Ambientes Costumbres Civilizaciones El intelectual filosofesco

Plinio Corrêa de Oliveira

-¿QUÉ VALOR instructivo tienen sus interminables descripciones y comentarios en Ambientes, Costumbres, Civilizaciones? El conocimiento de un ser se adquiere estudiando su definición. Lo demás es perfumería. Si, en vez de perder espacio con esa sección, Tesoros de la Fe publicara un pequeño curso filosófico, claro y metódico, rico en definiciones precisas, daría a sus lectores nociones completas y enteramente suficientes sobre lo que necesitan saber.

*     *     *

-ESTIMADO INTELECTUAL, filosofesco por cierto, pero no filósofo: nada mejor que una buena formación filosófica. Pero, los cursos de filosofía en periódicos son por naturaleza malos cursos, de mala filosofía, característicos de un mal periodismo.

Cuando se estudia filosofía con más seriedad que en los cursos de periódicos, se aprende que la noción de un ser no se adquiere completamente por el estudio de su definición. Es necesario conocer también sus propiedades. Y esto, sin descripciones y análisis, no se puede hacer adecuadamente.

La sección Ambientes, Costumbres, Civilizaciones tiende a despertar y a orientar, a la luz del espíritu católico, el sentido de observación y de crítica de sus lectores. En esto, es formativo e instructivo, pues evita una formación meramente libresca.

En términos filosóficos, el defecto de la cultura libresca es el siguiente: en todo ser real se nota un aspecto singular y uno universal. Ahora bien, la definición solo contiene el elemento universal. Luego, solo con una definición, nunca se podrá tener un conocimiento completo de su ser.

¿No es verdad?

*     *     *

-ESTA RESPUESTA me irrita. Por algún lado, que no sé explicar, hasta me insulta. En fin, oportunamente veré como responder. Por ahora, guardo silencio y me declaro ofendido.

Homenaje a Plinio Corrêa de Oliveira Palabras del Director Nº 200 - Agosto de 2018 – Año XVII
Palabras del Director Nº 200 - Agosto de 2018 – Año XVII
Homenaje a Plinio Corrêa de Oliveira



Tesoros de la Fe N°200 agosto 2018


Los rostros de la Virgen en el Perú Nuestra Señora del Santísimo Rosario
Agosto de 2018 – Año XVII “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom 5, 20) La familia, solución para la crisis contemporánea El carácter providencial en la obra de dos grandes santos Los rostros de la Virgen en el Perú San Luis Homenaje a Plinio Corrêa de Oliveira El intelectual filosofesco



 Artículos relacionados
Santa Teresa de Lisieux Pionera de la “pequeña vía” Para un lector superficial de la Historia de un Alma, santa Teresita (1873-1897) fue una “santita” que vivió en un mar de rosas y apenas tuvo la desdicha de perder a su madre a los cuatro años de edad y de morir prematuramente. La iconografía romántica enfatiza esta idea presentándola como una monjita buena, sonrojada y risueña, sosteniendo un crucifijo y un mazo de rosas; una caricatura edulcorada, que más favorece a una piedad falsa y sentimental. Lo cual contrasta totalmente con las fotografías auténticas que de ella poseemos...

Leer artículo

Los objetos preciosos y la doctrina católica No sería justo juzgar la profesión de orfebre en sí misma inútil o nociva, y ver en ella una injuria a la pobreza, casi un desafío lanzado a los que no pueden tener parte en ello. Sin duda, en este campo más que en otros, es fácil el abuso...

Leer artículo

San Benito José Labre Benito José nació el 26 de marzo de 1748 en Amettes, en la diócesis de Boulogne, al norte de Francia. Era el mayor de los 15 hijos de Juan Bautista Labre y Ana Bárbara, miembros de la clase media local, que dieron a su numerosa prole una profunda educación religiosa, de manera que varios de ellos siguieron la vocación sacerdotal...

Leer artículo

En ningún caso es lícito inducir a otro a pecar En una sociedad paganizada como la actual, el bien y el mal coexisten —por desgracia, con un mayor predominio del mal— como en la parábola de la cizaña y el trigo...

Leer artículo

En los que no están unidos a Cristo hay latente algo de diabólico El comienzo de una gran obra debe ser pequeño. No es la cuestión financiera la que os debe afligir. Todo lo que Dios quiere se arregla, no se sabe cómo. Tendréis el auxilio necesario y, aún faltando este, debéis comenzar...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino