La Palabra del Sacerdote ¿Todos los pueblos del Antiguo Testamento ya resucitaron?

PREGUNTA

Con la Resurrección de Cristo y su Ascensión al Cielo —como primogénito de Dios— ¿todos los pueblos del Antiguo Testamento ya resucitaron?


RESPUESTA

De hecho, la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo constituye las primicias de la resurrección de todos los hombres, como dice San Pablo (cf. 1 Cor. 15, 20-23). Pero tal resurrección general sólo ocurrirá en el fin del mundo.

Cuarenta días después de la Resurrección, con la Ascensión de Nuestro Señor, las puertas del Cielo fueron nuevamente abiertas (habían sido cerradas por el pecado original) y las almas de los justos de la Antigua Ley (Antiguo Testamento) abandonaron el Limbo donde aguardaban esa liberación y subieron gloriosamente al paraíso celestial.

El beato Fray Angelico retrató como ningún otro pintor la gloria de los bienaventurados

Cabe notar, no obstante, que no hubo una resurrección de los cuerpos de aquellos justos. Esto sólo ocurrirá en el fin del mundo, junto con los demás hombres. Según la doctrina de la Iglesia, en el Cielo actualmente sólo se encuentran los cuerpos resucitados de Jesucristo y de María Santísima, que por la Ascensión y Asunción, respectivamente, subieron en cuerpo y alma al Cielo.

El Nuevo Testamento forma un conjunto con el Antiguo Testamento. Los traductores de la Biblia emplearon el término testamento (manifestación final de la voluntad de alguien) para significar la alianza de Dios con los hombres. Alianza hecha por Dios con el pueblo electo por medio de Moisés, Antigua Alianza (o Testamento), y alianza con toda la humanidad realizada por medio de Nuestro Señor Jesucristo, Nueva Alianza (o Testamento).

Todo el Antiguo Testamento va prenunciando la venida del Mesías, Divino Maestro y Redentor, preparando —por medio de preceptos morales, imposiciones rituales, profecías, etc.— al pueblo para recibirlo. El Nuevo Testamento presenta la venida y la acción del Salvador, su doctrina, la enseñanza de los Doce Apóstoles, los primeros tiempos del cristianismo, etc.

Con la fundación de la Iglesia, la institución de los Sacramentos y del Sacrificio de la Misa como único sacrificio público de la Nueva Ley, todo el ritual contenido en el Antiguo Testamento quedó abolido.     



Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos ¿Cómo será el fin de los tiempos?
¿Cómo será el fin de los tiempos?
Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos



Tesoros de la Fe N°77 mayo 2008


¡Recemos el Rosario todos los días!
La Virgen del Rosario El amor materno; sublimidad del género humano Mes de María Consideraciones sobre la oración (IV) San Pascual Bailón Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos ¿Todos los pueblos del Antiguo Testamento ya resucitaron? ¿Cómo será el fin de los tiempos?



 Artículos relacionados
¿Cuál fue la misión de San Juan Bautista? Fue más que un profeta, pues era el Precursor del Mesías, y su misión consistía en predicar al pueblo la oración y la penitencia en vista del Reino de Dios que se aproximaba, y, al llegar el Mesías, señalarlo al pueblo...

Leer artículo

Las profecías de San Malaquías Las referidas profecías sobre los Papas son consideradas por muchos estudiosos como una mistificación, es decir habrían sido inventadas, y por lo tanto serían enteramente desprovistas de credibilidad. Algunos le dan un cierto crédito. Ciertas coincidencias curiosas hicieron con que alcanzasen notoriedad a lo largo de los tiempos...

Leer artículo

¿Qué fue el Gran Cisma de Occidente? En el caso de las iglesias orientales que se separaron de Roma en el año 1054 (Cisma de Oriente), había la negación explícita del primado del Papa y la pretensión de que ellas podían regirse por sí mismas. Existen hasta hoy, como la iglesia cismática griega, la iglesia cismática rusa, etc., conocidas también como Iglesias Ortodoxas...

Leer artículo

Algunas incógnitas del libro del Apocalipsis El primer aspecto que debemos considerar es la belleza superlativa del texto. Leyéndolo, nos sentimos transportados a las regiones celestiales, o en tal caso para los grandes embates espirituales entre ángeles, hombres y demonios. Percibimos que la vida tiene una dimensión sobrenatural, muy por encima de la mediocridad de los que consideran apenas lo material cotidiano...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino