Tema del mes Santa María de la Fuente

Dios, omnipotente y misericordioso, cuya providencia dispone todas las cosas admirablemente, por aquella piedad que jamás ha desamparado a un fiel de su ayuda celestial, se complació un día en mirar, socorrer y honrar al pueblo de Caravaggio con la aparición de la Virgen Madre de Dios.

Pablo Luis Fandiño

Aparición de la Virgen de Caravaggio, Eugenio Giuseppe Conti, 1898 – Óleo sobre lienzo, iglesia de San Bernardino, Crema (Lombardía, Italia)

La Edad Media, la dulce primavera de la fe, está llegando a su fin. Las herejías proliferan y las divisiones en el seno de la Iglesia se agudizan, los conflictos armados están a la orden del día y entre las almas reina la confusión y el desorden moral.

Las circunstancias

La devoción a Santa María del Fonte tiene su origen en el norte de Italia, en una tierra fronteriza y en momentos de gran aflicción. Caravaggio, en el siglo XV, se ubicaba en el límite de dos estados: Venecia y Milán. En 1431, es decir, un año antes de la aparición, la ciudad se encuentra convulsionada por la segunda guerra entre los aliados de las Repúblicas de Venecia y de Florencia y el señor de Milán, Filippo María Visconti. Los venecianos fueron los primeros en utilizar sus armas y avanzaron, en febrero, ocupando varias ciudades al oeste del río Oglio.

En 1432, sin embargo, Caravaggio estaba aún sujeta al duque de Milán y gobernado, en su nombre, por Marco Secco. Entre los dos Estados, vecinos y enemigos, la guerra arde insensible y amenazante.

La vidente

En tales circunstancias, la Santísima Virgen se aparece a una joven señora llamada Giovannetta, natural de la villa de Caravaggio, de 32 años de edad, hija de un tal Pedro de Vacchi. Una mujer golpeada, abatida y humillada por la brutalidad irracional de un marido vulgar como lo era Francisco Varoli. Sobradamente conocida en el pueblo por sus virtuosísimas costumbres, su piedad cristiana y su vida sinceramente honesta. Destacaba también por ser la más resignada y digna de las mujeres. Giovannetta cumplirá a cabalidad con la importante y titánica misión que la Virgen le encomienda, pudiéndose establecer, como veremos, una franca similitud entre su vocación y la de la doncella de Orleans, santa Juana de Arco.

Transcurridos los acontecimientos que desembocaron de la aparición y atendida la voluntad celestial expresada en el mensaje de unidad, de paz y de concordia, nada más se sabe de Giovannetta. Humilde instrumento de la misericordia divina, una vez cumplida su misión, desaparece del escenario.

El conjunto monumental que conforman la basílica de Nuestra Señora de Caravaggio y sus numerosas dependencias, visto desde el aire

La aparición

El lunes 26 de mayo del año del Señor de 1432, a las cinco de la tarde, Giovannetta se encontraba en las afueras de Caravaggio —en el prado de Mazzolengo— no muy lejos del pueblo, absorta en sus problemas, pensando cómo podría llevar a casa los atados de hierba que había ido a segar para alimentar a sus animales. Cuando, de pronto, vio venir de lo alto y colocarse junto a ella a una hermosa y admirable Señora, de estatura majestuosa, de rostro agraciado, de aspecto venerable y de una belleza inimaginable, vestida con un traje violáceo y la cabeza cubierta por un velo blanco.

Impresionada por el venerable aspecto de la noble Señora, Giovannetta exclamó estupefacta: “¡Virgen María!”.

Bajo el altar mayor se encuentra el preciso lugar marcado por la presencia de la Virgen y donde surgió la fuente milagrosa (il Sacro Speco), que alberga el grupo escultórico que reconstruye la bella escena, inaugurado en 1932 con motivo del V centenario de la aparición

Y la Señora inmediatamente le dijo: “No temas, hija mía, que soy Yo. Arrodíllate en oración”.

Giannetta repuso: “Señora, ahora no tengo tiempo, porque mis animales están esperando esta hierba”.

Entonces la Santísima Virgen la interpeló dulcemente: “Ahora haz lo que te pido…”.

Y al decir esto, puso la mano sobre el hombro de Giovannetta y la obligó a ponerse de rodillas. La Señora prosiguió: “Escucha bien y recuerda mis palabras. Quiero que informes, dondequiera que tu voz pueda llegar y a aquellos a quienes no alcances directamente, les indiques a través de otros”.

Con lágrimas en los ojos, que según el testimonio de Giovannetta le parecían de oro reluciente, la Madre de Dios añadió:

“Mi altísimo y omnipotente Hijo pretendía destruir completamente esta tierra a causa de la iniquidad de los hombres, que cada día practican nuevas maldades y caen de pecado en pecado. No obstante, durante siete años he implorado misericordia a mi Hijo por sus culpas. Por eso quiero que digas a todos y cada uno que ayunen a pan y agua los viernes en honor de mi Hijo, y que, después de vísperas, festejen todos los sábados por devoción a mí.

“Esa media jornada deben dedicármela en agradecimiento por los muchos y grandes favores obtenidos de mi Hijo gracias a mi intercesión”.

La Santísima Virgen pronunció todas estas palabras con las manos abiertas y manifestando su aflicción.

Giovannetta objetó: “La gente no me creerá”.

La Virgen clementísima le respondió: “Levántate, no temas. Narra cuanto te he ordenado. Confirmaré tus palabras con signos tan grandes, que nadie dudará que has dicho la verdad”.

Y dicho esto, habiendo hecho la señal de la cruz sobre Giovannetta, desapareció de su vista.

La fuente milagrosa

Antes del anochecer Giovannetta regresa a Caravaggio con la buena nueva. Una y otra vez tiene que repetir lo que ha visto y oído. Es una noche de vigilia llena de expectación. Al día siguiente un cortejo se dirige al lugar de la aparición. La vidente muestra las marcas dejadas por María.

Las marcas de sus plantas están en la hierba, todavía suaves. Un estanque de agua fresca de manantial riega el suelo como para indicar que las gracias aquí serán infinitas. Allí acudirán entonces algunos enfermos, y después en número cada vez mayor, confiando en el poder de Dios.

Pronto se difunde la noticia de que los enfermos volvían liberados de las dolencias que padecían, por la intercesión y los méritos de la gloriosísima Madre de Dios.

La embajadora de María

En la plaza del santuario, frente a la avenida que conduce al centro de la ciudad, se encuentra un obelisco de mármol con inscripciones que recuerdan los diversos milagros atribuidos a la Virgen de Caravaggio. Un poco más allá del obelisco hay una gran fuente, cuya agua pasa por debajo de la basílica, recoge el agua del sagrado manantial y desemboca en el atrio, donde se recoge en una piscina en la cual los enfermos pueden remojar sus miembros enfermos.

Filippo María Visconti, duque de Milán, deseoso de conocer personalmente a Giovannetta y escuchar de sus propios labios la maravillosa historia, pidió al gobernador de Caravaggio, que se la envíe sin demora. La corte milanesa escuchó atónita su mensaje de penitencia y de paz. Así, la desconfianza inicial se convirtió en asombro, luego en fe y finalmente en entusiasmo. El duque recibió el don del agua milagrosa, correspondió con preciosos donativos para la construcción del santuario, y se puso a sí mismo, a su familia y a sus súbditos bajo la protección maternal de la Virgen.

Poco después Giovannetta acude a la República Veneciana, donde el dux Francisco Foscari, célebre comandante y valeroso artífice del poder de la Serenísima, resuelve enfundar su espada y la ofrece humildemente a la Virgen, para poner fin de una vez a las sangrientas hostilidades con Milán y labrar la paz exigida por la Madre de Dios.

Más tarde, en galeras venecianas, Giovannetta navega acompañada de un gran séquito hasta Constantinopla, donde se presenta ante Juan VIII Paleólogo, último de los emperadores griegos cristianos que dominaron Oriente, cuya intervención sería decisiva para el retorno de la Iglesia griega a la unidad de la Iglesia romana, atendiendo a las instancias que la Santísima Virgen hizo a través de la vidente.

La espléndida basílica

El 31 de julio de 1432, en apenas dos meses después de la aparición, la autoridad eclesiástica de Cremona autorizaba la colocación de la primera piedra de la capilla reclamada por la Virgen. Menos de ciento cincuenta años después, la abrumadora cantidad de ofrendas recibidas permitió la construcción del suntuoso templo que hoy es la admiración de propios y ajenos.

De Caravaggio la devoción se extendió primero a toda Italia y después al mundo entero. Surgiendo santuarios a la Virgen de la Fuente en Pumenengo, en Orzinuovi, en Codogno, en Nápoles, en Cremona, en Piacenza, en Módena, en Vigevano, en Liguria, en Trentino, en el valle de Seriana, en Stabio en Suiza, en Nueva York, en Todos os Santos y en Farroupilha en Brasil, en Adi Caièh en Eritrea, en Tisno en Croacia, etc.

El Papa Clemente XI concedió a la sagrada imagen el privilegio de la coronación canónica, que tuvo lugar el 30 de setiembre de 1710. Y san Pío X elevó el santuario a la categoría de Basílica Menor en 1906.

* *  *

Muchas y serias analogías se podrían establecer entre las circunstancias que motivaron la aparición de la Santísima Virgen en Caravaggio en 1432 y las condiciones en que se encuentra la humanidad en 2024.

La crisis actual de la familia no tiene comparación con la de entonces. Ahora se suman la normalización del divorcio, la despenalización del crimen del aborto, la liberalización completa de las costumbres y los desórdenes morales del mayor calibre.

Los conflictos armados en la actualidad no los traban Venecia y Milán con las armas del siglo XV. Un analista serio como John Horvat lo resume así:

Pasillo subterráneo que por debajo de la basílica conduce a la fuente milagrosa

“Un choque de proporciones monumentales parece probable a medida que se desmorona el orden liberal de la posguerra. Esto podría ocurrir si los actuales focos de tensión en Ucrania, Israel, Corea del Norte y Taiwán se amplían hasta implicar a las grandes potencias con sus respectivas esferas de influencia. […] En efecto, los riesgos son elevados, ya que cualquier estallido amenaza no solo a naciones individuales, sino al estado actual del mundo”.

Más grave aún, la crisis en la Santa Iglesia parece haber llegado a su clímax. La confusión doctrinaria, el desconcierto de los fieles, la amenaza de un cisma, son apenas algunos de los padecimientos que atormentan al cuerpo místico de Cristo en nuestros días.

Todo lo cual, hace palidecer los problemas que agobiaban al siglo XV.

Si en Caravaggio la Virgen habló especialmente para entonces, hoy María Santísima nos interpela en Fátima.

Al concluir, consideremos estas francas y elocuentes reflexiones de Plinio Corrêa de Oliveira:

“Si la Virgen afirmó en 1917 que los pecados del mundo habían llegado a un tal grado que clamaban por el castigo de Dios, no parece lógico creer en el presente que ese castigo no venga, después que esos pecados han continuado creciendo desde 1917 hasta nuestros días y el mundo se ha rehusado, obstinadamente y hasta el fin, a hacer caso a lo que fue dicho en Fátima. Sería lo mismo que si Nínive no hubiese hecho penitencia y a pesar de eso las amenazas del profeta no se hubiesen realizado.

“Más allá de la tristeza y de los castigos sumamente probables hacia los cuales caminamos, nos esperan los resplandores sacrales de la aurora del Reino de María: ¡Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará!

“Es la perspectiva grandiosa de la victoria universal del corazón regio y materno de la Santísima Virgen. Es una promesa tranquilizante, atrayente y, sobre todo, majestuosa y entusiasmante”.  

¿Por qué Johnny no puede jugar a “policías y ladrones”? Pinceladas
Pinceladas
¿Por qué Johnny no puede jugar a “policías y ladrones”?



Tesoros de la Fe N°269 mayo 2024


Santa María de la Fuente Aparición que dio origen a “la Lourdes de Italia”
Palabras del Director María Santísima puede y desea socorrernos La Virgen con el Niño aplastan al ídolo pagano ¿Por qué Johnny no puede jugar a “policías y ladrones”? Santa María de la Fuente Pinceladas Santiago el Menor La Palabra del Sacerdote Stein am Rhein



 Artículos relacionados
La devoción al Corazón de María salvará al mundo Con este último artículo concluye el análisis de los acontecimientos de Fátima. Se mostrará los medios que la Santísima Virgen pone maternalmente a nuestro alcance para obtener la conversión del mundo y la enmienda de nuestras vidas...

Leer artículo

Esta fotografía conmovió al mundo en julio de 1972 ¿Por qué Nuestra Señora lloró, y por qué hoy en día lloraría aún más? La noticia de que la imagen había vertido lágrimas en varias oportunidades ya era conocida en ambientes católicos de Nueva Orleans. En esas circunstancias, la noche del 17 de julio de 1972 el custodio de la sagrada imagen,...

Leer artículo

El «Acordaos» y la Madonna del Miracolo Siglo XIX. Portentosos milagros son obrados gracias a la Medalla Milagrosa. Uno de ellos fue el caso del famoso banquero judío llamado Alfonso Ratisbona. “No te resistas”, le dice la Virgen conmoviendo a aquél incrédulo corazón...

Leer artículo

Nuestra Señora de Akita En Akita no hubo propiamente una aparición de la Santísima Virgen como en la Cova da Iría, sino que de manera inexplicable una imagen suya cobró vida. La estatua milagrosa, de una sola pieza, fue esculpida a fines de la década de los 60…...

Leer artículo

La Medalla Milagrosa La Medalla Milagrosa es un poderoso recurso ofrecido por la Madre de Dios a los hombres, particularmente adecuado para épocas de crisis como la actual. Debe su origen a las célebres apariciones marianas ocurridas en la capilla de la rue du Bac (calle del Bac), en París...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×