La Palabra del Sacerdote El enamoramiento y la virtud de la castidad dentro del matrimonio

PREGUNTA


Le pido si fuese posible que Ud. me responda algo que ningún religioso consiguió aún decirme de manera precisa.

Ayudo en la catequesis de jóvenes y adultos, y en diversas ocasiones fui indagado acerca de los límites del “enamoramiento cristiano”.


RESPUESTA


Es comprensible que algunos sacerdotes se hayan esquivado de responder de modo claro y preciso las preguntas de mi lector, porque en general esos temas deben ser tratados de forma más conveniente en el Sacramento de la Confesión, a propósito de algún caso concreto que se presente. Así, la conciencia moral del penitente va siendo adecuadamente formada en el secreto del confesionario, sin que temas tan delicados tengan que ser abordados en público. Tal es la praxis sapiencial y milenaria de la Iglesia, que considera que el trato público de esos temas hará más mal que bien, porque puede inducir a tentación a muchos oyentes.

No obstante, el recuerdo de algunos principios generales, referentes a esas materias, podrá ayudar a muchos lectores a encontrar por sí mismos la solución para situaciones concretas nuevas, generadas por el mundo moderno. En efecto, las respetables prácticas en uso en las familias católicas, hasta poco después de la Segunda Guerra Mundial (1945), fueron encontrando cada vez más dificultades para su aplicación. En parte por la introducción de un creciente e inaceptable permisivismo moral en la sociedad en general, en parte también por las condiciones adversas creadas por la vida moderna para el modelo tradicional de familia. Aumentos exorbitantes de los gastos de manutención, educación y salud de la familia, inestabilidad de los empleos y precariedad de la situación económica indujeron a las familias a volverse cada vez menos numerosas, a que los hijos e hijas retrasen cada vez más el matrimonio. Por otro lado, se producía la dispersión de las familias en ciudades cada vez más grandes, acarreando una rasgadura de las relaciones familiares, otrora tan próximas, calurosas y efusivas. Como resultado de todos esos factores, la propia inestabilidad familiar se volvió un problema moral y social grave, con la frecuentísima disolución de los hogares, seguida muchas veces de “re-casamientos” propiciados por la legislación del divorcio, pero no por la moral católica.

En esta situación, ¿cómo mantener las antiguas pautas de comportamiento moral?

La costumbre tradicional recomendaba, por ejemplo, que los enamorados jamás quedasen a solas, sino por el contrario, estuviesen siempre acompañados por un miembro de la familia. ¿Dónde encontrar un acompañante en las reducidísimas familias de hoy en día? Además, ¿cómo sustentar esa norma en enamoramientos que se eternizan, pues los futuros cónyuges quieren antes garantizar un empleo razonable, que sin embargo se revela generalmente precario e insuficiente para formar un patrimonio? Las normas de la Moral, a pesar de todo, no cambian. Al fin, es todo un mundo que necesita ser reconstruido desde sus cimientos, como lo proclamaba ya en su tiempo el Papa Pío XII (1939-1958).

Actualmente, las condiciones adversas creadas por la vida moderna no favorecen el surgimiento de familias como la de esta foto, característico ejemplo de familia católica

Como resultado concreto y reprobable, los enamorados se quedan frecuentemente juntos y solos... Rarísimamente se atienen a los principios sabios y austeros de la moral cristiana. Dentro de la libertad moralmente censurable de que hoy gozan, se vuelve utópico que renuncien decididamente a toda intimidad y demostración de afecto que les despierte la líbido. Y que los induzcan, próxima o remotamente, a actitudes contrarias a la castidad que, como fue recordado en la respuesta anterior, serán siempre pecado mortal, en las condiciones señaladas.

*     *     *

Una palabra en cuanto a la práctica de la castidad dentro del matrimonio. Se verifica una sensualidad desenfrenada en nuestros días, alimentada a cada momento, se podría decir, minuto a minuto por los medios de comunicación social, principalmente la televisión. Llega incluso a perturbar la castidad matrimonial, factor capital para una vida recta de los cónyuges dentro del matrimonio. La distinción de los sexos fue establecida por Dios para una finalidad específica, que es la propagación de la especie; dentro de la manifestación de un honesto y casto amor, y sólo lo que sigue en esta línea y se encuadra en este contexto es lícito y permitido.

Este amor verdadero, los esposos cristianos lo alcanzarán por la práctica de la ascesis, de la mortificación y de la oración, junto con la asiduidad  en la recepción de los Sacramentos. Y siguiendo los demás consejos clásicos de vida espiritual, entre los cuales cabe destacar la devoción  a la Santísima Virgen, que la Letanía Lauretana invoca como Madre purísima, Madre castísima, Madre íntegra [es decir, inviolada] y Madre incorrupta [sin ninguna mancha].     



Una palabra sobre la virtud de la castidad y la condición sacerdotal El significado profundo de la Semana Santa
El significado profundo de la Semana Santa
Una palabra sobre la virtud de la castidad y la condición sacerdotal



Tesoros de la Fe N°28 abril 2004


La Virgen del Viernes Santo
Una oportuna aplicación para el hombre moderno El significado profundo de la Semana Santa La Virgen del Viernes Santo Noveno artículo del Credo - IV Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos San Anselmo de Canterbury Una palabra sobre la virtud de la castidad y la condición sacerdotal El enamoramiento y la virtud de la castidad dentro del matrimonio



 Artículos relacionados
La virtud de la castidad Con relación a la guarda de la pureza, es un absurdo pensar que sólo las mujeres deben practicar la castidad y que lo mismo no es exigido a los hombres. El sexto mandamiento “No cometerás actos impuros” es inexorable para los dos sexos, y es completado por el noveno “No consentirás pensamientos ni deseos impuros”...

Leer artículo

Esterilidad, vida matrimonial y santidad Por el Código de Derecho Canónico (canon 1084, § 3), “la esterilidad no prohíbe ni dirime el matrimonio”, máxime si ella resulta de una cirugía que se hizo necesaria posteriormente, por motivos de salud. Así, la esterilidad no elimina los derechos del matrimonio, entre los cuales se enumera la práctica de los actos conyugales...

Leer artículo

¿Cómo debemos tratar a los criminales? La caridad consiste obviamente en querer el bien de nuestro prójimo. Pero si ese prójimo está deliberadamente vuelto hacia la práctica del mal, el primer bien que debemos querer para él es que se aparte de todo mal...

Leer artículo

Aspectos éticos y morales de los anticonceptivos El remitente pide que tratemos de los “aspectos éticos y morales del anticonceptivo”. Incluiremos apenas algunas referencias para los aspectos médicos, íntimamente relacionados con esos dos aspectos, pero fundamentalmente nos atendremos a estos últimos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino