Página Mariana Nuestra Señora del Cisne

Patrona de Loja, Ecuador


 

Esta admirable devoción mariana nos revela cómo la Providencia Divina a veces se vale de una calamidad para nuestro provecho y formación

Valdis Grinsteins

Las personas han perdido hoy, en gran medida, la noción del pecado. Si esta o aquella actitud incorrecta no tiene importancia para ellas, imaginan que lo mismo valdría para Dios. Se olvidan que Dios es la suma perfección, ante la cual sólo caben dos actitudes opuestas: negación total o aceptación apasionada. Por eso mismo es que nuestro destino se decide entre un cielo de perfecciones y un infierno de horrores. Frente a la perfección no hay lugar para la mediocridad. Por eso mismo, Dios quiere de nosotros un amor total, sin medios términos. El primer mandamiento —“Amar a Dios sobre todas las cosas”— es una comprobación de esta verdad.

Es por ello también que la misericordia divina creó el Purgatorio, un lugar de purificación de aquellos que, aunque amando a Dios, son imperfectos y precisan purificarse para estar en condiciones de contemplarlo cara a cara en el cielo.

El catecismo nos enseña que Dios abomina la falsedad, especialmente en las religiones falsas —que deforman el culto que le es debido. Hoy en día, en vista del relativismo reinante, muchos juzgan que cualquier acto “religioso” es agradable a Dios. Olvidan ellos, o pretenden olvidar, la existencia de personas malas que, para justificar sus vicios e intereses, inventan religiones y teologías absurdas, inmorales o hasta claramente diabólicas, o se unen a ellas.

Un acto basado en tales “religiones” jamás podrá ser agradable a Dios, justamente por contrariar la verdad revelada por Él: “porque irritasteis a vuestro Creador, sacrificando a demonios, no a Dios” (Bar 4, 7). Al castigar tal acto, juntamente con la justicia, Dios ejerce la misericordia, pues conduce al hombre de vuelta a la verdadera religión y, por medio de ella, al camino del cielo. Es lo que nos enseña la historia de la Santísima Virgen del Cisne, venerada en el Ecuador.

La Santísima Virgen convierte a los indios

Aunque la conquista de lo que hoy en día es el Ecuador por los españoles haya sido relativamente rápida, no se dio lo mismo con la conversión de los indígenas a la fe católica. En muchos lugares ellos mezclaron la verdadera religión con sus antiguas supersticiones. En esa triste situación se encontraban los indios paltas, en la región comprendida por la ciudad de Loja. Como se resistían a abandonar los errores de sus antiguas supersticiones, el Creador hizo caer sobre ellos dos plagas simultáneas. Por un lado, una gran sequía, y por otro, la aparición de un incalculable número de ratas gigantes. Mientras la sequía impedía la normal cosecha, las ratas comían todo cuanto habían guardado. Resultado: el hambre.

Basílica de Nuestra Señora del Cisne

Hoy el problema del hambre se soluciona con el transporte de víveres de un lugar a otro, hasta de un continente a otro. En aquella época eso era impensable. La única solución fue abandonar la región, con todos los inconvenientes que eso acarreaba. Estaban, pues, los naturales dispuestos a partir cuando, el día 12 de octubre de 1594, la Santísima Virgen se apareció a sus jefes en el poblado, diciéndoles: “Confiad en mí, pues voy a protegeros para que nunca más volváis a tener hambre. Aquí yo os quiero ayudar. Levantad en este lugar un templo, que yo siempre estaré con vosotros”. Los indios realizaron lo que la Madre de Dios les pidió. Y la edificación de la iglesia facilitó su conversión.

Como deseaban una imagen de la Virgen, enviaron una delegación a Quito. Llegando allá, los comisionados vieron en la iglesia de Guápulo una imagen de Santa María de Guadalupe, como se la venera en la provincia de Cáceres en España, y encargaron una copia. Ésta fue confeccionada por el escultor español Diego de Robles y pasó a ser llamada Nuestra Señora del Cisne.

«Levantad en este lugar un templo»

¿Cuál es el motivo de esa advocación, hasta hoy objeto de debate? Al par de algunas versiones totalmente fantasiosas, existen otras más serias. La más probable indica que el nombre proviene de la palabra quechua “cuizne”, que significa “lugar”.

Como no es raro que suceda con algunas apariciones, la ingratitud llevó a los indios a olvidarse pocos años después de las misericordias recibidas, volviendo a mezclar la verdadera religión con todo tipo de superstición. Como El Cisne queda en lugar montañoso de difícil acceso, los sacerdotes tenían dificultad de ir hasta la iglesia para catequizar a los indios, lo que facilitaba la recaída de éstos en la práctica de sus cultos paganos. En vista de ello, Diego de Zorrilla, oidor de la Real Audiencia de Quito, determinó en 1617 que los naturales abandonasen aquel lugar y se mudaran al poblado de San Juan Bautista de Chuquiribamba, donde habían sacerdotes fijos, facilitando así su catequización.

A pesar de que la intención de Zorrilla era buena, no correspondía a los designios de la Santísima Virgen. Pues aunque la presencia de los sacerdotes facilitase la conversión, el problema central era la aceptación interna, de parte de los indios, de las verdades de la fe. Además, María Santísima quería ayudarlos en aquel preciso lugar: “Aquí yo os quiero ayudar. Levantad en este lugar un templo, que yo siempre estaré con vosotros”.

Por eso mismo, cuando los indios llegaron a la aldea de Chuquiribamba con la imagen, se desató una tremenda tempestad que destruyó casas y arrancó árboles de raíz. Tanto asustó a sus moradores que rogaron a los de El Cisne que regresaran a su tierra y se llevaran la santa imagen. Así lo hicieron y casi al instante la tormenta se aplacó. Las autoridades no insistieron más en la mudanza.

La fuente milagrosa

Hacia el año 1800, un devoto peruano, que había sido milagrosamente curado de una grave enfermedad por la Virgen del Cisne, prometió desplazarse a pie hasta su santuario como filial agradecimiento. Antes de llegar a El Cisne, mientras subía la pronunciada cuesta de la Alhaja, comenzó a fatigarse y a sentir una profunda sed. Le faltaron las fuerzas y cayó desmayado y en tan angustiante situación pronunció, con un hilo de voz, la siguiente oración: “Madre mía del Cisne, ¿cómo consientes que muera antes de llegar a tu santuario, a donde voy a darte gracias por los grandes beneficios que me has otorgado? Dadme agua para salvar mi vida”. Acto seguido alzó la cabeza y vio cerca, en el suelo, una ligera mancha de humedad de la que brotó un hilo de agua que empezó a correr hacia él. Con ella aplacó la sed y recuperó las fuerzas, continuando su peregrinación hasta el santuario, donde cayó de rodillas a los pies de la sagrada imagen, emocionado y agradecido.

Peregrinación hasta Loja (75 kms.) con la imagen de la Santísima Virgen.

En 1930, Mons. Guillermo José Harris Morales, obispo de Loja, coronó canónicamente a la Virgen del Cisne. Y en 1934 comenzó la construcción de la actual basílica, en estilo neogótico, concluida en 1978.

*     *     *

Algunas personas tienen dificultad en aceptar que las calamidades de la naturaleza puedan constituir simultáneamente un acto de misericordia. Juzgan que sólo la bondad mueve los corazones. No es precisamente eso lo que nos enseña la doctrina católica. Así, la Sagrada Escritura dice claramente que “el comienzo de la sabiduría es el temor de Dios” (Prov 1, 7). En ese sentido, la terrible tempestad hizo con que los moradores de Chuquiribamba entendieran mejor el formidable poder de Dios: fue el temor reverencial lo que los llevó a colaborar con la voluntad divina y con el deseo de la Santísima Virgen de permanecer en el lugar por Ella indicado en Loja.

Los flagelos que cayeron sobre Chuquiribamba fueron saludables especialmente para los indios paltas, que después de regresar a Loja se consolidaron en la religión católica y abandonaron definitivamente las supersticiones heredadas del paganismo. 

Eutanasia para recién nacidos Explicitar
Explicitar
Eutanasia para recién nacidos



Tesoros de la Fe N°142 octubre 2013


San Francisco de Borja “Sic transit gloria mundi”
Nº 142 - Octubre 2013 - Año XII   Quien no tiene a María por Madre, no tiene a Dios por Padre Eutanasia para recién nacidos Nuestra Señora del Cisne Explicitar San Francisco de Borja ¿Qué significa las puertas del infierno? Peregrinando dentro de un vitral



 Artículos relacionados
Nuestra Señora del Valle de Catamarca El desvelo de María Santísima por los indígenas en América Latina es prodigioso, como lo abonan numerosas apariciones y milagros. Para humillación del indigenismo revolucionario, la Virgen apoya, protege y defiende a los indios que aceptan la verdadera fe, y combate a aquellos que insisten en permanecer en las tinieblas de la idolatría pagana...

Leer artículo

La Virgen del Tepeyac Apenas diez años después de la conquista del imperio azteca por Hernán Cortés y la llegada de los primeros evangelizadores, la Santísima Virgen se dignó intervenir en persona para asestar un gran y definitivo impulso a la conversión de México, misión formidable que se encontraba estancada debido a que la idolatría, el ánimo pendenciero y los sacrificios humanos se encontraban profundamente enraizados en la mayor parte de sus habitantes...

Leer artículo

Nuestra Señora de la Paz ¿Es común encontrar una gran caja cerrada extraviada en la playa? Ciertamente no. Si ello resulta extraño hoy, tanto más lo sería a fines del siglo XVII, cuando comienza la parte conocida de la historia de Nuestra Señora de la Paz...

Leer artículo

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre El comunismo —los “errores de Rusia”— no consiguió aplastar la devoción a la Patrona del pueblo cubano. Pidamos a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre que no permita que esta bella devoción caiga en el olvido, ¡y que Ella vuelva a reinar en la antigua Isla del Ave María!...

Leer artículo

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá Hacia el año 1562, el encomendero don Antonio de Santana, encargó a un platero de Tunja que le pintara una imagen de la Virgen del Rosario para presidir su capilla. El artista utilizó como pintura mixturas de tierra de diferentes colores junto con el zumo de algunas hierbas y flores; y como lienzo, una manta de algodón, más ancha que larga...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino