Especiales Cómo nació el Panettone

Sonrisa del alma católica medieval

Luis Dufaur

El Panettone o Panetón, como tantas otras costumbres católicas identificadas con la Navidad, tuvo su origen en plena Edad Media, en la región de Lombardía, Italia.

Típicamente tiene una base cilíndrica con cerca de 30 cm. de altura, la cual termina en una especie de cúpula como que desbordándose de su forma original.

Compuesto de agua, harina, mantequilla, huevos, frutas cristalizadas, cáscaras de naranja y cedro, además de pasas y mucha imaginación, la tradición le atribuye diversos orígenes.

Una de las versiones más respetadas atribuye el origen de la receta al tiempo en que gobernaba Milán el turbulento duque Ludovico María Sforza, apodado el Moro (1452-1508).

El belicoso Ludovico, ya renacentista en espíritu, encomendó una suntuosa cena de Navidad que debía coronar su gloria como duque de la poderosa ciudad de Milán.

Para el evento invitó a toda la nobleza de las ciudades vecinas.

El cocinero hizo todo cuanto de más fabuloso se le ocurrió. Y nada le faltó para ello.

Apenas un pormenor: se olvidó el pastel del postre en el horno, y éste acabó carbonizado.

El cocinero entró en desesperación, pues tal vez su cabeza estuviese en juego con tan imprevisible patrón.

Ésa fue la hora en que surgió un simple ayudante de cocina, del cual sólo se conoce su nombre: Toni.

Con lo poco que había sobrado en la despensa, Toni propuso hacer un pan dulce de acuerdo con una receta que poseía. Dicho y hecho, el pan fue servido en la mesa de los magnates, espiados por el aterrorizado cocinero.

El entusiasmo de los potentados no tuvo igual. El cocinero fue llamado en el acto para explicar el manjar. Sin saber qué decir balbució:

— “Es el pan de Toni…”.

Y así nació el término “panettone” (el pan de Toni). Su receta ya tiene más de 500 años y es apreciada en el mundo entero.

*     *     *



Una costumbre medieval existente ya en el siglo IX animaba las fiestas navideñas en el territorio milanés.

Todas las familias se reunían alrededor de la chimenea, aguardando que el pater familias —el fundador o heredero del fundador de la familia— dividiera “un pan grande” y ofreciera un pedazo a todos los presentes en señal de unión familiar.

Aquel pan tenía también su historia impregnada de caridad católica.

En aquella época, el pan de harina blanca era escaso y costoso, casi exclusivo de los nobles. No obstante, en la Navidad, aristócratas y plebeyos recibían de regalo el mismo pan de harina blanca, enriquecido con frutas y otros elementos, ofrecido graciosamente por los panaderos de la región.

¡Era el “pan de Toni”!



La pobreza cristiana en las enseñanzas de un santo Hoy en la tierra los ángeles cantan, los arcángeles se alegran
Hoy en la tierra los ángeles cantan, los arcángeles se alegran
La pobreza cristiana en las enseñanzas de un santo



Tesoros de la Fe N°144 diciembre 2013


En las tinieblas del mundo pagano,cuando menos se pensaba y donde menos se esperaba, una luz muy pura se encendió
Nº 144 - Diciembre 2013 - Año XII La pobreza cristiana en las enseñanzas de un santo Cómo nació el Panettone ¡Hoy en la tierra los ángeles cantan, los arcángeles se alegran; hoy los justos exultan! Nuestra Señora del Valle de Catamarca San Juan de Mata Madre católica, hijas evangélicas La impregnación de las alegrías de la Navidad



 Artículos relacionados
Los tres Reyes Magos Bellísima e imponente catedral, la más alta del mundo, relicario que guarda los preciosos restos mortales de los primeros reyes que adoraron en esta tierra al Rey de reyes y Señor de señores...

Leer artículo

La inocencia y el sentido de lo maravilloso El espíritu del niño no se empaña por ciertas cosas que el espíritu de muchos adultos sí. En primer lugar porque el niño, en general, aún no se corrompió. En segundo lugar, por efecto del Bautismo el niño tiene una propensión a creer y una facilidad para admitir lo maravilloso...

Leer artículo

Será llamado Príncipe de la Paz y su Reino no tendrá fin... No hay ser humano más débil que un niño. No hay habitación más pobre que una gruta. No hay cuna más rudimentaria que un pesebre. Sin embargo, este Niño, en aquella gruta, en aquel pesebre, habría de transformar el curso de la Historia...

Leer artículo

Noche silenciosa, noche sagrada «Stille Nacht, heilige Nacht», noche silenciosa, noche sagrada... Así empieza el más tierno de los villancicos navideños, conocido en el Perú como “Noche de Paz”. Su melodía expresa con toda propiedad la unción de las Navidades de otrora, cuando el centro de las conmemoraciones era la Sagrada Familia, los ángeles, los reyes y los pastores...

Leer artículo

Un alma afligida Esta es la historia de una persona que, pasando los años, fue olvidando de las leyes divinas. Pero al recordar las alegrías propias de la Navidad fue movida por la gracia y obtuvo de Dios, por intermedio de la Sma. Virgen, el perdón por una vida desarreglada...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino