La Palabra del Sacerdote Verdadera caridad y mera filantropía según San Pablo

PREGUNTA

Agradecería que me aclare el versículo 3 del capítulo 13 de la primera Epístola a los Corintios, del gran San Pablo: “Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, no me sirve para nada”.

¿Cómo se puede entender que al repartir todos mis bienes para el sustento de los pobres… no exista caridad?


RESPUESTA

Los comentaristas de la Sagrada Escritura realmente observan que esa frase suena un poco extraña, a primera vista, tanto más cuanto el amor de Dios y el amor del prójimo son dos manifestaciones de la misma caridad.

San Mateo narra que un doctor de la ley, mandado por los fariseos para tentar a Jesús, le preguntó: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.

Éste es el gran mandamiento, el primero. Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos” (Mt. 22, 36-40).

¿Cómo, pues, San Pablo parece separar una forma de caridad (amor de Dios) de la otra (amor al prójimo)?

La exaltación de la caridad, que se encuentra en el referido capítulo 13 de la primera Epístola a los Corintios, es considerada una de las más bellas páginas de la Sagrada Escritura, no sólo por su contenido, como también por su forma literaria. Al hablar de la caridad, San Pablo por así decir se apasiona con el tema y da rienda suelta a su elocuencia, multiplicando los contrastes para llevar a sus oyentes a los más altos páramos posibles del amor de Dios, en esta tierra.

La mera filantropía, que ayuda a los pobres sin hacerlo por amor de Dios, puede constituir un acto humanamente loable, pero no es caridad


Algunos interpretan que él evoca una situación irreal —que sería la hipotética separación entre el amor al prójimo y el amor de Dios— para mostrar cuanto este último es superior al otro. Es decir, si fuese posible practicar los más insignes actos de desprendimiento de sí mismo y de amor al próximo, sin poseer amor de Dios, ¡esto de nada valdría!

La hipótesis que el Apóstol levanta —separación entre el amor al prójimo y el amor de Dios— sería irreal, según esa interpretación, pues no pasaría de un recurso oratorio para mostrar a los destinatarios de su carta cuánto deben crecer en el amor de Dios para que crezca al mismo tiempo su amor al prójimo. Así lo dicen algunos comentaristas.

Este caso nos muestra cómo es una utopía pretender que cada fiel llegará por sí sólo a interpretar adecuadamente la Sagrada Escritura sin la ayuda de los estudiosos, que se dedican a estudiarla y analizarla para explicar los incontables pasajes que están encima de la capacidad de comprensión de los simples fieles. De ahí la fenomenal equivocación de Lutero, al declarar que cada fiel está en condiciones de interpretar por sí mismo la palabra de Dios que consta en las Escrituras. Eso nos lleva a entender también cuán sabia es la Iglesia en formar ampliamente a los predicadores, antes de autorizarlos a explicarlas al pueblo común.

Una interpretación actual

No obstante, necesitaríamos haber llegado a los siglos XX y XXI para ver con claridad otra hipótesis: ¿No estaría San Pablo hablando precisamente de personas que renuncian a su fortuna y hasta a su vida para socorrer a los pobres, y sin embargo están destituidas de caridad, es decir, del amor y de la gracia de Dios?

La mera filantropía, que ayuda a los pobres sin hacerlo por amor de Dios, puede constituir un acto humanamente loable, pero no es caridad. Es posible que muchos, al ver la terrible situación de tantos miserables que deambulan por nuestras ciudades, sin condiciones mínimas de subsistencia, se hayan condolido de esa situación y decidido hacer algo para resolverla. Algunos pueden ser llevados a abandonarlo todo y dedicar su vida para socorrerlos. Muchos se inscriben en las incontables instituciones caritativas de la Iglesia, para hacerlo.

Otros, no obstante, en vez de seguir las sabias y oportunas directrices de la Iglesia —que en ningún momento rechazaron el principio de la propiedad privada y la existencia de una legítima y proporcionada desigualdad entre las clases sociales— se dejaron seducir por los principios marxistas, que llevan al odio social y a la lucha de clases, cuyo desenlace es el desmoronamiento de toda la sociedad. El colapso del comunismo en 1989 es una comprobación histórica de ese macabro desenlace.

¿Qué fue el comunismo sino eso? ¿Qué es el miserabilismo cubano sino eso? ¿El miserabilismo que el presidente Hugo Chávez va instalando en Venezuela? Y tantos otros que, aquí mismo en América Latina, dan indicaciones inequívocas de querer seguir el mismo camino?

“La caridad no pasará jamás [ni siquiera en el Cielo]. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá… En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y la caridad, pero la más grande de todas es la caridad”


Mirando hacia dentro de la Iglesia, uno se puede preguntar: ¿Qué es lo que mueve a los partidarios de la Teología de la Liberación de inequívoca inspiración marxista, sino un amor mal entendido hacia los pobres, que pretende instalar un régimen socio-económico igualitario, contrario a la existencia de élites (campo social) y a la propiedad privada (campo económico), que lleva la miseria al campo y a las ciudades?

Y así vemos hoy a cierto número de personas, hasta con diploma universitario, que abandonan todo y van al interior de los países reclutando a auténticos o falsos desvalidos, a fin de lanzarlos a tomar por la fuerza lo que pertenece a otros, invadiendo propiedades rurales, practicando en ellas toda especie de tropelías, inclusive contra trabajadores pacíficos que allí ganan el sustento de sus familias. Dato significativo: ¡nunca se oye decir que éstos se asocien a los invasores!

¿Cómo pensar que los que se dejaron tomar por ese espíritu de rebeldía y de agresión tengan en sus corazones la caridad de Cristo? Ellos no siguen la enseñanza de San Pablo, que, a continuación del texto citado por el consultante, entona su célebre himno a la caridad:

“La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. La caridad todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

La caridad no pasará jamás [ni siquiera en el Cielo]. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá… En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y la caridad, pero la más grande de todas es la caridad” (1 Cor. 13, 4-8 y 13).

Frente a hechos históricos innegables, aquí está una aplicación muy actual, que podemos hacer hoy de la primera Epístola de San Pablo a los Corintios.     



San Juan de Capistrano Vida mecánica, vida natural
Vida mecánica, vida natural
San Juan de Capistrano



Tesoros de la Fe N°106 octubre 2010


Tradición de fe, temblores y maravillas: El Señor de los Milagros
Nº 106 - Octubre 2010 - Año IX Entre la luz y las tinieblas la armonía es imposible Estaremos presenciando la muerte de la modestia Tradición de fe, temblores y maravillas El Señor de los Milagros Incongruencias en la lucha contra el sida San Juan de Capistrano Verdadera caridad y mera filantropía según San Pablo Vida mecánica, vida natural



 Artículos relacionados
Esterilidad, vida matrimonial y santidad Por el Código de Derecho Canónico (canon 1084, § 3), “la esterilidad no prohíbe ni dirime el matrimonio”, máxime si ella resulta de una cirugía que se hizo necesaria posteriormente, por motivos de salud. Así, la esterilidad no elimina los derechos del matrimonio, entre los cuales se enumera la práctica de los actos conyugales...

Leer artículo

¿La moral es cosa del pasado? “Eso era cosa de antes…”. Aquí tienen una censura que infunde pánico a un gran número de nuestros contemporáneos. Con base en ese slogan, que sacude las resistencias debilitadas, las costumbres de “antes” van siendo combatidas, abandonadas y sustituidas por otras, más “modernas”…...

Leer artículo

Perdón, mansedumbre y legítima defensa Se habla hoy de perdón, que se corre el riesgo de olvidar el aspecto de la justicia, muy bien resaltada en ambas consultas. La solución de la cuestión está precisamente en cómo conciliar, tanto en la teoría como en la práctica, el perdón con la justicia...

Leer artículo

Divorcio: violación de la ley divina; licitud de la separación sin una nueva unión Conviene aclarar que, aparte de la separación legal ante la Iglesia, le sería legítimo disponerla ante las leyes civiles, no para alcanzar el derecho a un nuevo “matrimonio” y sí para obtener los efectos civiles correspondientes a la separación de hecho...

Leer artículo

A propósito del deporte: diferencias entre el hombre y la mujer Monseñor: ¿Existe algún problema moral en el hecho de que mujeres jueguen al fútbol? ¿Existe un criterio más o menos seguro para discernir cuáles son los deportes más adecuados para ser practicados por el público femenino?...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino