La Palabra del Sacerdote La intercesión de los fieles ante Dios

 

PREGUNTA

 

Acabo de leer su columna, y quedé realmente encantado. Por eso mismo recurro a Ud., para que me aclare una duda con relación a la intercesión de los santos ante Jesús.

Creo píamente en ello, tanto por las pruebas de los milagros como por la santa Tradición, pero en las discusiones que tengo con protestantes, ellos dicen con argumentos bíblicos que no debemos recurrir a los santos, pues eso es una afrenta a Dios, ya que sólo Jesucristo puede interceder por nosotros.

Quisiera entonces que me aclare este punto, también mediante pasajes bíblicos. Si Ud. me pudiera ayudar, tengo la seguridad que muchos católicos que están en la misma situación se lo agradecerán.

 

RESPUESTA

 

Un lector más que se manifiesta incómodo con la crítica protestante, pidiendo una demostración bíblica para una verdad de la doctrina católica. Ya hemos demostrado, en sucesivas respuestas en esta columna, cómo esa posición protestante es mutilada, pues niega los otros dos pies del trípode en que se asientan las verdades católicas: la Tradición (fuente de la Revelación divina, como la Biblia) y el Magisterio infalible de la Cátedra de Pedro.

O sea, como fuentes de la Revelación hecha por Dios a los hombres, además de la Sagrada Biblia —que es la Revelación Escrita— tenemos también sin duda la sagrada Tradición, que es la Revelación Oral (transmitida oralmente), lo que el lector por lo demás reconoce en su carta.

Ahora bien, las verdades reveladas a través de estas dos fuentes no siempre se presentan enteramente claras al común de los fieles. Existen, además, fragilidades en la inteligencia humana, o incluso desvíos, que pueden llevar a entender mal algo que es enseñado. Ésta es la experiencia de todos los días. De ahí viene la expresión corriente “cada cabeza, una sentencia”. Si Nuestro Señor no nos hubiese dejado un decisivo amparo contra esas fragilidades y desvíos, la propia Verdad Revelada, que nos fue dada para nuestra salvación, quedaría sujeta a ser corrompida y desnaturalizada, transformándose en fermento de confusión y perdición, como ha sucedido con tantas herejías a lo largo de la Historia. Por eso, Jesucristo instituyó el Magisterio infalible de la Iglesia, el cual al ser asistido directamente por el Espíritu Santo, interpreta de manera auténtica los datos bíblicos; y asegura la objetividad de las numerosas verdades que vienen de la Tradición, o sea, que fueron enseñadas por Nuestro Señor Jesucristo y transmitidas por la predicación apostólica, y que sin embargo no fueron registradas —al menos directa o explícitamente— en los textos bíblicos.

Jesucristo instituyó el Magisterio infalible de la Iglesia, el cual interpreta de modo auténtico los datos bíblicos, por una asistencia directa del Espíritu Santo

 

Esto no quiere decir, evidentemente, que el Papa es infalible en todo cuanto diga. Nadie defiende eso. Las condiciones para la infalibilidad fueron definidas en el Concilio Vaticano I. Pero, puestas esas condiciones, la infalibilidad es un don de Dios para los Papas, a fin de mantenerlos en el recto camino, cuando “ex cathedra” definen materias de Fe o de Moral, evitando desvíos peligrosos y a veces tortuosos para una auténtica comprensión.

El lector encontrará abundantes explicaciones sobre tal cuestión en la materia que esta columna publicó hace dos meses atrás.

De manera que la primera réplica contra la argumentación protestante es exactamente ésta, es decir, que su crítica es fundamentalmente coja, pues niega los otros dos pies del trípode al que acabamos de referirnos. En una sana discusión, que busque realmente aclarar los problemas debatidos, es siempre conveniente comenzar por mostrar las lagunas fundamentales del adversario. En el caso de los protestantes, una de ellas es precisamente el pensar que todo está en la Biblia, negando así la Tradición (fuente de Revelación, como la Biblia) y el Magisterio de la Iglesia (guardia e intérprete de las verdades reveladas).

Pero, para no dejar al lector sin una respuesta personal (y no apenas doctrinaria), recuerdo aquí apenas un punto de la Sagrada Escritura del cual se deduce claramente que la intercesión de los fieles, de unos por otros, es válida y eficiente para obtener de Dios las gracias que necesitamos. Así, el gran Apóstol San Pablo, dirigiéndose a los corintios, no deja de pedirles que recen por él, para que se vea libre de peligros: “Adjuvantibus et vobis in oratione pro nobis” (2 Cor. 1, 11). Cabe notar que entre los fieles de Corinto no todos eran o serían santos, sino simples cristianos, cuya oración San Pablo consideraba valiosa, y que él humildemente suplica para sí. Así, aunque sea cierto que Jesucristo es el único Mediador necesario entre Dios y los hombres, eso no significa que la mediación de otros, junto a Jesucristo, carezca de valor. Por lo contrario, tiene su valor propio, que San Pablo se precia en solicitar, como también lo hacemos todos los católicos al pedirle a parientes y amigos que oren por nuestras necesidades.

¡Negando esto, los protestantes no hacen más que desatar una tempestad en un vaso de agua!     



San Hilario de Poitiers ¿Qué es la Gracia?
¿Qué es la Gracia?
San Hilario de Poitiers



Tesoros de la Fe N°37 enero 2005


Madre de la Divina Gracia
Los tres Reyes Magos Yo, obispo exorcista Madre de la Divina Gracia La oración por excelencia (II) San Hilario de Poitiers La intercesión de los fieles ante Dios ¿Qué es la Gracia?



 Artículos relacionados
¿Es malo pedir algún favor a los santos? El rigorismo farisaico desprecia las reglas del sentido común que acompañan los mandamientos de Dios, una de las cuales la más ejemplar haya sido la tenaz persecución a Nuestro Señor por haber curado a un ciego de nacimiento en día sábado. Delante del milagro estupendo, ¡el endurecimiento del corazón!...

Leer artículo

¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben? Su historia comienza al inicio del siglo antepasado, en 1806, cuando la Providencia hizo nacer en Borgoña (Francia) a una niña destinada a representar un gran papel en su tiempo y en los siglos venideros: Catalina Labouré...

Leer artículo

¿Dios atiende todas las gracias que pedimos? Dios es fiel a sus promesas. Ahora bien, Dios prometió atender nuestras oraciones; luego, las atenderá infaliblemente. Sin embargo, Dios no estableció plazos para darnos lo que pedimos...

Leer artículo

¿Qué viene a ser el sufragio por los difuntos? Los sacrificios y buenas obras que nosotros ofrecemos por alguien, se llaman sufragios. Esto los podemos ofrecer por las almas que están en el purgatorio con el fin de ayudarlos a subir al Cielo más rápido...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino