La Palabra del Sacerdote ¿Cómo los lisiados o dementes dan gloria a Dios?

PREGUNTA

¿Por qué existen personas que nacen dementes o parapléjicas, y viven en total dependencia de otros?


RESPUESTA

Se trata aquí de los insondables designios de la Providencia, a los que el hombre no siempre consigue entender. ¿Cómo estas personas dan gloria a Dios? En lo que se refiere a los dementes de nacimiento, ellos dan gloria a Dios por el mero existir, por haber sido creados por Dios. Ellos reflejan de algún modo al Creador, pues todo hombre fue hecho a su imagen y semejanza. Si tal demente, además, fuese bautizado, será un heredero del Cielo, donde —después de la resurrección— completamente sano y en el esplendor de la “edad de Cristo”, irá a reinar junto con los ángeles y santos, contemplando a Dios por toda la eternidad.

San Lorenzo con los pobres, Fray Angélico, siglo XV — Capilla Niccolina del Vaticano

De otro lado, estas personas dementes ayudan a sus padres, parientes, conocidos, por su paciencia y conformidad, a amar más a Dios y no dejarse llevar demasiado por las ilusiones y atractivos de este mundo.

En el caso de los lisiados, además de lo ya dicho, dan gloria a Dios por todos sus actos de piedad, y sobre todo por la paciencia con que acepten la pesada cruz que deben cargar. Si es pesada su cruz, la gracia divina será también abundante, para que tengan fuerzas para cargarla y conquistar muchos méritos para el Cielo.

No debemos nunca olvidarnos que los pobres, los enfermos, en fin, aquellos que sufren, son predilectos de Dios. Si ellos no existiesen la Tierra sería menos completa, pues impediría que una serie de virtudes como la compasión, la caridad, la paciencia, etc., fuesen practicadas, no sólo por los enfermos y por todos los que sufren, sino también por todos aquellos que la Providencia divina pone en sus caminos.     



¿Qué dice la doctrina católica sobre la cremación de cadáveres? Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio
Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio
¿Qué dice la doctrina católica sobre la cremación de cadáveres?



Tesoros de la Fe N°41 mayo 2005


Habemus Papam
Gravedad del pecado, necesidad de la oración y misericordia divina Filial súplica al Papa ignoto Los Mandamientos de la Ley de Dios Los Diez Mandamientos San Félix de Cantalicio ¿Qué dice la doctrina católica sobre la cremación de cadáveres? ¿Cómo los lisiados o dementes dan gloria a Dios? Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio



 Artículos relacionados
¿En qué tiempo y lugar del mundo, el pueblo fue más cristiano y cercano a Dios? El Papa León XIII, en la encíclica Immortale Dei afirma: “Hubo un tiempo en que la filosofía del Evangelio gobernaba los Estados. En aquella época la eficacia propia de la sabiduría cristiana y su virtud divina habían penetrado en las leyes, en las instituciones, en la moral de los pueblos, infiltrándose en todas las clases y relaciones de la sociedad...

Leer artículo

¿El amor que Dios tiene de Sí mismo, es un amor egoísta? Cuando pretendemos aplicar a Dios conceptos que conciernen apenas a la criatura humana, caemos en una maraña de la cual no salimos nunca. Es como un ovillo del cual se perdió la punta: por más que jalemos los hilos de aquí o de allá, no conseguiremos desenredarlo...

Leer artículo

El ideal de la santidad Quien me escribe considera “extremamente maravilloso vivir en esta tierra y poder dedicar la vida a Dios” y manifiesta su deseo de vivir la vida entera “del lado de Dios”. Ella escogió el lado acertado, el lado de Dios, frente a tantos otros que asumieron una posición contraria...

Leer artículo

¿Qué es la Gracia? La Gracia es una intervención sobrenatural de Dios en nuestra vida, que supera la naturaleza creada del hombre. Por esa gracia, la Santísima Trinidad habita en nuestra alma, que pasa a ser templo del Espíritu Santo. Y a la vida natural de la criatura humana se acrecienta por la gracia una vida sobrenatural, en la cual el hombre se hace apto para practicar actos meritorios para alcanzar el Cielo...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino