Página Mariana Las grandes perspectivas de Fátima

el castigo, la conversión y el Reino de María


En esta edición del mes mariano por excelencia y conmemorativa del 90º aniversario de la primera aparición de la Santísima Virgen en Portugal (13 de mayo de 1917) iniciaremos la trascripción, con ligeras adaptaciones, de tres memorables artículos de autoría del inigualable apóstol de Fátima, Plinio Corrêa de Oliveira (1908-1995). Él propagó denodadamente por los cinco continentes el mensaje de la Cova da Iría, alertando al público católico sobre las magníficas recompensas y los regeneradores castigos revelados por la Santa Madre de Dios a los tres pastorcitos, Lucía, Francisco y Jacinta.

Plinio Corrêa de Oliveira, en mayo de 1973, reza ante la Imagen Peregrina Internacional de la Virgen de Fátima


Dichos artículos, publicados originalmente en la revista Catolicismo (ediciones de abril, mayo y junio de 1953), conservan manifiesta actualidad, ya que sin duda los problemas que hace medio siglo conturbaban a la Iglesia y al mundo no han hecho sino aumentar. Basta considerar la impiedad desenfrenada y la creciente corrupción de las costumbres, reinantes en los días de hoy.

Para preservar al género humano, María Santísima insistía en la conversión de los hombres, en la oración y en la penitencia. Sin embargo, sus pedidos no fueron atendidos. No habiendo ocurrido la conversión propuesta por la Señora de Fátima, está en la lógica del mensaje el advenimiento del tremendo castigo entonces profetizado: varias naciones serán aniquiladas.

¿Cuándo vendrá ese severo castigo? Sólo Dios lo sabe. A nosotros nos corresponde prepararnos para obtener la misericordia divina, pues con frecuencia las noticias divulgadas por los medios de comunicación parecen traer consigo indicios de la proximidad de esos castigos. Ejemplos recientes, en el orden de los fenómenos naturales, han sido el cataclismo que conmovió al sudeste asiático, los trágicos huracanes que devastaron hace dos años el sur de los Estados Unidos y otros; y en el orden humano, el terrorismo islámico, que viene creciendo día a día, el aumento en todo el Occidente de los crímenes violentos, de la drogadicción, de la corrupción a todo nivel, etc.

Siendo así, el trágico y al mismo tiempo esperanzador mensaje continúa iluminando los acontecimientos presentes. Pero, suceda lo que suceda, la gran promesa de Fátima afirma que finalmente se establecerá en el mundo el Reinado del Inmaculado Corazón de María. De ese modo, no solamente se resolverá esta o aquella crisis de nuestra época, sino todas ellas de una vez, con la renovación espiritual del género humano. Será el fin de la civilización neopagana actual y la aurora de una civilización realmente católica. Es el desenlace radiante al cual apunta el mensaje.     



¡Oh Civilización Cristiana! El acontecimiento capital del siglo XX
El acontecimiento capital del siglo XX
¡Oh Civilización Cristiana!



Tesoros de la Fe N°65 mayo 2007


La Santísima Virgen habló con los pastorcitos Lucía, Francisco y Jacinta, y por medio de ellos al mundo entero
¡Oh Civilización Cristiana! Las grandes perspectivas de Fátima El acontecimiento capital del siglo XX Santo Domingo Savio Simulacros de barro y simulacros de piedra



 Artículos relacionados
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia” YA ESTABA EN PRENSA la última edición de Tesoros de la Fe, cuando tomamos conocimiento de la publicación de un valioso y esclarecedor libro sobre la Hermana Lucía, la mayor de los tres pastorcitos a quienes la Santísima Virgen se apareció en Fátima el año 1917. Está escrito por las religiosas carmelitas del mismo convento en que transcurrió la mayor parte de la vida de la vidente, del 25 de marzo de 1948 hasta su muerte ocurrida el 13 de febrero de 2005...

Leer artículo

Nuestra Señora de la Cabeza Este mes se conmemora esta curiosa invocación mariana que nos revela la admirable misericordia de Aquella que es Trono de la Sabiduría...

Leer artículo

El acontecimiento capital del siglo XX ¿Cuál es el origen histórico de esta advocación? ¿Cuál es su significado exacto? ¿Cuál es su alcance para la vida espiritual y las actividades de apostolado?...

Leer artículo

Nuestra Señora de Laus Muchas veces oí decir a personas con mala formación religiosa, que no necesitan de la Iglesia, pues ellos se las arreglan directamente con Dios, sin necesidad de intermediarios. En cuántas de ellas, esa posición resulta del orgullo: por un lado, se juzgan muy valiosas, al grado de dispensarse de intermediarios para tratar con Dios; por otro lado, entra la ignorancia de la majestad de Dios, que al establecer la Iglesia determinó que todos los hombres necesiten de ella para recibir los sacramentos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino