Palabras del Director Octubre de 2019 – Año XVIII

Estimados amigos:

Octubre es el mes dedicado especialmente al Santo Rosario. El día 7 se celebra en todo el orbe católico la festividad de la Virgen del Rosario, en conmemoración de la formidable victoria que las tropas cristianas, lideradas por Don Juan de Austria, obtuvieron por su intercesión en la batalla de Lepanto (1571).

Recordemos una vez más, que en 1643, Don Pedro de Toledo y Leyva, Marqués de Mancera, Virrey del Perú, ungió a la Virgen del Rosario como Patrona y Protectora de los Reinos del Perú.

Asimismo, la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es reina y patrona de Colombia. En América, Nuestra Señora del Rosario es también patrona de Canadá y de Guatemala.

A respecto de la recitación del rosario, más de una persona me ha dicho, confidencialmente, que, a pesar de poner su mayor empeño, tiene serias dificultades para ello. Que lo deja para la última hora del día y que generalmente se duerme sin haberlo terminado. Es seguro que el demonio se alegra con ese resultado. Pero no por ello debemos claudicar tan fácilmente ante el enemigo.

Conocer su origen, las oraciones y meditaciones que lo componen, un método simple para practicarlo, nos ayudará sin lugar a dudas. Pero para rezar bien el santo rosario, es indispensable que nos compenetremos de su significado.

San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716), el célebre doctor y apóstol mariano francés, es el autor de “El secreto admirable del Santísimo Rosario”, obra en la que encontraremos respuesta a nuestras interrogantes e inspirados consejos para obtener el mayor provecho al practicar esta tradicional devoción mariana.

En la sección Página Mariana presentamos, para satisfacer a nuestros lectores, un resumen de algunos tópicos de aquella luminosa obra.

En Jesús y María,

El Director

Educación de la docilidad Oración al Señor Crucificado
Oración al Señor Crucificado
Educación de la docilidad



Tesoros de la Fe N°214 octubre 2019


El Santo Rosario ¿Cómo rezarlo bien y sin distracciones?
Chambord, un castillo de ensueño Educación de la docilidad Octubre de 2019 – Año XVIII Oración al Señor Crucificado La encíclica Humanæ Vitæ y la revolución sexual ¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María? Santa María Francisca de las Cinco Llagas Subiaco, la gruta de san Benito



 Artículos relacionados
Niños cibernéticos Todo bebe es un ser racional. Aún antes de nacer, en el seno materno, ahí tenemos un ser racional. Apenas que, como el botón de una rosa, su razón aún no se abrió, ni la racionalidad está actuante. Sin embargo, poco a poco, con el paso de los años, la flor de la razón se irá abriendo en busca de la luz intelectual, hasta que el niño pueda tener un conocimiento suficientemente claro de las cosas y, por lo tanto, sea responsable de sus actos...

Leer artículo

Navidad en Italia y en Alemania Según esa concepción, la emoción religiosa debe manifestarse por medio de una gran vivacidad, y que tal vivacidad debe expresarse por medio de pensamientos y palabras. Y tales pensamientos deben ser vivos, y los términos que los expresan serán enfáticos y calurosos...

Leer artículo

Para qué fuimos creados El cuerpo me dice qué soy, pero no quién soy. El quién es propio del alma. El cuerpo me dice que estoy hecho de carbono, oxígeno, nitrógeno, calcio, hierro, etc. Pero la personalidad, la simpatía, la cordialidad, la amabilidad, la sinceridad, el orgullo, la soberbia, la mentira, el odio, la venganza, son defectos y virtudes espirituales...

Leer artículo

“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” – I Después de escoger a san Pedro como primer Papa y jefe supremo de la Iglesia, Nuestro Señor Jesucristo rezó por él para que su fe no desfalleciera; y, “una vez convertido”, confirmara a sus hermanos...

Leer artículo

“¿Te lastimaste, hijo mío?” Es de Émile Faguet si no me equivoco, el siguiente apólogo: alguna vez hubo un joven dilacerado por una situación afectiva crítica. Quería con toda el alma a su graciosa esposa. Y tributaba afecto y respeto profundos a su propia madre...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino