Verdades Olvidadas ¿Qué pensar de los bailes?

LAS DANZAS Y LOS BAILES son cosas, de suyo, indiferentes, pero, atendiendo a la manera ordinaria de practicarlos, resulta resbaladizo e inclinado hacia el lado del mal, y por consiguiente, puede conllevar daño y peligro. Se baila de noche, y es muy fácil que, en medio de la oscuridad y de las tinieblas, una cosa por sí misma susceptible de mal, resbale en accidentes tenebrosos y viciosos. Se vela mucho, y después se pierde la madrugada del día siguiente, y, por lo mismo, la oportunidad de servir a Dios; en una palabra, siempre es una locura cambiar el día por la noche, la luz por las tinieblas, las buenas obras por las liviandades. Al baile todos llevan, a porfía, vanidad, y la vanidad es una gran disposición para los afectos malos y para los amores peligrosos y vituperables pues todas estas cosas suelen ser fruto de las danzas.

Te digo que los mejores bailes nada tienen de buenos… Si, en alguna ocasión debes ir al baile, procura, en tu danza, la mayor decencia… Baila poco y con poca frecuencia, porque, de lo contrario, caerás en el peligro de aficionarte.

¡Ah!, estas recreaciones impertinentes son, a menudo, peligrosas: cuida de que no disipen el espíritu de devoción, debiliten las fuerzas, enfríen la caridad y despierten en el alma mil clases de malos afectos, por lo cual hay que tomar parte en ellas con suma prudencia.

Después de los bailes, hay que echar mano de algunas santas consideraciones, que contrarresten las impresiones peligrosas que el placer frívolo puede comunicar a nuestros espíritus. Mas ¿qué consideraciones?

1. Mientras tú estás en el baile, muchas almas arden en el fuego del infierno por los pecados cometidos en la danza y por causa de la danza.

2. Muchos almas devotas, a la misma hora, están en la presencia de Dios, cantan sus alabanzas y contemplan su belleza. ¡Oh, cómo emplean el tiempo mejor que tú!

3. Mientras tú bailas, muchas almas entran en agonía; millones de hombres y mujeres padecen grandes trabajos en la cama, en los hospitales, por la calle. ¡Ah! ellos no tienen un momento de reposo. ¿No les tendrás compasión? ¿No piensas que un día gemirás como ellos, mientras otros bailarán como tú bailas ahora?

4. Nuestro Señor, la Virgen, los ángeles y los santos te han visto en el baile. Han visto que tu corazón se divertía en una tan gran nonada, envuelto en la frivolidad.

5. ¡Ah! mientras estás allí, el tiempo pasa y la muerte se acerca. Mira cómo se burla de ti y te invita a su danza, en la cual los gemidos de tus familiares servirán de violín, y donde sólo darás un paso: de la vida a la muerte.      


SAN FRANCISCO DE SALES, Introducción a la Vida Devota, Lumen, Buenos Aires, 2002, pp. 246-248.

Palabras del director Nº 155 - Noviembre 2014 - Año XIII Marihuana: perjuicios comprobados
Marihuana: perjuicios comprobados
Palabras del director Nº 155 - Noviembre 2014 - Año XIII



Tesoros de la Fe N°155 noviembre 2014


Marija Bistrica
Nº 155 - Noviembre 2014 - Año XIII ¿Qué pensar de los bailes? Marihuana: perjuicios comprobados Marija Bistrica Herencia: factor de robustecimiento y continuidad familiar Santa Isabel de Hungría Actual fragilidad de la institución familiar La Torre de Belén



 Artículos relacionados
“Fue un castigo de Dios” Leyes y costumbres inmorales, como el aborto y los escándalos del clero, atrajeron la punición divina representada por los huracanes Katrina y Rita, denunció Mons. Philip Hannan, siendo aplaudido por los fieles...

Leer artículo

Incongruencias en la lucha contra el sida En el 18º Congreso Internacional sobre el Sida, realizado en Viena: maciza presencia de organizaciones homosexuales, ausencia de personalidades políticas y creciente distanciamiento del público...

Leer artículo

Detente del Sagrado Corazón de Jesús salva a un soldado español herido por los talibanes en Afganistán Iván Castro Canovaca, ladeado por un periodista y el Tte. Cnel. Salgado El pasado 7 de marzo, el soldado Iván Castro Canovaca, de 23 años, de la Legión Española, futuro padre de una niña, recibió un tiro mortal durante un combate en Afganistán. A pesar que el legionario no quería...

Leer artículo

Dudar del prójimo no es juzgarlo Los juicios del hombre son temerarios, porque ellos no son jueces los unos de los otros, y, al juzgar, usurpan el oficio de Dios nuestro Señor; la principal malicia del pecado depende de la intención...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino