Palabras del Director Nº 129 - Setiembre 2012 - Año XI

Estimados amigos:

Este año conmemoramos el 400º aniversario del hallazgo de la venerable imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, cuya fiesta central se celebra el día 8 de setiembre.

Tal circunstancia ha llevado, el último marzo, al Papa Benedicto XVI a visitar la isla que aún sufre el peso de los «errores de Rusia», es decir, el comunismo.

Muchos años antes, otro insigne prelado, San Antonio María Claret, llegó a Cuba para tomar posesión de la sede arzobispal primada de Santiago de Cuba. Devotísimo como era, corrió a los pies de su Madre en la villa del Cobre, para consagrar sus trabajos apostólicos a Nuestra Señora de la Caridad, «que es tenida en mucha devoción por los habitantes de la isla», como él mismo lo refiere en su autobiografía.

La obra de bien que el santo emprendió en Cuba fue monumental. Pero como «el demonio no podía mirar con indiferencia la multitud de almas que cada día se convertían al Señor», tuvo que enfrentar con valentía a los enemigos de la Iglesia en «aquella diócesis tan llena de malezas y espinas». Ello le valió una tenaz persecución y le dejó una gran cicatriz en la mejilla izquierda, a consecuencia de un atentado. No obstante, intercedió por su asesino y consiguió que se le conmutara la pena capital. Entonces, la Virgen se le manifestó indicándole que abandonase la isla; pero como el bienaventurado Pío IX le escribió en sentido contrario, él obedeció al Papa hasta que la reina Isabel II le llamó a Madrid.

La partida del santo ha sido interpretada como el inicio de las calamidades que han azotado a Cuba desde aquel tiempo. La mayor de todas: más de medio siglo de opresión comunista.

Con ese fondo de cuadro, les invito a leer el artículo de nuestro colaborador Valdis Grinsteins sobre esta advocación mariana, que sin duda será para todos motivo de aliento y esperanza.

En Jesús y María,

El Director
¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio? Conversión de personas insignes
Conversión de personas insignes
¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio?



Tesoros de la Fe N°129 setiembre 2012


Nuestra Señora de la Caridad del Cobre - Celestial Patrona de Cuba
Nº 129 - Setiembre 2012 - Año XI Conversión de personas insignes Acelerada marcha del nudismo El padre y la madre son los mejores maestros; el hogar es la mejor escuela Nuestra Señora de la Caridad del Cobre Del amor eterno de Dios hacia nosotros Santa Pulqueria Matrimonio con disparidad de culto ¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio?



 Artículos relacionados
El Tirol: tesoro de Europa central Estando en Alemania, de viaje por Baviera, vi a algunos tiroleses. Aún conservo en la retina a un hombre, observado por mí en aquella ocasión, quincuagenario, usando un sombrerito medio verdoso, coronado por una pluma —lo cual indicaba que él estaba dispuesto a emprender alguna actividad atlética en el campo— vistiendo una ropa que nada tenía de deportiva, en el sentido actual del término, aunque era un traje de campo: un chaquetón pesado, de buena calidad, medias de lana gruesas, en fin, tejidos preciosos en cuanto a su duración. Se notaba que aquella vestimenta fue confeccionada para durar muchos años…...

Leer artículo

El arte de crear defectos en los hijos Hay dos grandes medios para esto: el mal ejemplo y los mimos...

Leer artículo

Belle Époque Esplendores y contradicciones Transcurrida entre 1870 y 1914, fue una época brillante, en la cual lamentablemente el mito del progreso generó nuevos estilos de vida, incompatibles con la moral, el esplendor y la cortesía...

Leer artículo

Cuaresma: tiempo penitencial Si la Semana Santa representa hoy en día poco más que un largo feriado en el calendario, es porque también la Cuaresma perdió su sentido. La idea de que el hombre debe apaciguar a la divinidad ofendida por sus crímenes, sometiendo su cuerpo a la expiación...

Leer artículo

El hurto por hambre no es lícito El sétimo mandamiento («no robarás») siempre fue motivo de peligrosas diluciones que se apartaban de la recta interpretación, motivo por el cual los Papas tuvieron que intervenir censurándolas, como lo hizo el Beato Inocencio XI con los tres errores que a continuación enuncia y condena...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino