La Palabra del Sacerdote ¿Cómo se explica que los católicos santifiquen el Domingo?

PREGUNTA


Dios santificó el sábado en el Antiguo Testamento, pero los católicos guardamos el Domingo. ¿Podría Ud. explicar por qué la Iglesia hizo esa alteración?


RESPUESTA


Vivimos en una época en que todo se resuelve o se instituye sólo por medio de leyes, decretos, resoluciones, constituciones, etc. Así, hasta podría pasar por la mente de alguien que, en determinado momento, después de constituida la Iglesia, San Pedro o alguno de sus sucesores haya emitido una norma substituyendo el sábado por el domingo, como el día que debe ser santificado por los católicos. Sin embargo, los hechos no ocurrieron así.

Como toda sociedad viva, la Iglesia, conducida por el Espíritu Santo, fue procediendo a esa substitución de modo muy natural y orgánico, sensible a las necesidades, a las costumbres y a los lugares, expandiéndose tal como un árbol abre sus ramas y sus hojas, venciendo o contorneando los obstáculos que aparecían.

El Santo Sacrificio de la Misa. Les Très Riches Heures du Duc de Berry, siglo XV — Museo Condé, Chantilly (Francia)

Habiendo Nuestro Señor Jesucristo resucitado el primer día de la semana (el día siguiente al sábado), y aparecido en ese mismo día por la tarde a los discípulos reunidos en el Cenáculo, y de nuevo ocho días después, para confirmar en la Fe al apóstol Santo Tomás, era natural que los primeros cristianos se reuniesen ese día de la semana a fin de conmemorar tan grandioso acontecimiento. Ese era el día de la Resurrección del Señor, día por lo tanto del Señor, en latín Dies Domini, de donde se originó la palabra Domingo. El precepto divino del “Sabbat” sucumbía junto con los rituales de la Ley Mosaica, y la Iglesia debía emanciparse de la Sinagoga.

Ese no fue, sin embargo, desde el comienzo un procedimiento absolutamente general. Lo prueba el hecho de que los Apóstoles, y en particular San Pablo, continuaron frecuentando las sinagogas–donde los judíos se reunían los sábados–, pero para anunciar en ellas a Jesucristo.

Es interesante notar cómo muchas instituciones de la Iglesia nacieron para marcar su oposición al mundo exterior —en este caso, al judaísmo hostil—, o a errores que se diseminaban en sus mismos ambientes internos.

Así, sólo con el paso del tiempo la celebración del Día del Señor el primer día de la semana, y ya no más el sábado, se fue generalizando y arraigando en la Iglesia por todas partes. Y la santificación de ese día era de tal manera concebida como una obligación de conciencia por los fieles, que sólo desde el siglo IV en adelante la Iglesia vio la necesidad de prescribirla como norma eclesiástica, justamente cuando el primitivo fervor comenzaba a decaer. Por ejemplo, en el Concilio de Elvira, del año 300, se establecen consecuencias punitivas para los fieles, después de tres ausencias a la Iglesia en día Domingo. A esto siguieron otros decretos de concilios particulares, y sólo en el siglo XX el Código de Derecho Canónico de 1917 compiló por primera vez esa tradición en una ley universal, hoy corporificada en el Mandamiento de la Iglesia: “oír misa entera los domingos y demás fiestas de precepto”. Lo cual se aplica a todos los fieles, con las excepciones obvias por razones superiores o de sentido común.

¡Cómo estamos lejos de la idea —común en nuestros días— de que todo comienza con un decreto... !     



San Francisco de Asís La norma del descanso dominical y los que necesitan trabajar en domingo
La norma del descanso dominical y los que necesitan trabajar en domingo
San Francisco de Asís



Tesoros de la Fe N°10 octubre 2002


Nuestra Señora del Rosario, la Patrona del Perú
Nuestra Señora del Rosario A vosotros, pobres pecadores San Francisco de Asís ¿Cómo se explica que los católicos santifiquen el Domingo? ¿Cómo se aplica la norma del descanso dominical para los que necesitan trabajar? ¿Cómo deshacerse de un objeto sagrado o de un texto religioso muy deteriorado?



 Artículos relacionados
Divorcio, adulterio y la doctrina católica Concuerdo plenamente que no pueda haber divorcio y que todo sea hecho como en la época de Jesús, cuando el adulterio era castigado con la muerte. El cónyuge inocente quedaba viudo,pudiendo casarse nuevamente. ¿Será que hoy vamos a matar al cónyuge adúltero? ¿O la parte ofendida tendrá que cargar ese fardo para siempre?...

Leer artículo

¿Cómo llevar una vida santa? El mejor método para alcanzar la santidad es el que más se adapta a cada alma en concreto, con sus apetencias e idiosincrasias, sus cualidades y sus lagunas...

Leer artículo

Esterilidad, vida matrimonial y santidad Por el Código de Derecho Canónico (canon 1084, § 3), “la esterilidad no prohíbe ni dirime el matrimonio”, máxime si ella resulta de una cirugía que se hizo necesaria posteriormente, por motivos de salud. Así, la esterilidad no elimina los derechos del matrimonio, entre los cuales se enumera la práctica de los actos conyugales...

Leer artículo

El enamoramiento y la virtud de la castidad dentro del matrimonio La costumbre tradicional recomendaba, por ejemplo, que los enamorados jamás quedasen a solas, sino por el contrario, estuviesen siempre acompañados por un miembro de la familia. ¿Dónde encontrar un acompañante en las reducidísimas familias de hoy en día?...

Leer artículo

¿Cuál es la distinción entre orar y rezar? Orar viene del latín orare; y rezar, del latín recitare, del que también proviene el español recitar. Ya en latín, los verbos orare y recitare tienen sentidos muy próximos: el primero significa “pronunciar una fórmula ritual, una oración, una defensa en un juicio”; el segundo, “leer en voz alta y clara”...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino