande e infinita majestad y bondad.

Debemos a Dios amor, temor y suma reverencia, por ser quien es; debémosle las ofensas que en pago de esto le hacemos: pues de todas estas deudas le pedimos que nos saque, cuando le pedimos que nos perdone nuestras deudas. 


* Biblioteca de Autores Españoles, Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra, Madrid, 1861, t. I, pp. 539-540, con ligeras adaptaciones.

Nuestra Señora de la Esperanza de Pontmain San Hermenegildo
San Hermenegildo
Nuestra Señora de la Esperanza de Pontmain



Tesoros de la Fe N°124 abril 2012


Resurrexit! Sicut dixit, alleluia
Nº 124 - Abril 2012 - Año XI Todos somos un poco ateos ¿Una nueva ofensiva iconoclasta? Reflexiones para la Pascua Nuestra Señora de la Esperanza de Pontmain Consideraciones sobre el Padrenuestro – VI San Hermenegildo Tatuajes, graffiti y adornos femeninos La tradición cristiana y la fermentación revolucionaria en la expresión fisonómica



 Artículos relacionados
Consideraciones sobre el Padrenuestro – I La importancia del Padrenuestro es indiscutible, se trata de la oración por excelencia, que el mismo Jesucristo Nuestro Señor nos enseñó, por ello debemos tenerla constantemente en nuestros labios y en nuestros corazones...

Leer artículo

Consideraciones sobre la oración (V) Mediante la Salutación Angélica, tenemos el consuelo de asociar nuestra plegaria vocal a María, Nuestra Señora, Soberana y Madre, de cuyas manos recibimos todas las gracias, y bajo cuya protección queremos vivir y morir...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – VII La sexta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para meditar los días sábados: No nos dejes caer en la tentación. Como nuestros enemigos son tan importunos que siempre nos ponen en aprieto, y como nuestra debilidad es tan grande que somos fáciles de caer si el Todopoderoso no nos...

Leer artículo

Consideraciones sobre la oración (I) La oración es para el hombre el origen de todo bien. De ahí se infiere que saber orar, dar a la oración el debido aprecio, entregarnos a su práctica con celo y fervor es, para el tiempo como para la eternidad, un tesoro de inestimable valor...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino