Verdades Olvidadas La mala costumbre de mentir

Voltaire

En sí, no suele ser la mentira sino pecado venial; pero puede llegar a mortal, cuando con ella se hace notable daño o se da escándalo; y el que tiene costumbre de mentir está en gran peligro de perder la salvación, porque le quita Dios su gracia. El Espíritu Santo huye del hipócrita (Sab 1, 5). La boca que miente mata el alma (Sab 1, 11). No es tan malo el ladrón como el mentiroso; porque aquél puede restituir lo que ha robado; pero el mentiroso no puede muchas veces reparar la fama del prójimo (Card. Hugolino). El ladrón es menos malo que el mentiroso pertinaz, pero uno y otro se condenan (Eclo 20, 25). Es mancha odiosa en el hombre la mentira (Ibid.). El que miente se parece a una moneda falsa, acuñada con el busto del diablo. Cuando se presente en el juicio preguntará Dios: ¿De quién es esta imagen?, y al decir que del diablo, contestará: Pues dad al demonio lo que es suyo (S. Teresa). Dios aniquilará a los que hablan mentira (Sal 5, 7). El mentiroso no entrará en la celestial Jerusalén (Prov 21, 28). Cristo amenaza a los hipócritas con un terrible ¡Ay! (Mt 23, 13 y ss.).

La mentira está vedada, aun cuando por ella se pudiera alcanzar un gran bien.

La mentira en favor del prójimo es tan ilícita como el hurtar para hacer limosna a los pobres (S. Agustín). Aunque con una mentira pudiéramos salvar la vida propia o la del prójimo, no nos sería lícito mentir (Id.). San Anfión, obispo de Nicomedia, no quiso evadirse, por medio de una mentira, aunque le convidaban a ello los soldados enviados a prenderle y a los que él había hospedado generosamente; y así se dejó llevar al martirio. No es lícito hacer una cosa mala para que se siga una buena (Rom 3, 8). El fin bueno no legitima los medios intrínsecamente malos. Se ha dicho que los jesuitas habían defendido, que el fin santifica cualesquiera medios; pero nadie podrá señalar un solo autor de la Compañía, que haya enseñado tal cosa. Quien la enseñó y profesó fue Voltaire, el cual escribía el 21 de octubre de 1736 a su amigo Thieriot: La mentira solo es viciosa cuando hace daño; pero es virtud mentir para producir un bien. Él mismo daba a sus camaradas este consejo en su lucha contra la Iglesia: “Hermanos, mentid, y mentid con aseveración; siempre queda alguna cosa”. ¡Curioso filósofo en verdad! 

 


P. Francisco Spirago, Catecismo Popular Explanado, Gustavo Gili, Barcelona, 1907, t. II, p. 367-368.
Palabras del director Nº 140 - Agosto 2013 - Año XII 850 años de Notre Dame la Reina de las Catedrales
850 años de Notre Dame la Reina de las Catedrales
Palabras del director Nº 140 - Agosto 2013 - Año XII



Tesoros de la Fe N°140 agosto 2013


La Virgen de la Cabeza Morenita y pequeñita, ¡una aceituna bendita!
Nº 140 - Agosto 2013 - Año XII La mala costumbre de mentir 850 años de Notre Damela Reina de las Catedrales Nuestra Señora de la Cabeza San Cayetano de Thiene La audacia de San Luis Grignion de Montfort Espontaneidad epicureísta y gravedad cristiana



 Artículos relacionados
Convertida por una genuflexión ante el Santísimo A los pocos días de este suceso la aristocrática señora ingresaba en la Iglesia Católica. La devota genuflexión del vicario ante el tabernáculo le había hecho ver la verdad. Jesucristo se halla siempre presente en el sagrario; por tal razón no debemos salir de ninguna iglesia sin antes arrodillarnos ante el altar del Sacramento. Honramos a Dios, damos con ello un buen ejemplo al prójimo...

Leer artículo

El hombre no es dueño de su vida Cuántas veces leemos en los periódicos, de gente que se suicida por haber perdido todo su dinero en el juego, o porque vieron frustrado el fin que proponían a su vida, o se ven perseguidos o encarcelados por sus delitos. En nuestros días se multiplican los casos de personas, que se quitan...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino