Santoral
San Pedro de Alcántara, Confesor
Patrono principal de Brasil, fue admirable por sus mortificaciones y penitencias. Reformador de los franciscanos de España, auxilió e incentivó a Santa Teresa en la reforma del Carmelo.
Fecha Santoral Octubre 20 Nombre Pedro
Lugar + Arenas - España
Vidas de Santos San Pedro de Alcántara

Sustentáculo de la reforma del Carmelo

“Conocí a un religioso llamado fray Pedro de Alcántara —que lo juzgo un santo, ya que su vida y sus actos no dejan de eso duda— , que pasaba muchas veces por loco extravagante junto a los que le oían hablar”, decía de este varón, modelo de penitencia y gran reformador, la incomparable Santa Teresa de Jesús

Plinio María Solimeo


Pedro de Gavarito y Villela de Sanabria nació en Alcántara, España, en 1499, año de la publicación de la Bula sobre las indulgencias, que sería usada por Lutero como pretexto para su rebelión contra Roma. De familia noble, su padre era legista y alcalde de la ciudad.

Dice un biógrafo suyo que “el niño tenía facciones agradables, era vigoroso, de porte esbelto y bien provisto de dones naturales. Retenía de memoria un texto después de la primera lectura, lo que le permitía citar sin errores el verso más corto que fuese, de la Biblia”.1

Pedro estudió filosofía en la Universidad de Salamanca. A pesar de estar en la primera adolescencia, llevaba ya vida de asceta. Dedicaba la mayor parte de su tiempo libre a la oración, visitaba a los enfermos y encarcelados, socorriendo a los pobres con sus limosnas. A los quince años, ya era una especie de director espiritual de un grupo de condiscípulos.

El año 1515, que presenció la primera rebelión de Lutero contra la Iglesia y el nacimiento de Santa Teresa, vio también la entrada de Pedro, a los 16 años, en un convento franciscano observante. Para ello, salió a escondidas del solar de la familia. La noche estaba oscura. En el camino se encontró con un ancho río. Se encomendó a Dios, y un súbito viento lo envolvió y transportó hacia la otra margen. Ése fue el primer gran milagro, de los innumerables de que fue objeto este hijo de San Francisco.

Mortificación en la fuente de la santidad

Pedro estaba determinado a hacerse santo por la más estricta observancia de las reglas, silencio heroico, y total desapego desde el primer instante de su vida religiosa. Su superior lo ayudó, probándolo de todos los modos. Por ejemplo, ordenándole durante la oración, estando incluso en éxtasis, a ejecutar las más desagradables tareas.

Pero lo peor fue enfrentar al demonio del sueño. Bastaba que llegara el momento de la oración en común, que una fatiga invencible le invadía. Como fray Pedro confesará más tarde a Santa Teresa, emprendió una heroica y tenaz lucha contra el sueño. Y la venció gracias a las drásticas medidas que tomó: además de la mortificación y ayunos continuos, no concedía al reposo más que hora y media. Además lo hacía de rodillas, con el mentón apoyado en una tabla; o sentado, apoyado en la pared.

El demonio no se dio por vencido, y le persiguió de otros modos. Ya que no conseguía dominarlo por el sueño, lo perseguía con ruidos y estruendos en el poco tiempo dedicado al descanso. Algunas veces llegaba a derribar al fraile en el suelo, casi sofocándolo. En otras ocasiones le lanzaba piedras, que sus condiscípulos encontraban en su celda, al día siguiente.

Predicador fecundo y elevada vida mística

A los 25 años, a pesar de su renuencia, fray Pedro fue ordenado sacerdote. Con él, muchas veces la obediencia tenía que vencer a la humildad.

Dice su biógrafo que “la misa de fray Pedro de Alcántara valía por una misión. Se podía palpar la sublime familiaridad que le unía a Cristo”.

Recibió órdenes de predicar, y “todos se admiraban de la profundidad de su doctrina, del calor de su palabra”, de su “elocuencia varonil y robusta, toda embebida de la Sagrada Escritura uniendo extrañamente las gracias de las bienaventuranzas con los latigazos de Juan Bautista”.

Lo “peor” para fray Pedro era que Dios se complacía en mostrar públicamente las gracias que le concedía. A veces era arrebatado en éxtasis en plena calle, cuando estaba limosneando para el convento. O en la iglesia, frente a todos sus hermanos y fieles. Esto, para él, era el mayor tormento.

Como San José de Cupertino, “a veces, una sola palabra le arrebataba de tal modo, que empezaba a lanzar gritos ininteligibles, salía fuera de sí y quedaba suspendido en el aire”.2

Penitencia en la raíz de la gloria celestial

Las terribles penitencias, disciplinas, ayunos y demás mortificaciones de fray Pedro lo transformaron en casi un esqueleto. Santa Teresa de Ávila lo describe como hecho de raíces de árbol. Ella misma aseveró cuánto esa penitencia fue agradable a Dios, viéndolo, luego después de la muerte, subir al cielo en medio a un brillo fulgurante, diciéndole: “¡Oh bendita penitencia, que me valió tamaño peso de gloria!”

Si fray Pedro era penitente, no era por ello un santo tristón; por el contrario, detestaba la tristeza: “se alegraba en los bosques, en las cimas de los montes, a la vera de los arroyos límpidos. Los pajaritos, en sus alegres revoloteos, venían a posársele sobre los hombros”. Y Santa Teresa atestigua: “Con toda esta santidad era muy afable, aunque de pocas palabras, si no era interrogado. En éstas era muy sabroso, porque tenía muy lindo entendimiento”.3

La nobleza, sumisa al gran santo

Fray Pedro huía de la fama, y la fama le perseguía. Su renombre llegó a Portugal, y el rey D. Juan III lo pidió como confesor. La obediencia le obligó a aceptar. Transformó la corte portuguesa en modelo de virtud. Además, fue incontable el número de hidalgos de ambos sexos que lo abandonaron todo para vivir en la más extrema pobreza.

Don Juan III de Portugal


“A su consejo, la reina Catalina hizo de su palacio una escuela de virtud y de devoción. El Infante D. Luis, hermano del rey, mandó construir el convento de Salvatierra en su favor, y en él se retiró para vivir como el más pobre de los religiosos, después de haber vendido sus (bienes) muebles y su equipaje, pagado sus deudas y hecho voto solemne de pobreza y castidad”. Y el santo tuvo que intervenir para forzar al príncipe a moderar sus mortificaciones. “La infanta María, su hermana, hizo también voto de castidad y empleó todos sus bienes en el servicio de Nuestro Señor”,4 construyendo, por ejemplo, el Hospital de la Misericordia y un convento de clarisas. Además de eso, fueron incontables los nobles, tanto en Portugal cuanto en España, que ingresaron a la Orden Terciaria de la Penitencia, por su influencia: “La estameña [tejido del hábito religioso] que él usaba era además afamada para que los grandes nombres de España no disputasen la honra de un pedazo bajo el armiño, bajo la seda o bajo la púrpura”.

El emperador Carlos V y su hija, la princesa Juana, lo quisieron como confesor; pero fray Pedro supo rehusar esa onerosa honra sin herirlos.

Eximio reformador de órdenes religiosas

El año 1538, el Capítulo de los Observantes descalzos —que seguían la regla primitiva— eligió a fray Pedro de Alcántara como provincial. Circunstancia que aprovechó para emprender la reforma de esta rama franciscana, añadiendo mayor severidad a las reglas y nuevos ejercicios, dando mayor facilidad a aquellos que deseaban entregarse al recogimiento y a la contemplación. De ahí el nombre que recibieron de Franciscanos Recoletos.

En breve su reforma se difundiría por Europa, extendiéndose hasta los confines de la India y del Japón.

Trabajó también para que se fundasen en España conventos de clarisas, reformados por Santa Coleta, y fue uno de los mayores apoyos a la reforma de Santa Teresa de Jesús.

Sustentáculo de Santa Teresa de Jesús

La madre Teresa de Jesús estaba en la mayor desolación. Degustando los más elevados fenómenos de la vida mística, no era comprendida por sus directores, ni hermanas de hábito, ni por el pueblo en general, porque en la España del siglo XVI el tema religioso era felizmente de interés general. Alertada por todo el mundo, tenía temor de estar siendo víctima de ilusiones y juguete del demonio.

Entre tanto, fray Pedro de Alcántara tuvo que ir a Ávila. En las primeras palabras intercambiadas con la carmelita, no sólo confirmó el origen divino de sus apariciones sino que la incentivó a desplegar las velas a la acción del divino Espíritu Santo.

Cuando la santa enfrentó la más terrible oposición a su proyecto de reforma, él fue su gran aliado, allanando los obstáculos y llevándola a la victoria.

Entre los dos santos se estableció una amistad divina, que no terminó con la muerte de fray Pedro, profetizada por ella un año antes.

“Le he visto muchas veces con grandísima gloria”, escribe Santa Teresa. Y “ha sido el Señor servido yo tenga más ayuda de él que en vida”.

Una afirmación que es un incentivo para que seamos más devotos de este gran santo: “Me dijo una vez el Señor que no le pedirían cosa en su nombre que no la oyese. Muchas que le he encomendado pida [por mí] al Señor, las he visto cumplidas”.5

¡Bendita penitencia que me valió tan grande gloria!

Hacía tiempo que fray Pedro de Alcántara vivía prácticamente de milagro, consumido por las penitencias, ayunos y trabajos. Devorado por una fiebre y contrariando sus hábitos, aceptó un asno para ir hasta Ávila en socorro de la Madre Teresa, que encontraba nuevas dificultades para la fundación del su primer monasterio reformado.

La Aparición de San Pedro de Alcántara a Santa Teresa de Jesús

Con un compañero, pararon cerca de una hospedería. Con todas las incomodidades de la fiebre, el santo se estiró en el suelo, colocando el manto doblado sobre una piedra para servirle de almohada. En eso surgió la hospedera, injuriándolos a gritos porque el asno entró en su huerta, devorando algunas coles. Viendo que el fraile se mostraba insensible a las injurias, la airada mujer le jaló el manto colocado debajo de la cabeza. Ésta golpeó violentamente en la piedra, causando profunda herida.

Mal momento escogió la mujer, pues en ese instante llegó un hidalgo para encontrarse con fray Pedro, de quien tenía un concepto de verdadero santo. Viéndole con la cabeza sangrando, se indignó contra la perversa, ordenando incontinenti a sus hombres que prendiesen fuego a la hospedería y pasasen por la espada a sus moradores. Fue necesario que fray Pedro usase de todo su don de persuasión para evitar la catástrofe.

Sintiendo que su fin llegaba, fray Pedro pidió que lo llevasen al convento de Arenas, donde saludó a la muerte con el salmo: “Me llena de alegría el saber que voy a la casa del Señor”. Asistido por Nuestra Señora y San Juan Evangelista, entregó su bella alma a Dios el día 18 de octubre de 1562, a los 63 años.

“¡Y qué bueno nos le llevó Dios ahora en el bendito fray Pedro de Alcántara!”, exclamó Santa Teresa. “No está ya el mundo para sufrir tanta perfección”.6

Gregorio XV lo beatificó en 1622, y Clemente IX lo elevó a la honra de los altares en 1669.


Notas.-

1. Fray Stefano Giuseppe Piat  O.F.M., San Pedro de Alcántara, Patrono del Brasil, Editora Vozes, Petrópolis, 1962, p. 13. Los trechos que vienen entre comillas y sin citación, corresponden de esta obra.
2. Fray Justo Pérez de Urbel  O.S.B., Año Cristiano, Ediciones Fax, Madrid, 3ª edición, 1945, t. IV, p. 148.
3. Santa Teresa de Jesús, Libro de la Vida, Monte Carmelo, Burgos, 1999, p. 295.
4. Les Petits Bollandistes, Vies des Saints, d’après le P. Giry, por Mgr. Paul Guérin, Bloud et Barral, París, 1882, t. XII, p. 461.
5. Santa Teresa de Jesús, op. cit., p. 296.
6. Idem. ibid., p. 294.

Que no se haga mi voluntad, sino la de Dios Tatuajes: ¿Cómo explicarlo a los niños?
Tatuajes: ¿Cómo explicarlo a los niños?
Que no se haga mi voluntad, sino la de Dios



Tesoros de la Fe N°130 octubre 2012


Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen - 300 años de la obra mariana por excelencia
Nº 130 - Octubre 2012 - Año XI La anticoncepción es un error Helado blasfemo Grande y misteriosa cosa es la herencia 300 años de la obra mariana por excelencia Que no se haga mi voluntad, sino la de Dios San Pedro de Alcántara Tatuajes: ¿Cómo explicarlo a los niños? Pobreza y esplendor



 Artículos relacionados
San Simón Stock En una hora de grandes persecuciones contra su Orden, este santo carmelita recibió de la Santísima Virgen el Escapulario símbolo de protección y eterna alianza...

Leer artículo

San Juan María Vianney El Santo Cura de Ars Poco dotado intelectualmente, este párroco santo alcanzó un alto grado de virtud. Su éxito fue tan grande, que atrajo a multitudes de todas partes de Francia y de varios países europeos. El futuro Cura de Ars nació en la pequeña localidad de Dardilly,...

Leer artículo

San Félix de Cantalicio En nuestra época de lucha de clases y de revueltas sociales, es oportuno conocer la vida de un Santo que nació, vivió y murió en la más extrema pobreza, alabando siempre a Dios y cantando sus glorias. Es uno de los más joviales y alegres santos del calendario. Y, a pesar de su continua mortificación, nunca perdió el buen humor...

Leer artículo

San Luis Gonzaga Patrono de la juventud, San Luis Gonzaga alió la nobleza de sangre a la santidad. Hizo voto de virginidad a los nueve años y murió en Roma como novicio de la Compañía de Jesús a los 23, víctima de su señalada caridad con los infectados por la peste...

Leer artículo

San Felipe Neri Apóstol de Roma. Este santo comprendió bien su época y procuró remediar sus males. La extraordinaria bondad de su corazón y constante sonrisa fueron su mayor arma de apostolado. La vida de San Felipe Neri abarca casi todo el siglo XVI, uno de los más turbulentos de la Edad...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino