Ambientes Costumbres Civilizaciones Confort físico - Bienestar moral

Plinio Corrêa de Oliveira



Comparar es uno de los mejores medios de analizar. Si queremos pues analizar nuestra época, es legítimo que la comparemos. ¿Y con qué? Con el futuro, todavía incógnito, es imposible, pues objetos desconocidos no pueden servir de término de comparación. Luego, la comparación sólo puede ser con el pasado. Una de las más notables utilidades de la Historia consiste precisamente en esto: nos presenta una fiel imagen del pasado, a fin de que conozcamos mejor el presente. Hacer tal comparación no es ser nostálgico. Es ser claro, práctico, directo en el noble ejercicio del espíritu que es el análisis.

Confrontemos pues dos grupos de habitaciones populares, uno de una aldea tradicional en Inglaterra, Warwick, y otro en un barrio moderno de la ciudad de São José dos Campos, Brasil.

Las habitaciones populares actuales, parecidas con las que existen en tantas y tantas ciudades modernas, en el mundo entero, constituyen un grupo de 3.500 residencias de concreto, con cinco cuartos cada una. ¡Qué tesoros de técnica y ciencia en todo esto! El concreto es un material de construcción resultante de una larga evolución práctica y científica. En cada una de estas viviendas, la ciencia hizo posibles las ventajas del agua corriente, de la luz eléctrica, del gas, el pasatiempo de la radio y de la televisión, el confort del teléfono. Desde este punto de vista, ¡qué inmensa transformación en contraste con las antiguas casas de Warwick: las deficiencias higiénicas, las dificultades de vida, y bajo algunos puntos de vista, la falta de confort físico que en ellas se sentiría por cualquier habitante de una ciudad contemporánea!

Sin embargo, por otro lado, ¡qué falta de confort psíquico en estas casas modernas, con su estandarización inhumana, la monotonía y la severidad de sus masas rectangulares y sombrías, que hacen de cada vivienda un enfado; qué falta de abrigo detrás de las paredes de estas casas, abiertas a todas las miradas, a todos los ruidos, quizá a todos los vientos!


Compárese a esta frialdad de líneas y de sustancia —nada más “frío” que el cemento— el recogimiento, lo acogedor, la armonía de las viejas casas de Warwick, cada una de las cuales parece considerar al transeúnte con una plácida sonrisa impregnada de bondad familiar, y contener en sí el calor de una vida doméstica animada y rica en valores morales. Casas simples, sin pretensiones ni agradables de verse, imagen de la propia existencia cotidiana de sus habitantes. Casas que obedecen a un mismo estilo, pero teniendo cada una su nota de originalidad, discreta y vivaz.

Aproximados los términos de la comparación, la conclusión es lógica. En cuanto al confort del cuerpo, podemos estar mejor servidos con las residencias de tipo moderno —al menos cuando tienen cinco buenos cuartos como éstas. Pero del punto de vista del confort del alma, ¡cuánto perdemos!

¿Sería posible armonizar en un estilo nuevo ambos conforts, del alma y del cuerpo? El estilo no es tanto el producto de un hombre, o de un equipo de hombres, sino más bien el de una sociedad, una época, una civilización.

No creemos que este estilo aparezca sin que previamente el mundo de hoy se haya recristianizado. Y es para preparar este mundo nuevo fundamentalmente católico, que miramos con amor estos recuerdos del pasado cristiano de nuestra civilización.     

Tatuajes de moda y culto a divinidades paganas Palabras del director Nº 105 - Setiembre 2010 - Año IX
Palabras del director Nº 105 - Setiembre 2010 - Año IX
Tatuajes de moda y culto a divinidades paganas



Tesoros de la Fe N°105 setiembre 2010


La maravillosa historia de Nuestra Señora de las Lajas
Nº 105 - Setiembre 2010 - Año IX El destino del hombre se decide ordinariamente en la juventud La maravillosa historia de Nuestra Señora de las Lajas ¿Por qué somos católicos? Entrevista a la Dra. Emanuela Marinelli La imagen completa de un hombre cruelmente crucificado San Roberto Belarmino Tatuajes de moda y culto a divinidades paganas Confort físico - Bienestar moral



 Artículos relacionados
Esplendor regio y confort popular ¿Realidad o cuento de hadas? Se tendría el derecho de dudar, considerando la armonía, la levedad, la suprema distinción de este castillo, construido sobre las aguas, de una serenidad y de una profundidad dignas de servirle de espejo…...

Leer artículo

Vejez: ¿decrepitud o apogeo? Cómo se equivoca el mundo moderno cuando sólo ve en el envejecimiento una decadencia. Cuando se sabe apreciar más los valores del espíritu que los del cuerpo, envejecer es crecer en lo que el hombre tiene de más noble, que es el alma, si...

Leer artículo

La Catedral de Aix-la-Chapelle “Nuestra conversación está en el cielo”. ¿Qué decir de esta catedral? El mejor comentario es: ¡Oh! ¿Qué significa este oh? Significa: ¡Oh, preciosidad! ¡Oh, tesoro! ¡Oh, símbolo de algo que eleva mi alma hasta las más altas cumbres!...

Leer artículo

Casas para el alma, y no sólo para el cuerpo Se diría que el talento y el lujo lucen en esta penumbra de simplicidad, como la luz brilla con mil diversas tonalidades en la meditativa y recogida oscuridad de la sala. Es la belleza específica de un ambiente pequeño burgués…...

Leer artículo

Espíritu francés Francia tiene un poco de todo de las demás naciones europeas. En la gentileza aparece algo de la bondad portuguesa; en el mosquetero se nota cualquier cosa del garbo español; en el arte se ven algunas semejanzas con el buen gusto italiano; en el espíritu lógico se observa alguna cosa del genio alemán...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino