Verdades Olvidadas Nada corrompe tanto las buenas costumbres como las malas conversaciones

 

 
 

Procura tener mucho cuidado en no decir ninguna palabra deshonesta, pues, aunque tú no la digas con mala intención, los que la oyen pueden tomarla en tal sentido. La palabra deshonesta, al caer en un corazón débil, se extiende y dilata como una gota de aceite sobre la tela, y, a veces, de tal manera se apodera del corazón, que lo llena de mil pensamientos y tentaciones impuras. Porque, así como el veneno del cuerpo entra por la boca, de la misma manera el del corazón entra por el oído, y la lengua que lo produce es homicida, ya que, aunque, por casualidad, el veneno que ha escupido no produzca tal efecto, por haber encontrado los corazones de los oyentes provistos de algún antídoto, no es, empero, por falta de malicia, si no causa la muerte.

Y que nadie me diga que no piensa cosa alguna mala, porque Nuestro Señor, que conoce los corazones de los hombres, ha dicho que “de la abundancia del corazón habla la boca”; y si nosotros no pensamos mal, piensa mal el enemigo, y siempre se sirve disimuladamente de estas malas palabras para atravesar el corazón de alguno.

En cuanto a las indecencias y torpezas, el Apóstol quiere que ni siquiera se nombren, y nos asegura que nada corrompe tanto las buenas costumbres como las malas conversaciones. Si las palabras deshonestas se dicen de una manera encubierta, con afectación y sutilidad, son infinitamente más venenosas, porque, cuanto más puntiagudo es un dardo, más fácilmente se clava en el cuerpo; de la misma manera, cuanto más aguda es una palabra, tanto más penetra en los corazones. Y los hombres que creen que son graciosos, porque emplean tales palabras en las conversaciones, no saben cuál es el fin de éstas.

Uno de los peores defectos que puede tener una persona es ser burlón: Dios aborrece en gran manera este vicio y, a veces, lo castiga extraordinariamente. Nada hay más contrario a la caridad, y mucho más a la devoción, que el despreciar y el pisotear al prójimo. 

 

 


San Francisco de Sales, Introducción a la Vida Devota, Lumen, Buenos Aires, 2002, pp. 224-225.

Palabras del director Nº 132 - Diciembre 2012 - Año XI Sandy y la Virgen Milagrosa
Sandy y la Virgen Milagrosa
Palabras del director Nº 132 - Diciembre 2012 - Año XI



Tesoros de la Fe N°132 diciembre 2012


Nuestra Señora de la “O” La Virgen de la Expectación del Parto
Nº 132 - Diciembre 2012 - Año XI Nada corrompe tanto las buenas costumbres como las malas conversaciones Sandy y la Virgen Milagrosa El pan nuestro de cada día Nuestra Señora de la “O” Temor de Dios y misericordia San Nicolás de Bari ¿Por qué en la época de Jesús había tantos endemoniados? Los Reyes Magos y algunos pastores



 Artículos relacionados
¿Qué pensar de los bailes? LAS DANZAS Y LOS BAILES son cosas, de suyo, indiferentes, pero, atendiendo a la manera ordinaria de practicarlos, resulta resbaladizo e inclinado hacia el lado del mal, y por consiguiente, puede conllevar daño y peligro...

Leer artículo

Detente del Sagrado Corazón de Jesús salva a un soldado español herido por los talibanes en Afganistán Iván Castro Canovaca, ladeado por un periodista y el Tte. Cnel. Salgado El pasado 7 de marzo, el soldado Iván Castro Canovaca, de 23 años, de la Legión Española, futuro padre de una niña, recibió un tiro mortal durante un combate en Afganistán. A pesar que el legionario no quería...

Leer artículo

¿Nunca es lícito juzgar a los demás? En el ambiente de relativismo filosófico y moral en que hoy vivimos, cuando criticamos acciones o conductas objetivamente inmorales como el aborto, los actos homosexuales, el adulterio y otros más, a menudo oímos a alguien citando las palabras del Divino Salvador, “no juzguéis”...

Leer artículo

Donde está Pedro, allí está la Iglesia Ubi Petrus, ibi et Ecclesia En las últimas semanas, S. S. Benedicto XVI ha sido objeto de una violenta onda de ataques contra su Sagrada Persona, a propósito de los abusos cometidos por sacerdotes contra menores de edad, en su mayoría ocurridos entre 20 y 40 años atrás...

Leer artículo

¿Iglesias “feas como el pecado” o antecámaras del Cielo? ¿Iglesias “feas como el pecado” o antecámaras del Cielo? Para el arquitecto norteamericano Michael S. Rose, muchos lo sienten, pero pocos lo dicen: las iglesias modernas crean un ambiente que lleva a la pérdida de la fe. En sentido contrario, las iglesias antiguas, fieles a la tradición, estimulan la fe y la piedad, vuelven atrayente la virtud y alimentan el deseo del Cielo...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino