La Palabra del Sacerdote ¿Cómo deshacerse de un objeto sagrado o de un texto religioso muy deteriorado?

PREGUNTA

¿Qué hacer con impresos religiosos ya viejos como, por ejemplo, textos de oraciones, libros, estampas? ¿Pueden ser quemados? ¿Qué hacer con imágenes rotas que no tienen más arreglo?



RESPUESTA

Todo lo que es sagrado debe ser tratado con respeto, y cuanto más sagrado, con más respeto aún. Éste es el principio que guió a quien me hizo la consulta.

En último análisis, la pregunta es: ¿cómo deshacerse, de manera respetuosa, de un objeto sagrado o de un texto religioso que se deterioró al punto de no más servir para el uso?

Textos de oraciones, estampas religiosas, sagradas biblias o manuales de oración que se encuentran maltrechos por el uso, o se deshicieron en pedazos, están, por eso mismo, en un estado tal que, en muchos casos, son indignos de su condición sagrada. Así, el propio respeto a su contenido o a su significado consiste en pedir que sean destruidos. Incluso tratándose de objetos benditos, por haber perdido substancialmente su forma primitiva es probable que ya hayan perdido también la bendición. Nada impide, pues, que sean quemados.

Es lo mejor. Pero como esto no siempre puede ser hecho fácilmente, sobre todo por quien vive en una gran ciudad, será tal vez recomendable romperlos en pedazos, envolverlos en una bolsa plástica y colocarlos en un cesto de basura.

Recomendación análoga puede ser hecha con relación a imágenes partidas que no tienen más compostura. Lo ideal sería enterrarlas, pero si eso no fuera posible, lo mejor es terminar de fragmentarlas y envolverlas también en un plástico o papel de envolver por haber sido portadoras de bendiciones.

Al proceder de esta manera, la persona imbuida de espíritu religioso no está siendo movida por el desprecio hacia las cosas de la Fe, sino por el contrario, por el sumo respeto que esos objetos, ya deteriorados, aún merecen.     



La norma del descanso dominical y los que necesitan trabajar en domingo Nuestra Señora del Rosario - Patrona del Perú
Nuestra Señora del Rosario - Patrona del Perú
La norma del descanso dominical y los que necesitan trabajar en domingo



Tesoros de la Fe N°10 octubre 2002


Nuestra Señora del Rosario, la Patrona del Perú
Nuestra Señora del Rosario A vosotros, pobres pecadores San Francisco de Asís ¿Cómo se explica que los católicos santifiquen el Domingo? ¿Cómo se aplica la norma del descanso dominical para los que necesitan trabajar? ¿Cómo deshacerse de un objeto sagrado o de un texto religioso muy deteriorado?



 Artículos relacionados
«A ti clamamos los desterrados hijos de Eva» Para comprender mejor es conveniente releer lo que está en los capítulos 2 y 3 del Génesis, que narran la creación del hombre y su caída, cediendo a la tentación de la serpiente...

Leer artículo

El Escapulario de la Virgen del Carmen ¿Qué es propiamente un escapulario? Originalmente, en la Edad Media, era una especie de delantal que caía hacia el frente y hacia atrás, usado sobre la ropa común, primordialmente por criados o funcionarios de palacios...

Leer artículo

¿En qué consisten los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola? - II La finalidad de los ejercicios espirituales es extirpar de sí las afecciones (apegos) desordenadas que llevan al pecado, mistifican la visión que el hombre hace de sí mismo y le impiden ver cuál es la voluntad de Dios a su respecto...

Leer artículo

¿Somos idólatras?, ¿estamos cayendo en la idolatría? ¿Somos idólatras? ¿estamos cayendo en la idolatría? ¿o estoy equivocada? Siempre veo en las joyerías que venden dijes de palomas y dicen que es el Espíritu Santo. Veo también a personas que los llevan en sus cuellos y los adoran con mucha reverencia. En una iglesia católica han colgado cerca del altar mayor una enorme paloma en posición de vuelo representándolo. Desearía una respuesta al respecto...

Leer artículo

¿Dios atiende todas las gracias que pedimos? Dios es fiel a sus promesas. Ahora bien, Dios prometió atender nuestras oraciones; luego, las atenderá infaliblemente. Sin embargo, Dios no estableció plazos para darnos lo que pedimos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino