Ambientes Costumbres Civilizaciones ¿Cómo se llegó hasta esto?

Plinio Corrêa de Oliveira

"PERDIERON A SU MADRE, al padre, a un hermano? ¿Están siendo llevadas a la cárcel? ¿Pasa el entierro de una amiga? ¿Cuál es la desgracia que se abatió sobre estas jóvenes de fisonomía convulsionada, ojos alucinados y llorosos?

“Las figuras aquí reproducidas son motivo de preocupación para los estudiosos de la psicología juvenil. Estamos en el aeropuerto de Los Ángeles. Por la escalera de un avión, están descendiendo cuatro jovencitos vestidos de negro, con el pelo largo y desordenado que les cubren la frente y les caen sobre los ojos: son los Beatles, los vociferadores cuyas edades sumadas no llegan a los cien años”.

Con estas palabras, un conocido magazine internacional se refería [¡hace medio siglo!] a las dos primeras fotos de esta página.

La joven de la izquierda, como el lector puede verificar, tiene en la mano un puñado de hierbas que contempla enternecida: ¡sobre ellas los Beatles pusieron los pies!

La tercera foto representa el interior de una enfermería en el aeropuerto de Nueva York, en 1964. Estas jóvenes están siendo asistidas por haberse desmayado ¡al ver la llegada de los Beatles a aquella ciudad!

*     *     *


EMOTIVIDAD PAROXÍSTICA, desligada de cualquier motivación racional y de cualquier control de la voluntad, fantasía suelta, arbitrariedad y capricho erguidos como regla suprema de vida: aquí está el triste fundamento de un estado mental y nervioso completamente desequilibrado.

No se juzgue por un instante, que se trata de casos aislados. Por todas partes en el mundo se van multiplicando escenas iguales o análogas a éstas, comprobando que estamos en presencia de un torbellino de desequilibrio, el cual barre en proporciones siempre más amplias a la humanidad.

¿A dónde nos llevará esto? No es difícil responder: a la barbarie.

¿Y de qué resulta ella? De una educación sin fundamento religioso serio, en la cual la moral católica está olvidada.

Tal olvido es más frecuente de lo que se piensa. No ocurre apenas en los hogares donde nunca se habla de Jesucristo, de la Santísima Virgen y de la Santa Iglesia. Ocurre también en hogares donde se conservan apariencias cristianas; sin embargo, la educación es entrañablemente pagana.


Fidelidad a la palabra de Jesucristo Palabras del director Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII
Palabras del director Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII
Fidelidad a la palabra de Jesucristo



Tesoros de la Fe N°151 julio 2014


La Cultura Pop
Nº 151 - Julio 2014 - Año XIII La familia no es para la sociedad, la sociedad es para la familia La cultura de la intemperancia: la Cultura Pop Nuestra Señora de Avioth Cómo el clero, la nobleza y el pueblo participaban del gobierno Fidelidad a la palabra de Jesucristo ¿Cómo se llegó hasta esto?



 Artículos relacionados
Lo inimaginable y lo soñado Siempre que veo la fachada de la Catedral de Colonia, percibo en lo más hondo de mi alma el encuentro dedos impresiones aparentemente contradictorias. Por un lado, es una realidad tan bella que, si yo no la conociera, no sería capaz de soñarla...

Leer artículo

Espíritu francés Francia tiene un poco de todo de las demás naciones europeas. En la gentileza aparece algo de la bondad portuguesa; en el mosquetero se nota cualquier cosa del garbo español; en el arte se ven algunas semejanzas con el buen gusto italiano; en el espíritu lógico se observa alguna cosa del genio alemán...

Leer artículo

Los siglos del matrimonio estable Los siglos de la verdadera amistad, del matrimonio estable, constante, serio, llevado hasta el final de la vida, fueron los de la Edad Media cristiana. La era histórica de la fe católica, apostólica y romana, actuante y clara, sin miedo de ostentar sus verdades, sin...

Leer artículo

Pintando el alma humana Una tendencia muy frecuente en los artistas cuya producción puede ser reputada como típicamente del “siglo XX” consiste en la deformación del hombre. Huyendo de copiar la realidad con las formas en que las ve habitualmente el ojo humano, la representan con alteraciones...

Leer artículo

“Jerusalén, Jerusalén…” Una concepción antiigualitaria del universo nos muestra como éste es una verdadera corte llena de nobles desiguales: unos son más nobles porque tienen más nobleza en su ser y otros son menos nobles...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino