Lectura Espiritual El hombre necesita de una religión

 

El mes pasado tratamos de la doble finalidad que Dios ha dado al hombre. En esta oportunidad presentamos un artículo del mismo autor* sobre la necesidad que el hombre tiene de practicar una religión.

 

El conocimiento de Dios y del hombre nos obliga a practicar la religión, que une al hombre con Dios como a su principio y último fin.

Conocemos a Dios y al hombre: a Dios, con sus atributos infinitos, con su Providencia que todo lo gobierna; al hombre, criatura de Dios, con su alma espiritual, libre e inmortal. De ahí resultan las relaciones naturales, esenciales y obligatorias del hombre para con Dios.

La religión es el lazo que une al hombre con Dios. Este lazo se compone de deberes que el hombre debe llenar para con el Ser Supremo, su Creador, su Bienhechor y su Señor.

Estos deberes contienen verdades que creer, preceptos que practicar, un culto que tributar a Dios.

La religión es necesaria al hombre, porque está fundada sobre la naturaleza de Dios y sobre la naturaleza del hombre, y se basa en las relaciones necesarias entre Dios y el hombre. Imponer una religión es derecho de Dios; practicarla es deber del hombre.

¿Necesita Dios de los homenajes de los hombres?

Dios nada necesita; se basta plenamente a sí mismo, y nuestros homenajes no le hacen más perfecto ni más feliz. Pero Dios nos ha dotado de inteligencia y de amor, para ser conocido y amado por nosotros; tal es el fin de nuestra creación.

La religión es, pues, un deber de estricta justicia: el hombre está obligado a practicar la religión para respetar los derechos de Dios y obtener así su último fin.     

 


* La Religión Demostrada, del padre P. A. HILLAIRE (Editorial Difusión, Buenos Aires, 3ª edición, 1945, pp. 68-73).

Nuestra Señora del Pilar San Luis Beltrán
San Luis Beltrán
Nuestra Señora del Pilar



Tesoros de la Fe N°94 octubre 2009


La Virgen del Pilar. Reina y Patrona de la Hispanidad
Nuestra Señora del Pilar El hombre necesita de una religión San Luis Beltrán Los ateos o agnósticos no tienen razón en sus dudas acerca de la existencia de Dios Dos modos de ver la vida del campo



 Artículos relacionados
Las “nietas de Dios” - III Ninguno de nosotros duda de la promesa hecha por Nuestro Señor Jesucristo, de que permanecería con la Iglesia hasta la consumación de los siglos y que las puertas del infierno no prevalecerían contra Ella. En efecto, la asistencia del Espíritu Santo se difunde en todos...

Leer artículo

¿Por qué estudiar la Religión? (V) La vida presente, en efecto, es el tiempo de la prueba; y la vida futura es la meta, el término adonde debe llegar el hombre inteligente y libre...

Leer artículo

¿Cuál es el destino del hombre? El hombre ha sido creado para conocer, amar y servir a Dios sobre la tierra, y gozarle después en la eternidad. Se llama destino de un ser, el fin que debe procurar obtener y para el cual Dios le ha dado la existencia...

Leer artículo

La perfección de la religión cristiana Comparado con las otras religiones y con todos los sistemas filosóficos, sea en cuanto a la doctrina, sea en cuanto a la influencia ejercida en la humanidad, el cristianismo no tiene igual...

Leer artículo

Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre La religión cristiana es la religión fundada por Jesucristo. Los cristianos reconocen a Jesús de Nazaret, hijo de la Virgen María, como al Mesías esperado por todos los pueblos, y le adoran como a Hijo de Dios hecho hombre...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino