La Palabra del Sacerdote ¿Por qué Jesús llamó “mujer” a su madre en las bodas de Caná?

PREGUNTA

Un evangélico intentó convencerme de que en la respuesta dada por Jesús a su Madre en las bodas de Caná: “Mujer, ¿qué tengo que ver contigo? Todavía no ha llegado mi hora”, quiso reprender a la Virgen y, al mismo tiempo, minimizar su papel en la obra de la salvación, mostrando que Él es el único Señor. No me convenció, porque Jesús acabó realizando el milagro que María le había pedido, pero me quedó una duda: ¿por qué llamó “mujer” a su propia Madre y le dio esa respuesta?

RESPUESTA

Padre David Francisquini

La observación del lector es muy acertada, pues interpretar esta frase de Nuestro Señor como una “reprensión” a su Madre habría sido cierto si el relato hubiera terminado ahí. Pero continuó. María Santísima ordenó a los sirvientes: “Haced lo que él os diga” (Jn 2, 5), y Jesús mandó que llenaran las tinajas de agua y la convirtió en vino. Si la petición hubiera sido inapropiada y la Virgen mereciera una represión, Jesús no habría realizado el milagro. Si lo que se le solicitaba estaba mal, ¿por qué lo habría hecho? Y si no lo fuera, ¿por qué entonces le habría hecho una censura?

Sin embargo, esto no impide que el lector se sorprenda por la aparente dureza de las palabras de Nuestro Señor, y por el hecho de que llame a la Virgen “mujer”. Como ocurre con la Revelación divina, aquellas cosas que a primera vista son difíciles de ser entendidas encierran verdades muy hermosas, que los santos y los mejores intérpretes de la Sagrada Escritura han sabido desentrañar, como es el caso de este pasaje del Evangelio.

María aplastará la cabeza de la serpiente

El primer punto a considerar es que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento el apelativo “mujer” no es un desprecio. Nuestro Señor lo empleó en otras ocasiones, por ejemplo, en un contexto de gran respeto y ternura. Al dirigirse a María Magdalena, poco después de la Resurrección: “Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?” (Jn 20, 15). Igualmente al responder a la samaritana: “Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre” (Jn 4, 21). A la cananea que pedía la liberación de su hija atormentada por el demonio: “Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas” (Mt 15, 28). Y nuevamente a su propia madre, desde lo alto de la Cruz, al confiarla a san Juan, el discípulo amado: “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19, 26).

Las bodas de Caná, Giotto di Bondone, c. 1302 – Fresco, Capilla Scrovegni, Padua (Italia) “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19, 26), dijo Jesús a su madre, de lo alto de la Cruz, al confiarla a san Juan, el discípulo amado.

Además, en el caso del portentoso milagro que da inicio a la vida pública de Nuestro Señor, podemos suponer que Él quiso dejar en claro que María es la Nueva Eva, y que en este episodio comenzaría a cumplirse el anuncio hecho a la serpiente: “Pondré enemistades entre ti y la mujer, entre tu descendencia y su descendencia, ella te aplastará la cabeza” (Gn 3, 15).

A su vez, la frase “¿qué tengo yo que ver contigo?” —que algunas versiones de la Biblia traducen con embarazo como “ese no es asunto nuestro”— es una locución hebrea que presenta muchos matices, aunque distingue una divergencia de opiniones, o la no aceptación de una solidaridad, o incluso el rechazo de una propuesta (cf. Jos 22, 24; Jdt 11, 12; 2 Re 16, 10; Mt 8, 29).

En el episodio de las bodas de Caná, la locución está asociada a la frase “todavía no ha llegado mi hora”, que no se refiere al inicio de su vida pública, sino a la consumación de su Pasión en lo alto del Calvario, como en muchos otros pasajes del Evangelio.

Crucifixión de Jesús, Lucas Cranach el Viejo, c. 1515 – Museo de Unterlinden, Colmar (Francia).

La secuencia de los acontecimientos mostró, por el contrario, que el ministerio de Jesús ya había comenzado. Al objetar, nuestro divino Redentor quiso asegurarse de que su Madre Santísima era consciente de que, al realizar públicamente un espléndido milagro, ya no podría permanecer en la penumbra de su vida privada, sino que emprendería un camino que le llevaría hasta lo alto de la Cruz.

El comportamiento de la Santísima Virgen, indicando simplemente a los sirvientes que hicieran lo que Jesús les ordenara, demuestra que María aceptaba fielmente el hecho de que el Verbo de Dios no se hizo carne apenas para quedarse en su casa de Nazaret, sino para realizar la obra de la Redención por medio de su Pasión y Muerte, a la que desde ya consentía con tal energía que ella misma tomó la iniciativa del gesto que la inició.

Jesús no dudó en obrar el milagro solicitado

Desde una perspectiva diferente, san Bernardo extrae del episodio de las bodas de Caná una lección para quienes han renunciado al mundo y se han consagrado a Dios en la vida religiosa. Respondiendo a la pregunta de Nuestro Señor, el Doctor Melifluo exclama:

“¿Qué tenéis Vos con ella Señor? ¿Acaso no lo mismo que un hijo con su madre? ¿Qué os toca de ella, preguntáis, siendo el fruto bendito de su vientre inmaculado? ¿Qué, no es esta la misma que quedando salva su virginidad os concibió y os parió sin corrupción? ¿No es la misma en cuyo vientre habitasteis nueve meses, de cuyos pechos virginales mamasteis y con quien siendo de doce años bajasteis desde Jerusalén y estabais sometido a ella? ¿Pues ahora Señor por qué le sois molesto diciéndole: ¿Qué tenéis conmigo? Mucho por otros modos tiene.

“Pero ya veo manifiestamente que no como indignado, o queriendo confundir la tierna vergüenza de la Virgen Madre, le dijisteis: ¿Qué tenéis conmigo? Pues viniendo a Vos los sirvientes según el precepto de la madre sin dudar nada hacéis lo que ella os ha insinuado.

Aparición de la Virgen a San Bernardo, Matteo di Pacino, c. 1365 — Galería de la Academia, Florencia (Italia)

“¿Por qué, pues, hermanos míos, por qué respondería antes así? Por nosotros ciertamente, para que después de convertidos a Dios, no nos ocupe ya el cuidado de nuestros padres carnales y el trato y correspondencias con ellos no impidan nuestros ejercicios espirituales. Porque mientras somos del mundo es constante que somos deudores de nuestros padres materiales del cuidado y asistencia: pero después que a nosotros mismos nos hemos dejado, con más fuerte razón estaremos libres de toda solicitud por ellos” (San Bernardo, segundo sermón para el primer domingo después de la octava de la Epifanía).

Intercesora universal de todas las gracias

Para los simples fieles, que deben buscar la salvación en los quehaceres del mundo, la principal lección es la omnipotente súplica de la Santísima Virgen. En efecto, la aparente negativa de Nuestro Salvador a la petición inicial de María tenía por objeto subrayar el papel central de la Virgen como intercesora en su obra de salvación. Jesús rechazó tres veces la petición de la cananea, para instarla a persistir y dejar en claro que liberó a su hija del demonio gracias a la perseverante intercesión de la madre. Del mismo modo, en Caná, utilizó primero una fórmula de rechazo para “dejarse vencer” por su Madre, indicando así su papel de intercesora universal para todas las gracias.

Pidamos a la Santísima Virgen que transforme el agua insípida de nuestra vida espiritual en el mejor vino de la santidad. Y no dejemos de recurrir a tan poderosa intercesora en todas nuestras necesidades, especialmente por la preservación de la fe católica contra la propaganda de los herejes y por la fidelidad a los mandamientos en una sociedad tan corrupta como la nuestra.

Santa Gertrudis de Helfta Falsas representaciones de la fisonomía de los santos
Falsas representaciones de la fisonomía de los santos
Santa Gertrudis de Helfta



Tesoros de la Fe N°239 noviembre 2021


1917 La Revolución Comunista Rusia esparcirá sus errores por el mundo
La carta Noviembre de 2021 – Año XX Algunas reglas de urbanidad Calendario del Bicentenario - Noviembre 2021 Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables El Paraíso Celestial Santa Gertrudis de Helfta ¿Por qué Jesús llamó “mujer” a su madre en las bodas de Caná? Falsas representaciones de la fisonomía de los santos



 Artículos relacionados
¿Puede la psicoterapia procurar siempre el bien del alma? En su último libro “Los caminos de la psicología. Historia y tendencias contemporáneas”, nuestro entrevistado denuncia el abandono por parte de la psicología moderna de lo que, en cambio, debería ser su fin primordial: el cuidado del alma humana...

Leer artículo

La familia, solución para la crisis contemporánea Se puede decir con Francis Godard, autor de La Famille, affaire de générations, que la familia, en su concepción tradicional, es “el lugar de la fundación permanente del relacionamiento humano fundamental en aquello que él deriva directamente del orden divino...

Leer artículo

Camino de Emaús Luego de avisar a los apóstoles que el cuerpo de Jesús no estaba ya donde le habían puesto, María Magdalena regresaba llorosa al sepulcro, ignorando lo que había sucedido...

Leer artículo

Cuando los hombres se alejan de Dios, se corrompen las costumbres y decae la propia civilización Cuando se rompen los vínculos que atan al hombre a Dios, que es el legislador y juez supremo y universal, no queda sino la apariencia de una moral meramente profana, o como ellos dicen, de una moral independiente que hace caso omiso de la Razón eterna y de los preceptos divinos...

Leer artículo

Profecías que se cumplieron en Nuestro Señor Jesucristo CAÍDOS NUESTROS PRIMEROS PADRES Adán y Eva del estado de inocencia en que habían sido creados por Dios, no les quedaba más remedio de salvación que la fe en aquel futuro Libertador que la bondad divina les había prometido...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino