Ambientes Costumbres Civilizaciones La Catedral de Rouen

La gloria de Dios, cantada por la flecha de un templo altanero

Plinio Corrêa de Oliveira

 

ROUEN, la ciudad en donde Santa Juana de Arco fue martirizada por los ingleses, posee una de las catedrales góticas más bellas de Francia.

En la ilustración de la catedral, observen su enorme impulso hacia el cielo. La torre se va adelgazando, y se diría que su punta se va transformando en cielo. A tal punto que no se sabe bien si la punta es más aire que tierra, más luz que piedra. Demuestra una voluntad de subir, refleja una elevación de alma.

En el prefacio de su Historia de Santa Isabel de Hungría, Charles de Montalembert cuenta un hecho muy significativo. Un mahometano, apresado por los cruzados, recibió el permiso de viajar por Europa. Al ver las catedrales medievales, preguntó quién las había construido. Le señalaron al hermano lego de un convento y le explicaron: "Ésos son los hombres que construyen tales monumentos". Observó entonces el islamita: "¿Cómo pueden hombres tan humildes construir edificios tan altivos?"

 

Esa pregunta sintetiza el alma católica: humilde en cuanto a sí misma, pero insaciable de gloria para Dios.

En este templo religioso, la gloria de Dios es cantada por una flecha que, simbólicamente, alcanza un pináculo más alto que todos los edificios. Símbolo de la Iglesia y de la sociedad temporal católica. La Iglesia enseñoreándose sobre todo. Ella y la Cristiandad cantan la gloria de Dios.

 

Rouen, localizada al oeste de Francia (Normandía), es conocida como la ciudad-palco del martirio de Santa Juana de Arco, en 1431, en la Place du Vieux-Marché. Su monumento más prestigioso es la maravillosa Catedral de Notre-Dame de Rouen, obra maestra del arte gótico, construida entre los siglos XII y XV. Su fachada consta de tres portales y dos torres asimétricas —la Tour Saint-Romain y la Tour du Beurre. Su flecha, una aguja neogótica de hierro fundido, fue edificada entre 1825 y 1876, siendo la más alta de Francia; en la época de su construcción era la más elevada del mundo, con 151 metros de altura.

El amor en el matrimonio deformado por el romanticismo Palabras del director Nº 157 - Enero 2015 - Año XIV
Palabras del director Nº 157 - Enero 2015 - Año XIV
El amor en el matrimonio deformado por el romanticismo



Tesoros de la Fe N°157 enero 2015


Historia Sagrada
Nº 157 - Enero 2015 - Año XIV Medios de comunicación que ofrecen incienso a los ídolos del momento Los tres Reyes Magos camino de Belén Nuestra Señora de Donglü Se debe ser moderado en todo, incluso en la moderación Profecías que se cumplieron en Nuestro Señor Jesucristo San Francisco de Sales El amor en el matrimonio deformado por el romanticismo La Catedral de Rouen



 Artículos relacionados
El martirio de María ES CIERTO QUE cuanto más se ama una cosa, tanto más se siente la pena de perderla. La muerte de un hermano causa más aflicción que la muerte de un jumento, la de un hijo más que la de un amigo. Para comprender, pues, dice Cornelio Alápide cuán vehemente fue el dolor de María en la muerte de su Hijo, era preciso comprender cuánto era el amor que le tenía; pero ¿quién podrá medir este amor?...

Leer artículo

En Fátima, Dios envió a la Reina de los Profetas Vistas en su conjunto, las apariciones de ­Fátima nos instruyen, por un lado, acerca de la terrible gravedad de la situación mundial y sobre las verdaderas causas de nuestros males...

Leer artículo

Santa Juliana de Cornillon Hacia el año 1050, cuando fue vencida la herejía de Berengario de Tours, que negaba la transubstanciación, se avivó la piedad popular con relación a la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar...

Leer artículo

En el Huerto de los Olivos, Nuestro Señor Jesucristo sufrió, rezó y venció La Santa Iglesia, que por el bien de los hombres en esta tierra hace todo con la mayor perfección y desvelo posibles, celebra en la víspera del Viernes Santo la institución de la Sagrada Eucaristía...

Leer artículo

Distinción, pompa y religiosidad En este retrato vemos al zar de Rusia Nicolás II y a la zarina Alejandra, que fueron cruelmente ejecutados junto con sus hijos por los comunistas, en la madrugada del 17 de julio de 1918...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino