Lectura Espiritual Quien en Dios confía, no será confundido

Después de tratar sobre la importancia de conformarse con la voluntad de Dios, San Francisco de Sales, en el libro «Pensamientos Consoladores»,* reflexiona sobre la excelencia de la virtud de la confianza.


Que se arme contra mí el cielo, que se amotinen la tierra y los elementos; que me declaren la guerra todas las criaturas; nada temo; me basta saber que estoy con Dios y que Dios está conmigo.

Nunca nuestro buen Dios nos abandona sino para sujetarnos mejor. Nunca nos deja sino para cuidarnos mejor; nunca lucha contra nosotros, sino para entregarse a nosotros y bendecirnos.

Cómo seríamos felices si, sometiendo nuestra voluntad a Dios, lo adorásemos cuando nos envía tanto tribulaciones como consolaciones, creyendo que los diversos sucesos que su divina mano nos envía son para nuestra utilidad, para purificarnos en su santa caridad.

Embarquémonos, pues, en el mar de la Providencia divina, sin alimentos, sin remos, sin velas, y finalmente sin preparativo alguno. Pero dejemos a Nuestro Señor todo el cuidado de nuestros asuntos, sin réplica ni término alguno; su bondad lo suplirá todo.

Ruja, pues, la tempestad; no moriréis porque estáis con Jesús. Si os asalta el temor, gritad: ¡Oh Salvador mío, salvadme! Él os dará la mano; apretadla e id, contentos sin filosofar sobre vuestro mal. Mientras San Pedro confió, no lo sumergió la tempestad; pero cuando temió, se hundió.

El temor es un mal mayor aún que el propio mal. En cuanto a mí, hay ocasiones en que me parece que no tengo más fuerzas para resistir, y que, si se presentase la ocasión, sucumbiría; pero entonces confío más en Dios, y tengo por lo más cierto que en presencia de la ocasión Dios me revestiría con su fuerza y devoraría a mis enemigos como granos de arena.

Sirvamos, pues, hoy a Dios y Él proveerá mañana. Cada día tendrá sus cuidados, pues, Dios, que reina hoy, reinará mañana. O no os enviará males, o si los envía, os dará la bravura necesaria para soportarlos. Si sois tentados, no deseéis ser libres de las tentaciones. Es bueno que las padezcamos, para que tengamos la ocasión de combatirlas y cosechar victorias. Esto sirve para practicar las virtudes más excelentes y establecerlas sólidamente en el alma. 


* P. Jean-Joseph Huguet  S.M., Pensamientos Consoladores de San Francisco de Sales, Livraria Salesiana Editora, São Paulo, 1946, pp. 105-108.

Las apariciones de Kibeho, el aviso y el castigo San Odón de Cluny
San Odón de Cluny
Las apariciones de Kibeho, el aviso y el castigo



Tesoros de la Fe N°131 noviembre 2012


Nuestra Señora de Kibeho Las apariciones, el aviso y el castigo
Nº 131 - Noviembre 2012 - Año XI El hombre no es dueño de su vida Hungría festeja el 120º aniversario del nacimiento del heroico Cardenal Mindszenty Las apariciones de Kibeho, el aviso y el castigo Quien en Dios confía, no será confundido San Odón de Cluny Confesión y crisis en la Iglesia Ambiente aristocrático  ambiente popular



 Artículos relacionados
De las Obras de Misericordia No siempre estamos obligados a cumplirlas por un precepto positivo y de estricta justicia que así lo ordene; sin embargo, el sentido común nos advierte, si se trata de una necesidad extrema, que por precepto natural sea obligatorio socorrer al prójimo...

Leer artículo

La Sagrada Escritura y la Tradición Tradición es la palabra de Dios no escrita, sino comunicada de viva voz por Jesucristo y por los Apóstoles, transmitida sin alteración de siglo en siglo por medio de la Iglesia hasta nosotros...

Leer artículo

De los dones del Espíritu Santo Los dones del Espíritu Santo son singulares y extraordinarias gracias con que Dios enriquece a las almas que le sirven con perfección, disponiéndolas para seguir con docilidad las divinas inspiraciones y practicar las virtudes...

Leer artículo

Las Virtudes Principales Virtud es una cualidad del alma que da inclinación, facilidad y prontitud para conocer y obrar el bien. Las principales virtudes sobrenaturales son siete: tres teologales y cuatro cardinales...

Leer artículo

Las Virtudes Cardinales Prudencia es la virtud que ordena todas las acciones al debido fin. Justicia es la virtud por la que damos a cada uno lo suyo. Fortaleza es la virtud que nos hace animosos para no temer ningún peligro por el servicio de Dios. Templanza es la virtud por la que refrenamos los deseos desordenados de los placeres sensibles...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino