Ambientes Costumbres Civilizaciones ¿Cómo se llegó hasta esto?

Plinio Corrêa de Oliveira

"PERDIERON A SU MADRE, al padre, a un hermano? ¿Están siendo llevadas a la cárcel? ¿Pasa el entierro de una amiga? ¿Cuál es la desgracia que se abatió sobre estas jóvenes de fisonomía convulsionada, ojos alucinados y llorosos?

“Las figuras aquí reproducidas son motivo de preocupación para los estudiosos de la psicología juvenil. Estamos en el aeropuerto de Los Ángeles. Por la escalera de un avión, están descendiendo cuatro jovencitos vestidos de negro, con el pelo largo y desordenado que les cubren la frente y les caen sobre los ojos: son los Beatles, los vociferadores cuyas edades sumadas no llegan a los cien años”.

Con estas palabras, un conocido magazine internacional se refería [¡hace medio siglo!] a las dos primeras fotos de esta página.

La joven de la izquierda, como el lector puede verificar, tiene en la mano un puñado de hierbas que contempla enternecida: ¡sobre ellas los Beatles pusieron los pies!

La tercera foto representa el interior de una enfermería en el aeropuerto de Nueva York, en 1964. Estas jóvenes están siendo asistidas por haberse desmayado ¡al ver la llegada de los Beatles a aquella ciudad!

*     *     *


EMOTIVIDAD PAROXÍSTICA, desligada de cualquier motivación racional y de cualquier control de la voluntad, fantasía suelta, arbitrariedad y capricho erguidos como regla suprema de vida: aquí está el triste fundamento de un estado mental y nervioso completamente desequilibrado.

No se juzgue por un instante, que se trata de casos aislados. Por todas partes en el mundo se van multiplicando escenas iguales o análogas a éstas, comprobando que estamos en presencia de un torbellino de desequilibrio, el cual barre en proporciones siempre más amplias a la humanidad.

¿A dónde nos llevará esto? No es difícil responder: a la barbarie.

¿Y de qué resulta ella? De una educación sin fundamento religioso serio, en la cual la moral católica está olvidada.

Tal olvido es más frecuente de lo que se piensa. No ocurre apenas en los hogares donde nunca se habla de Jesucristo, de la Santísima Virgen y de la Santa Iglesia. Ocurre también en hogares donde se conservan apariencias cristianas; sin embargo, la educación es entrañablemente pagana.


Fidelidad a la palabra de Jesucristo Palabras del director Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII
Palabras del director Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII
Fidelidad a la palabra de Jesucristo



Tesoros de la Fe N°151 julio 2014


La Cultura Pop
Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII La familia no es para la sociedad, la sociedad es para la familia La cultura de la intemperancia: la Cultura Pop Nuestra Señora de Avioth Cómo el clero, la nobleza y el pueblo participaban del gobierno Fidelidad a la palabra de Jesucristo ¿Cómo se llegó hasta esto?



 Artículos relacionados
Los premios y castigos públicos ¿dignifican y estimulan? o ¿corrompen y humillan? Según la doctrina de Santo Tomás de Aquino, el hecho de que una persona posea cualidades auténticas, y sea reconocida y honrada como tal por la sociedad, es un bien superior a la salud o a la riqueza, e inferior solamente a la gracia de Dios, que trasciende todos...

Leer artículo

¿Muchos o pocos? El comentario que acompaña a esta fotografía, ¿tendrá muchos o pocos lectores? Es lo que nos preguntamos, al entregar a la apreciación de ellos el cuadro del pintor alemán Wilhelm Leibl, expuesto actualmente en el Museo Oskar Reinhart, Winterthur, Suiza...

Leer artículo

Dos cuadros, dos mentalidades, dos doctrinas ¿Qué terminará pensando y sintiendo sobre la Sagrada Familia un pueblo que tenga frente a sí obras pictóricas o escultóricas de este jaez? El arte cristiano tiene la misión de auxiliar dentro de sus posibilidades peculiares la difusión de la sana doctrina...

Leer artículo

¿Sólo el arte sacro puede ser cristiano? Cristiana es la sala como cristiana es la capilla. Y esto no sólo por el efecto de las imágenes y símbolos religiosos que allí se encuentran, sino también por el ambiente que allí se respira...

Leer artículo

La altivez es el armonioso complemento de la humildad Porte varonil, de una fuerza llena de armonía y proporción, en que el vigor del cuerpo es como que penetrado y embebido por la presencia fuerte y luminosa de un alma grande. Trazos fisonómicos muy definidos, pero igualmente muy proporcionados...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino